Análisis

Análisis de Alien Isolation

Por Borja Abadie
-

Versión comentada: PS4

SEGA y The Creative Assembly quieren hacernos olvidar las risas del último Alien y convertirlas en gritos de terror. Así lo demuestra este análisis de Alien: Isolation, una vuelta a los orígenes de la película de 1979 y al survival horror puro. 

ACTUALIZADO 10/02/2015: Ya está disponible Lost Contact, el cuarto DLC de Alien Isolation que amplía el modo Superviviente con un nuevo desafío de salvamento compuesto por diez retos por superar con una única vida.

ACTUALIZADO 10/12/2014: The Creative Assembly y SEGA anuncian que ya está disponible una actualización gratuita para Alien Isolation que añade dos nuevos modos de dificultad: Pesadilla y Novato. 

ACTUALIZADO 2/12/2014: SEGA anuncia que ya está disponible el DLC Trauma, segundo de los cinco contenidos que recibirá Alien Isolation. Trauma añade tres nuevos mapas para el modo Superviviente y la posibilidad de jugar con la Doctora Lingard.

SEGA ha decidido aprovechar, de una vez por todas, una de sus licencias más jugosas con Alien Isolation, una nueva aventura que pretende devolverle la gloria perdida al subgénero survival horror. Para ello, ha depositado sus esperanzas en The Creative Assembly, un estudio conocido casi exclusivamente por su exitosa serie de estrategia Total War. Hasta la fecha hemos visto a la criatura diseñada por H.R. Giger deambulando por todo tipo de continuaciones en cine (más o menos afortunadas), en "crossovers" junto a otra famosa criatura del celuloide (Predator para más señas) y, por supuesto, en una buena ristra de videojuegos.

Algunos de esos títulos pueden salvarse de la quema, como el mítico Alien 3 o el excelente Aliens vs. Predator que apareció en PC y Mac en 1999 pero, reconozcámoslo, ha habido mucha morralla basada en el universo Alien. El último fiasco, Aliens Colonial Marines de Gearbox es, quizás, el más sangrante, aunque solo sea por las recientes lesiones en retina y cerebro que nos produjo. Eso sí, reconozcamos también que ha dado pie a uno de los vídeos más simpáticos que hemos visto en los últimos tiempos. En cualquier caso, ya sea con aliens andando cual Chiquito de la Calzada o con juegos más decentes, la premisa casi siempre había sido la misma: acción pura y dura. 


The Creative Assembly y SEGA han querido abandonar esa línea y jugársela con una vía mucho menos exitosa, el survival horror. Una propuesta que pretende hacernos vivir una angustia muy parecida a lo que sentía Ellen Ripley en la película original. Desde luego, ya os adelantamos que nos ha parecido el juego más fiel a la idea original de Ridley Scott que se haya creado jamás.

ADVERTENCIA: SI NO QUIERES DESTRIPARTE ALGUNOS ASPECTOS DEL JUEGO, NO VEAS EL VÍDEO

Bienvenidos a la cacería de Sevastopol

En esta nueva aventura nos pondremos en la piel de Amanda Ripley, la hija de Ellen, que lleva 15 años tratando de dar con su madre siguiendo la pista de la Nostromo, su mítica nave. La caja negra de la desaparecida tripulación ha acabado en la estación espacial Sevastopol así que allí nos dirigiremos. Los primeros compases nos van metiendo poco a poco en la aventura, siguiendo un ritmo muy parecido al de la película original (o de otras similares en las que no se ve al monstruo desde el principio), lo que nos ha parecido una muy buena manera de enmascarar los tutoriales.

Una de nuestras compañeras de tripulación ha resultado herida por lo que nuestro primer objetivo consiste en recorrer la estación en busca de material médico para sanarla. Al poco de hacerlo ya nos percatamos (es que somos gente muy inteligente) de que algo no va como debería en Sevastopol. Nuestras dudas se disipan en cuanto que aparece por primera vez el temido xenomorfo.

Desde que la mortífera criatura hace acto de presencia comprendemos que esto no es un juego de acción. Alien: Isolation sigue el estilo del recordado Némesis en Resident Evil 3. No podemos acabar con el alien, tan solo podemos intentar (y recalco lo de intentar) escapar de él. Desde luego no es por falta de armas ya que a lo largo de la aventura podemos hacernos con una porra eléctrica, un revólver, una escopeta, un rifle magnético y hasta con un lanzallamas. Y eso contando solo con las armas "clásicas" ya que también podemos crear artefactos como granadas cegadoras, minas de pulso electromagnético, bombas de humo y cócteles molotov. Pero espera, que también podemos lanzar bengalas o emisores de sonido para distraer a nuestro rival. ¿No os esperábais semejante arsenal, verdad? Bueno, pues os vamos a ahorrar el malgasto de munición y materiales ya que, como os decíamos, no podemos matar al alien.

Hay que entender cada uno de estos objetos y armas como un modo de mantenernos vivos, única y exclusivamente. Y es que, además, también nos enfrentaremos con otros supervivientes y con sintéticos (robots, androides o como queráis llamarlos). Además, cada objeto funciona mejor para cada tipo de enemigo. La porra eléctrica, como os podéis hacer a la idea, no sirve de nada contra el alien, pero resulta perfecta para electrocutar a los sintéticos y hacerlos vulnerables a nuestros ataques cuerpo a cuerpo, lo que puede ahorrarnos una buena cantidad de munición y de soluciones curativas (el objeto con el que recuperamos energía).

El revólver o la escopeta van de maravilla contra los humanos aunque los androides resisten sus proyectiles de un modo casi admirable y el alien ni se entera de qué narices le estamos hablando. Eso sí, los cócteles molotov o el lanzallamas harán que el alien salga por patas y que los humanos ardan hasta morir, pero los sintéticos seguirán andando como si tal cosa. Resumiendo, que cada uno de los objetos y armas cumple una función muy distinta para mantenernos con vida, función que no os seguiremos destripando para que disfrutéis aprendiendo como nosotros, a base de muertes y más muertes.

ADVERTENCIA: SI NO QUIERES DESTRIPARTE ALGUNOS ASPECTOS DEL JUEGO, NO VEAS EL VÍDEO

Mi vida junto a un xenomorfo

El protagonista del juego, más allá de nuestra querida Amanda, es el alien. Como SEGA y The Creative Assembly se han encargado de repetirnos durante la campaña de marketing de Alien: Isolation nuestro rival tendría una IA completamente revolucionaria y aprendería de nuestro estilo de juego. La realidad, sin embargo, es algo distinta. Si jugamos al juego en la dificultad fácil o normal prácticamente no se percibe ningún tipo de aprendizaje por parte del alien.

En nivel difícil (el modo recomendado por sus desarrolladores) la cosa es distinta. No podemos decir que el alien aprenda de nuestras estrategias porque sería mentir. Lo que sucede es que se vuelve más resistente a nuestros ataques (que pueden no hacerle huir a la segunda vez) o a nuestras distracciones (pasando menos tiempo embobado mirando una bengala), por ejemplo.

Si, por ejemplo, nos escondemos en taquillas con demasiada frecuencia acabará acercándose a olisquear en nuestro escondite o incluso vendrá directo a por nosotros. No es, por lo tanto, que aprenda de nuestras tácticas, es una cuestión de repetición. Eso sí, ya es mucho más de lo que vemos en la inmensa mayoría de juegos, queda dicho. Desde nuestro punto de vista, y como os decíamos también desde el de The Creative Assembly, el modo difícil es nuestro modo recomendado, aunque ya os avisamos de que es tremendamente difícil y que tendréis que repetir una y otra vez las mismas secciones de juego.

El xenomorfo es un bicho que no deja de buscar nuevas presas. Podemos tener la "suerte" de que haya otros supervivientes por la zona que le sirvan de cena (de los afortunados sintéticos pasa completamente) pero la mayor parte del tiempo lo pasa buscándonos. Podemos escondernos bajo camillas, mesas, dentro de taquillas, armarios, tubos de ventilación, etc... aunque si repetimos mucho, nos acabará descubriendo. También podemos usar distracciones momentáneas como las bengalas o los emisores de sonido e incluso podemos reprogramar algunos de los sistemas de la estación espacial para despistarle. Por ejemplo, podemos cerrar el acceso a una puerta para tenerlo más controlado (como si fuera posible) o activar las alarmas de una zona para que el alien acuda a ella.

Aparte del alien, uno de los grandes cupables de esta dificultad es el sistema de guardado. Solo podemos hacerlo manualmente en algunos puntos del escenario  y además tarda unos pocos segundos (sin que la acción se pare) por lo que nos arriesgamos incluso a que la criatura nos asesine mientras lo hacemos. Incluso tenemos que esperar un buen rato para volver a utilizar un punto de guardado. Es un sistema que resulta angustioso y desesperante, desde el lado positivo (hace la experiencia de juego mucho más realista y survival) y también desde el negativo (nos obliga a repetir secciones de juego a veces largas y muy complicadas).

Este desarrollo, en el que pasamos la mayor parte del tiempo andando agachados para evitar que el alien nos escuche para, en algunas ocasiones, recorrer de nuevo los mismos escenarios de vuelta para activar algún mecanismo puede resultar repetitivo. Y de hecho lo es pero, por suerte, se han incluido momentos que en los que el alien no está presente que sirven como necesario desestresante. Hay zonas en las que solo hay sintéticos, zonas en las que hay humanos o zonas en las que resolver algún puzle sin necesidad de estar agobiado por la presencia del cazador alienígena. También hay zonas en las que nos las vemos con estrujacaras e incluso algún flashback que cumplen a la perfección para evitar que las mecánicas de juego se vuelvan repetitivas durante las 15 horas (incluso más) que nos lleva completar la aventura.

Además, también contamos con el modo superviviente, al que es recomendable jugar una vez que hayamos terminado la aventura principal. En este modo, el nivel difícil está activado por defecto y no se puede cambiar. Además, no contamos con mapa, lo que lo hace aún más complicado. Son desafíos ambientados en pequeñas zonas de Sevastopol que ya hemos visitado en la campaña pero, además de evitar morir a manos del alien, también debemos cumplir con determinados requisitos, como recoger un ítem determinado o activar un determinado mecanismo, por ejemplo. Primero tenemos una pequeña zona para abastecernos y crear algunos objetos, pero una vez traspasada la primera puerta el tiempo empieza a correr. De ese modo podemos intentar batir el récord online y colocarnos como número 1 del mundo en determinados desafíos. Además, el reloj también hace que los requisitos que debemos cumplir desaparezcan, empeorando nuestra puntuación final. Vamos, un verdadero reto solo apto para los más expertos y chalados que jugarán a Alien: Isolation.

Una ambientación espectacular, un sonido soberbio

La ambientación de Alien Isolation está cuidada hasta niveles casi enfermizos, con una recreación increíblemente fiel a la película original. Parte de la culpa la tiene el diseño setentero-ochentero de todos los artefactos, mecanismos y tecnologías de la estación Sevastopol. El detalle es tan brutal que vemos los mismos defectos que producían los monitores de la época en la imagen. La iluminación también juega un papel fundamental para meternos de lleno en la atmósfera agobiante y en aumentar la sensación de estar completamente desprotegidos ante la criatura. Aún así, la palma se la lleva el apartado sonoro. 

La música nos pone los pelos de punta y siempre está perfectamente adaptada a la situación que vamos a vivir a continuación. El doblaje al castellano tiene un nivel muy alto y consigue que nos sumerjamos mucho más en la acción, dejando que nuestra atención se centre en vivir la aventura, sin estar pendientes de leer subtítulos para saber qué tenemos que hacer a continuación. Los efectos de sonido son de lo mejor que hemos visto en mucho tiempo. Los chillidos del alien, sus pasos corriendo hacia nosotros, los ruidos que hace al andar por los tubos de ventilación, nuestra respiración, nuestros pasos y los ruidos que hacemos al rozar determinados objetos, por poner solo algunos ejemplos, consiguen meternos el miedo, la angustia y los sustos (que los hay a patadas) en el cuerpo. De hecho es el verdadero responsable de que sigamos saltando de nuestro sofá cada vez que el alien nos da caza, un hecho más meritorio aún teniendo en cuenta que es algo que sucede con bastante frecuencia. Generalmente me asusto con facilidad jugando este tipo de juego pero echadle un vistazo a los gameplays que acompañan este análisis y comprobaréis que no estoy mintiendo.

Técnicamente no es un prodigio, aunque los efectos y la iluminación consiguen enmascararlo. Eso sí, es un juego muy pulido y bien terminado, por lo que no tiene ningún tipo de fallo y gráfico. Nosotros hemos jugado con la versión de PS4, así que imaginad que en PS3 y 360 veremos un apartado gráfico bastante inferior. Además, podemos usar el panel táctil del Dualshock 4 para movernos en el mapa y la PS Camera, que reconoce nuestros movimientos para asomarnos mientras estamos a cubierto tras todo tipo de objetos. Kinect cumple también esa función en Xbox One. En cualquier caso, resulta mucho más cómodo utilizar los botones del mando.  

Un verdadero survival horror

El estilo de juego, que quede claro, no es apto para todos los paladares. Su ritmo es muy pausado, no hay muchos momentos de acción a lo bestia y pasamos agachados caminando lentamente la mayor parte del juego (puedes correr, pero el alien te oye y corre más). Los que estén buscando acción se llevarán una tremenda decepción pero los que ansían un survival horror de pura cepa están de enhorabuena. Administrar los escasos recursos, crear objetos sin que se pause la acción, esconderse constantemente, esperar pacientemente el mejor momento para llegar a una zona sin que el alien nos pille y, en definitiva, tratar de sobrevivir es la auténtica base jugable de Alien: Isolation. 

Alien: Isolation tiene también sus defectos. El desarrollo se hace repetitivo en algunos momentos y la alta dificultad puede llegar a frustar a los más impacientes. El menú radial con el que escogemos los objetos que queremos usar a veces se traba y no nos permite utilizar el objeto que queremos a la primera (lo que teniendo en cuenta el grado de tensión y rapidez  de la que tenemos que hacer gala resulta un fallo importante).

Las mecánicas de juego son bastante simplonas (activando distintos mecanismos que nos permiten avanzar y escondiéndonos una y otra vez) y abusa, quizás demasiado, de ponernos en situaciones límite que en algunos casos son poco creíbles. Incluso nos hace creer en varias ocasiones que estamos llegando al final del juego para luego desesperarnos aún más al comprobar que aún nos queda un largo trecho para salir vivos. Pero consigue hacerlo de una manera elegante, de un modo que nos hace vivir verdaderas sensaciones de angustia y agobio. Para que lo entendáis mejor, al hacer el análisis he querido terminar el juego a toda costa porque sentía la necesidad de escapar de allí de una vez por todas. Ese nivel de identificación con la situación que estamos viviendo es algo que muy pocos juegos consiguen y ahí es donde reside la verdadera magia de esta aventura. Eso que la hace única frente a otros experimentos survival similares.

Valoración

Tiene un ritmo lento y en ocasiones repetitivo pero su apartado sonoro, su ambientación y las sensaciones de agobio y supervivencia que transmite las hemos visto muy pocas veces. Un verdadero survival horror que encandilará a los fans del género.

Hobby

88

Muy bueno

Lo mejor

La átmosfera de terror y la ambientación. La sensación de survival.

Lo peor

Desarrollo algo lento. Situaciones que se repiten.

Lecturas recomendadas