Análisis

Análisis de The Amazing Spider-Man 2 para Wii U

Por Luis Galán
-

Versión comentada: Wii U

El trepamuros estrena película y, como no podía ser de otra manera, videojuego multiplataforma que llega a las tiendas. Así que, venga, traje puesto, telarañas, y a limpiar de delincuentes las calles de Nueva York... otra vez.

Este análisis de The Amazing Spider-man 2 nos hace pensar que controlar al cabeza de red siempre tiene un punto entretenido, al menos para todos los que amamos al personaje. Además, puntualmente hemos disfrutado de grandes títulos como aquel Spider-Man vs. The Kingpin (Sega/Technopop, 1991) de Megadrive, o el más reciente Spider-Man 2 (Activision/Treyarch, 2004) multiplataforma, al que unen muchas telarañas con la aventura que nos ocupa. Nuevamente es una “segunda parte”,  la licencia vuelve a ser más una excusa que un referente, y se vuelve a optar por el estilo “sandbox”. Y sin embargo, como siempre ocurre, los mismos ingredientes no garantizan el mismo resultado.

Con respecto al largometraje homónimo, toma la estética y contados momentos y personajes, pero no tiene para nada la misma trama, y no esperéis ver los rostros o voces de los actores… y ya lo hubiéramos querido, porque el acting (in English) es bastante flojo. Es más, ni la banda sonora se parece, ya que, curiosamente, está inspirada en las partituras que compuso James Horner para la primera parte, y no en los nuevos acordes de Hans Zimmer. Así pues, tenemos Oscorp, Harry enfermando, y hasta un Electro negro (¿con bigote?), pero una trama que se expande muchísimo más allá del par de enfrentamientos del superéxito de taquilla.

“A por ellos, tigre”

Seguro que pronto oiremos a Mary Jane decir a Peter una versión de esta famosa frase, pero mientras tanto, nuestro “amigo y vecino” no va a estar precisamente de vacaciones. Y es que en esta nueva aventura, Spidey se enfrenta a una Nueva York en la que siempre están surgiendo problemas, y en la que hay más villanos que nunca queriendo liarla. Si a eso le sumamos una guerra entre las bandas locales y las rusas… pues nos da un cóctel un tanto caótico. En total hay 14 misiones principales, que funcionan como los fascículos sueltos de una saga de cómics. En ellos nos las vemos con Kingpin, la Gata Negra, Matanza, el Shocker… una ristra de villanos que se van sucediendo sin mucha lógica, mientras seguimos pistas por la ciudad a través de conversaciones de lo más absurdas con algunos de ellos y sus secuaces.

Los primeros compases nos llevan tras los pasos de Dennis Carradine. Sí, ese tipejo que acabó con el bueno de tío Ben. Su caza, que hila de nuevo mucho más con la primera “Amazing” que con la segunda, nos sirve de introducción al universo y las reglas del nuevo juego. A partir de ahí, y tras una bizarra conversación con la tía May más joven de la historia, toca vérselas con enemigos de mayor calibre.

The Arkhaming Spider-Man

Los “sandbox” están muy de moda y, aunque la sombra de GTA es alargada, hay muchos que consiguen destacar por méritos propios. No es el caso. El estudio Beenox no ha conseguido dotar a su “Spider-Man” de un ápice de originalidad, y además lo han dejado caer en una dinámica demasiado sencilla y repetitiva, por lo que resulta aburrido.

El esquema general se basa en balancearnos hasta un punto señalado en el mapa, esperar que se active una pequeña animación, y liarnos a mamporros con el o los que toquen. Así, durante una horilla escasa por misión. Pero no os preocupéis por acudir rápido, ya que podemos pasearnos sin problemas por la ciudad sin que el mundo se acabe por ello. Por las calles tenemos siempre a alguien atrapado en un incendio, un rehén en alguna persecución de coches, o a grupitos (clonados) de matones a los que liquidar. Todo siempre de la misma forma, pero ojo, que si no lo solucionamos nos baja el "nivel heroico", lo que viene a significar que perdemos popularidad y hasta nos dará caza la nueva policía de NY.

Por otra parte, también hay un minijuego de pasar por aros en un tiempo dado, y están los clásicos encargos de fotos… a veces tan especiales que nos hacen preguntarnos si realmente Jameson no sabe que Peter tiene poderes.

Entrando en acción, el mecanismo de lucha resulta un intento fallido de que al hombre araña le hubiera picado un murciélago. En principio, siguen un esquema parecido a los de la serie Arkham, pero ponto descubrimos que estamos ante un “machaca-botones” con una cámara un algo incómoda. Lo único que hay que tener presente es que, cuando el sentido arácnido nos avise, debemos pulsar X para esquivar. Si estamos torpes y nos hacen mucho daño, nos vamos a un rincón, le damos al botón de curar… y a seguir zurrando. Rara vez se añade algún detalle adicional, como la posibilidad de atacar con sigilo, pero nada particularmente interesante. Eso a pesar de que, como si del traje de Bat-Man se tratase, Spidey recibe extrañas mejoras en su uniforme, y su sentido arácnido se ha convertido en un radar de cualquier cosa que venga al caso encontrar… con visión “especial” incluida.

La grandísima manzana

La ciudad es más grande que nunca, y se puede recorrer entera como una sola zona mientras no entremos en lugares de acción. No obstante, hay algo de “popping” (sobre todo en Central Park), los tiempos de carga son eternos, y los edificios son tremendamente simplones. De hecho, el acabado recuerda bastante a las versiones de Wii de los Call of Duty, algo que, a estas alturas y en estas consolas, no debería ser aceptable.

En general, casi todo el nivel visual es muy bajo, en contraste con nuestro héroe, cuyos trajes están recreados francamente bien, y con unas texturas “asombrosas”. También los efectos de luz son interesantes, y destacan particularmente en los cielos de Nueva York. En parte por eso, y por un buen sistema de control, pasear de edificio en edificio es, con diferencia, lo más entretenido del juego. Tenemos un botón para cada mano y hay que lanzar redes donde haya algo que agarre, además tenemos un impulso especial para ir “de cabeza” a puntos señalados, y podemos trepar y correr por los rascacielos neoyorkinos a nuestro antojo. Todo con unas físicas que funcionan bien, y sin preocuparnos de estrellarnos contra el suelo o las paredes.

El (único) camino del héroe

Estamos ante la clásica aventura “1 player” que tiene menú de inicio casi por compromiso. Eso sí, dentro de ella hay bastante contenido desbloqueable. Contamos con dos lugares permanentes a los que ir cuando queramos, que son la casa de May (¡independízate, Parker!) y una tienda de cómics… muy especial.

En nuestra humilde morada, a la que vamos en metro, podemos cambiarnos de traje, rejugar una misión para completar más retos… y hablar con nuestra tía, que seguro que lo agradece. En la tienda de cómics es donde se desbloquean figuritas, ilustraciones, retos del minijuego del arcade y, lo más interesante, cómics míticos del trepamuros que podemos leer en gran calidad. Lástima que sólo estén en inglés…

El Wii U Gamepad tampoco ofrece demasiadas opciones. Siempre muestra un mapa de las proximidades y en él se reproduce el menú de pausa, pero ninguna función especial en el control más allá de la vibración. Eso sí, el Off-TV es perfecto: pulsamos en la esquina superior derecha, y ya tenemos la aventura entre nuestras manos. Si lo queremos todo en la tele, esta vez la única opción en es Wii U Controller Pro, ya que los mandos de Wii no son compatibles.

Telaraña disuelta

En definitiva, The Amazing Spider-Man 2 es el enésimo caso de juego hecho para aprovechar el lanzamiento de una peli. No nace de unas pretensiones artísticas, un proyecto, una intención… esas cosas que le dan a un buen título identidad y calidad. Además, se basa en una fórmula ya varias veces vista en el personaje, y tan rudimentaria y poco evolucionada que está más que gastada. En dos años, nueva peli y, a buen seguro, nuevo juego. ¿Nos sorprenderán con algo interesante? En cualquier caso, nunca hay que esperar demasiado para saberlo.

Valoración

Una aventura que sabe a poco trabajada. A pesar de la licencia, no consigue ser divertida. Controlar a Spider-Man a través de NYC tiene su punto, pero realmente es muy lineal y simple, y con una trama que no engancha.

Hobby

66

Aceptable

Lo mejor

Pasear por Nueva York en telaraña. Off-TV total. El carisma de la licencia.

Lo peor

Repetitivo y algo aburrido. Muy poco original. Gráficamente muy mejorable.

Lecturas recomendadas