Análisis

Análisis de 3D After Burner II (3D Classics)

Por Alberto Lloret
-

Versión comentada: 3DS

Sega comienza su segunda tanda de clásicos 3D con 3D After Burner II, el mítico arcade de 1987 que nos ponía a los mandos de un F-14 Tomcat para surcar 23 frenéticos niveles repletos de enemigos. ¿Preparado para sobrevivir a una ensalada de disparos?

Sega sorprendió a propios y extraños, pero sobre todo a los más talluditos, cuando el año pasado cuando lanzó los primeros 8 títulos de la serie 3D Classics en la eShop de Nintendo. No faltaron mitos de los salones recreativos como Super Hang On o Space Harrier, así como mitos de su 16 bits de sobremesa, con Sonic, Shinobi o Streets of Rage a la cabeza. Títulos que fueron revisados con mimo y cariño por M2, para que brillaran con más fuerza que nunca en portátil de Nintendo.

En esos 8 títulos iniciales, el efecto 3D fue uno de los principales atractivos, aunque los resultados fueron dispares. Los títulos con desarrollo 2D como 3D Sonic no dejaron sensaciones tan intensas como aquellos que hacían uso intensivo del scaling, como Space Harrier o Galaxy Force II, que fue el que mejor sensación 3D dejó. Y en esa línea llega ahora 3D After Burner II, el mítico arcade de disparo que a finales de los 80 nos puso a los mandos de un F-14 Tomcat como si fuéramos Tom Cruise en Top Gun.

Esta versión de After Burner II recupera el juego original, con sus 23 niveles, su control arcade (que nos permite disparar nuestro cañón, lanzar cohetes, realizar toneles o acelerar y frenar) o sus 8 pistas de guitarrera e inolvidable música. Lógicamente, el paso del tiempo se nota, y hay popping, pixelación por todas partes… pero ojo. Una vez empieza todo a moverse y ganar velocidad, te espera un arcade de los que hipnotizan.

Como en 1987, nuestro objetivo es tan sencillo como avanzar, arrasar con cuanta nave y campamento se ponga a nuestro paso, y evitar los disparos de los enemigos. Sobre el papel suena sencillo, pero lo cierto es que la afluencia de enemigos y disparos va en aumento (e incluso nos atacarán por la espalda), complicándose la cosa cada vez más y más, y de forma progresiva. Pero, por suerte, esta adaptación, como el resto de la serie 3D Classics de Sega, es mucho más que el juego “y a correr”.

Para empezar, el efecto 3D está bastante logrado. Quizá no llega al de Galaxy Force II, que sigue siendo el techo dentro de esta serie, pero se le acerca. El efecto es especialmente soberbio cuando tenemos un enemigo o cohete pegado a la cola del avión… aunque no es menos cierto que al tener que movernos bastante para evitar disparos y enemigos, no es raro perder momentáneamente el efecto 3D (algo que suponemos se eliminará casi por completo en una New 3DS).

Por si el efecto 3D fuera poco, el juego también incluye un modo “Special”, que se desbloquea al superar los 23 niveles. Este modo extra añade algunas nuevas funciones, como una nueva barra que rellenamos al eliminar enemigos y que, una vez completa, nos permite activar una especie de tiempo bala y nos permite fijar hasta un total de 6 enemigos a la vez (sin olvidar la aparición de un nuevo tipo de enemigo). Este modo añade una nueva y estratégica capa al juego, ya que no disponemos de continues y debemos usar este tiempo bala con cabeza para ganar vidas extra.

Aún con todo, ni el efecto 3D ni este modo “Special” es el plato fuerte del juego. Ese puesto de honor queda reservado para las opciones de configuración, que como en anteriores 3D Sega Classics, abren un nuevo mundo de posibilidades. Y hay para todos los gustos, desde una banda sonora remasterizada a diversos modos de visualización, que recrean con gran acierto los distintos muebles que tuvo la máquina recreativa, incluidos movimientos y sonidos (podemos oír el gatillo de la palanca, el movimiento neumático del mueble…). Si viste la máquina en los salones, vas a flipar.

Y no solo eso: tampoco faltan opciones como elegir el número de vidas, el nivel de dificultad, el tipo de control (circle pad incluido), la posición de la retícula, la transparencia de algunos elementos, un ecualizador y un reproductor para escuchar la música… Y si eres un poco “manco”, incluso es posible iniciar una nueva partida allí donde se nos acabaron los créditos en la anterior. Opciones que vienen a demostrar el mimo y cuidado que pone Sega en estas revisiones 3D.

Y, como en los anteriores lanzamientos de la serie 3D Classics de Sega, acompaña hasta el precio de 4,99 euros. Una cantidad razonable para regresar, aunque sea de forma fugaz, a los salones recreativos y revivir, si tuviste la suerte, una inolvidable recreativa. Los más jóvenes verán gráficos cutres y pixelados donde los más viejos verán emoción, tensión y recuerdos de una época que ya no volverá.

Valoración

Un frenético arcade que regresa mejorado con un vistoso efecto 3D y opciones de todo tipo para hacer felices a todos los que disfrutaron del juego original en el salón recreativo. Al resto... quizá no les emocione tanto.

Hobby

82

Muy bueno

Lo mejor

El modo Special, el efecto 3D, la cantidad de opciones de configuración...

Lo peor

La acción a veces es confusa y, además, es fácil perder el efecto 3D.

Lecturas recomendadas