Análisis

Análisis de Adventure Time: Hey Ice King! Why'd you steal our garbage?!

Por Laura Gómez
-

Versión comentada: 3DS

La serie de Cartoon Network se ha ganado a pulso un lugar en el podio de la animación actual, y su paso al videojuego exigía unos niveles de calidad que hasta ahora no habíamos visto. A pesar de llegar sin doblaje ni subtítulos, los fans de Finn y Jake agradecerán explorar esta Tierra de Ooo. 

WayForward ya intentó adaptar, sin éxito, el vasto universo de Hora de Aventuras en Explora la mazmorra porque yo paso, aunque el primer intento fue Hey Ice King! Why’d you steal our garbage? Lanzado a finales de 2012 en Norteamérica, el primer videojuego de la serie llegaba a la eShop europea hace poco más de una semana, para sorpresa de muchos, y podíamos confirmar que se comía con patatas al título que nos llegó en noviembre. 

La implicación de Pendleton Ward, creador de la serie, es especialmente reconocible en Hey Ice King. Las líneas de diálogo brillan desde el primer minuto y captan la esencia disparatada de Hora de Aventuras. Nuestro dúo de héroes tiene que enfrentarse al Rey Hielo, que ha robado toda la basura del reino para construir unas princesas de sobras un tanto desagradables. A lo largo de cuatro reinos diferentes, Jake y Finn se sumergen en una aventura que mezcla de una forma muy inteligente rol, acción y plataformas. Su referencia principal es Zelda II, un juego que recibió duras críticas y tras el que no se volvió a desarrollar nada demasiado similar. Si conocemos bien la serie, esta influencia no nos resulta tan rara: Hora de Aventuras también es muy especial.

Stats, bailes y tortitas

Exploramos las zonas del mapa moviéndonos con una visión cenital de inspiración retro, mientras que cuando entramos en combate (nos encontramos enemigos entre arbustos y senderos al estilo Pokémon) o visitamos los puntos que pueblan el mapa, la perspectiva cambia a un scroll lateral y nuestros héroes empiezan a saltar, bailar y patear traseros. Los dos trabajan como una unidad aquí: Jake va metido en la mochila de Finn y, mientras el humano se encarga de los saltos y los ataques principales, el perro utiliza sus cambios de forma para adaptarse a diferentes obstáculos como puentes rotos o un lanzamiento de proyectiles. Como dicta la tradición zeldera, las habilidades de Jake se van consiguiendo con el tiempo y nos permiten revisitar zonas cargadas de secretos que antes nos eran inaccesibles.

Uno de los puntos más negativos de los juegos de las plataformas nintenderas es que suelen estar sobreexplicados, pero no es el caso de Ice King. Pocas pistas, ningún tutorial y cuatro tierras para explorar a tu antojo, sin personajes que te recuerden qué deberías estar buscando. ¿Que te apetece más cargarte a unos cuantos zombies en Chuchelandia? Adelante. Es una pena que los combates contra los jefes finales no puedan repetirse una y otra vez: la lucha contra nada menos que 100 Gunters clonados es épica.

Who wants to play video games?

Gestionamos el inventario en la pantalla inferior de la 3DS y, lógicamente, con BMO. La pobre no cobraba protagonismo en Explora la mazmorra, pero en este juego pensaron en lo más obvio: ella es la interfaz que se encarga de mostrarnos los tesoros que hemos conseguido, de cargar un cartucho con el mapa del reino, de enseñarnos los stats que podemos mejorar y de guardarnos todos los items.

 

Desde tortitas, tartas, donuts, perritos calientes, mermelada o ketchup para recobrar corazones de vida hasta estrellas ninja, capas de invisibilidad, garras de tigre, guantes cósmicos, amuletos de la Nochesfera o patucos de bebé para mejorar nuestras capacidades durante un breve periodo de tiempo; todo cabe en nuestro inventario. A medida que avanzamos, se hace más imprescindible controlar lo que tenemos y cómo debemos usarlo en los combates. Dentro de su simplicidad, este Ice King sabe manejar y explotar muy bien sus virtudes.

Rescatar un bebé-nuez, buscar llaves para entrar a pasadizos secretos, recorrerse un bosque oscuro para encontrar la pelota de un gigante, recuperar un paquete del cartero, entregar una pizza sin comérsela por el camino… Decenas de misiones prueban nuestras capacidades a lo largo del juego a la par que nos retratan fielmente el amplio imaginario del universo de Hora de Aventuras, con sus cosas ridículas y entrañables, sus encargos absurdos y divertidos y sus personajes excéntricos. Están la Princesa del Espacio Bultos, Marceline, el Conde Limoncio, el mayordomo Menta, Los Chuches (nada que ver con la versión femenina y casposa del término) e incluso Trompi.

El loco imaginario

A pesar de la variedad de items, personajes o misiones, lo que más echamos en falta son las voces de los actores. Apenas escuchamos sus voces en la aventura, y cuando oímos una frase de los labios de Finn se nos planta una sonrisa. Cada línea de diálogo leída por su actor habría marcado una diferencia, pero este pequeño vacío está bastante bien compensado con la banda sonora. Compuesta por Jake Kaufman, todas sus piezas son originales excepto el ya clásico main theme, y escuchar la ambientación sonora de cada escenario es una delicia. Un montón de señoritas susurrando “death” a lo largo del cementerio de Chuchelandia o el tema compuesto para la cárcel de Limoncio dan fe de ello.

El proyecto de WayForward se anota un tanto: adapta más que dignamente una serie popular y compleja, su apartado artístico es una locura y los homenajes a clásicos de Nintendo no pasan desapercibidos y suman un valor añadido. Con las voces originales, una mayor duración y una vuelta de tuerca a la a veces nula dificultad del juego, podría haber sido casi perfecto. Llevar una serie de este calibre al mundo del videojuego es una tarea extremadamente laboriosa, pero este no era un mal punto de partida.

 

La pega más ambigua de la lista es que, para jugar a Hey Ice King, necesitamos conocer la imaginería de Hora de Aventuras o nos perderemos bromas internas y referencias muy chulas. Si la conoces, vas a disfrutar como un enano con los detalles y sus fallos no te molestarán demasiado. Si no la conoces, ya tienes deberes.

Valoración

Un juego creado con gran amor por la serie y sus detalles. Corto y sin retos especialmente complejos, pero capta la esencia del show y nos deja gran libertad para explorar los reinos de Ooo y sonreír con sus personajes.

Hobby

78

Bueno

Lo mejor

Arte y música preciosos. Brilla en todo lo que hace grande a la serie. Sus "inside jokes".

Lo peor

Su duración y nula dificultad a ratos. Inaccesible para los no familiarizados con la serie.

Lecturas recomendadas