Análisis

Análisis de Apotheon para PS4 y PC

Por Daniel Acal
-

Versión comentada: PS4

Apotheon para PS4 y PC es una de esas pequeñas joyas indie que de vez en cuando nos sorprenden en formato digital (en este caso PSN y Steam). Una pieza de museo con forma de vasija griega que enamora por su ambientación y por su estética, como descubriréis en este análisis.

Kratos no fue el único guerrero que se enfrentó a Zeus. Apotheon nos cuenta la historia de Nikandreos, un mortal sobre cuyos hombros recaerá la titánica tarea de pararle los pies al mismísimo padre de los Dioses en una épica ascensión al monte Olimpo digna de ser narrada por el mismísimo Homero (bueno, esto último puede ser una exageración). Así arranca la última creación de Alientrap, un estudio indie que ya nos ofreció otras originales propuestan en Steam (como Autocraft o Capsized, que también llegó a Xbox Live) y que ahora entra por la puerta grande en PS4 ya que, al ser Apotheon uno de los juegos "gratuitos" para los abonados a PlayStation Plus durante este mes de febrero, su propuesta llegará a mucha más gente.

Y dicha propuesta entra por los ojos desde el primer momento, ya que Apotheon trata de emular la puntura clásica griega, una idea que se ajusta como anillo al dedo a su desarrollo en 2D en el que se superponen fondos jugando con la perspectiva y en el que se integran incluso detalles como pistas o tutoriales con una naturalidad pasmosa. Las escenas que tantas veces hemos visto en ánforas griegas cobran vida ante nuestros atónitos ojos, con gran fluidez (a 60 fps) y un amor por el detalle fuera de toda duda. Os podéis hacer una idea con este trailer de lanzamiento del juego, aunque nos atreveríamos a afirmar que no termina de hacerle justicia:

Zeus desencadenado

Pero empecemos por el principio. Y el principio de Apotheon es la aldea de Dion envuelta en llamas tras el ataque de un poderoso ejército. En este caos aprenderemos las nociones básicas del combate en Apotheon (que no van a cambiar mucho en el resto del juego). Nikandreos puede blandir distintos tipos de arma cuerpo a cuerpo (desde cuchillos o aperos de labranza hasta lanzas, hachas o espadas de la época). Las armas se van desgastando. así que nunca estará de más que hagamos un buen acopio de ellas, reservando las más poderosas para momentos álgidos como jefes finales. A medida que avancemos podremos empuñar algunas que ofrecen distintos efectos añadidos. Además, también tendremos armas a distancia, como distintas flechas o javalinas, con las que podremos atacar a distancia usando el segundo stick para "apuntar" con más comodidad. Y a medida que avancemos podremos crearnos nuestros propios objetos, incluyendo algunas bombas que también nos servirán para abrirnos camino derribando ciertos muros.

Para defendernos podremos rodar por los escenarios, apoyándonos en el segundo stick para encarar a los enemigos, o bien portar un escudo cuyo tamaño y resistencia aumentarán a medida que avancemos en el desarrollo. Y también será necesario llevar una antorcha para poder avanzar con garantías en las zonas oscuras. Podremos mejorar también el equipamiento de Nikandreos gastando las monedas que encontremos. Y el inventario, dividido en columnas "temáticas" también ayuda a tenerlo todo bien organizado cuando llega el momento de tener bastantes objetos acumulados (a partir de la segunda o tercera hora de juego), con los correspondientes atajos para alternar rápidamente entre armas y objetos (en el caso de PS4 se usa la cruceta).


Todo ello nos deja unos combates nada pausados y más embarullados y frenéticos de los que cabe esperar por su pictórica estética, con saltos algo desproporcionados, golpes aún más desproporcionados (algunos mandarán a nuestro héroe casi a la otra punta de la pantalla) y tajos (sí tajos) que mancharán de sangre la "cerámica" sobre la que transcurre Apotheon. Incluso podremos rematar los cadáveres de nuestros enemigos caídos con saña si lo deseamos...

Tras aprender los estresijos del combate en los primeros compases del juego, pronto la mismísima Hera nos pondrá al corriente de la situación, y a partir de ahí nos espera un desarrollo "metroidvaniesco", aunque sin pasarse. Es cierto que tenemos bastante libertad para explorar los escenarios a nuestro antojo, visitando los dominios de deidades como Apolo, Hades, Poseidón o Artemisa, hasta que puedas culminar tu ascensión y llegar hasta Zeus. Dichos escenarios tienden a ser intrincados (en el buen sentido) y están repletos de zonas secretas en las que encontraremos jugosas recompensas y algunas tareas secundarias que no son necesarias para la trama principal. Y efecticamente, en todo momento podremos volver sobre nuestros pasos para registrar de nuevo una zona ya explorada en busca de items que nos hayamos podido dejar (no suele ser obligatorio, eso sí). Pero de ahí a comparar el diseño de los niveles de Apotheon con los de Castlevania Symphony of the Night... hay un trecho (al parecer el director de Apotheon, Lee Vermeulen, tuvo la osadía de hacerlo). Además, los puzzles que presentan (con las típicas palancas, llaves, etc.) no son demasiado complejos en líneas generales.

Una epopeya que merece la pena disfrutar

Esto se traduce en un desarrollo que dura entre 8 y 10 horas (en función de lo que te entretengas con las tareas secundarias), que no es demasiado dificil en la dificultad "Warrior" (en "Champion" la cosa se va complicando y al terminar el juego se desbloquea otro nivel de dificultad que SÍ es realmente desafiante), muy disfrutable en nuestra opinión no sólo por su planteamiento sino también por su ambientación y por detalles como muchos de sus jefes finales (algunos de un tamaño colosal y con unas mecánicas en los enfrentamientos realmente especiales). Y Apotheon se completa con un multijugador local en el que dos guerreros se enfrentan... en combates que pronto pierden interés. Lo verdaderamente molón habría sido poder explorar todos estos niveles cooperando codo con codo con un amigo. Y mucho ojo porque sus creadores afirman que están trabajando en ello y que llegará en el futuro mediante actualización...

Pero insistimos, ya sólo por el envoltorio, a nosotros nos ha merecido la pena este paseo por el Olimpo. Estéticamente, no hay otro juego como Apotheon. Y además, dentro del citado estilo que trata de emular la clásica pintura griega, cada escenario ofrece sus rasgos distintivos (normalmente asociados a la gama cromática). Y la banda sonora es sencillamente perfecta, envolviendo esta epopeya con toda la épica que se merece.

Apotheon ya está disponible para Steam por 5,94 euros y por 10,99 euros en PSN. Si eres abonado a PlayStation Plus, este mes lo tienes "gratis", así que no tienes excusa para no probarlo. Es cierto que su multijugador está desaprovechado, que quizás no haya muchos motivos para volver a jugarlo tras la primera vuelta (salvo poner a prueba nuestra habilidad en el nivel más alto de dificultad) y que el hecho de que nos llegue en inglés echará para atrás a mucha gente (aunque no hay demasiados textos). Pero Apotheon es una de las pequeñas joyas indie que de vez en cuando nos sorprenden y que sólo serían posibles en formato descargable. Una pieza con forma de ánfora griega que ningún aficionado a los videojuegos debería dejar de probar. y más si te atrae mínimamente la mitología griega.


Valoración

Una epopeya en plan "metroidvania" que atrapa desde la primera partida y que enamora gracias a su ambientación y a su inconfundible estética. Lo malo es que no está traducido.

Hobby

84

Muy bueno

Lo mejor

Su estética en plan "ánfora griega" y su ambientación y planteamiento enganchan sin remedio.

Lo peor

Está en inglés y el multijugador es bastante soso (se podría haber aprovechado mucho más).

Lecturas recomendadas