Análisis

Análisis de Blackguards 2 para PC

Por Jorge S. Fernández
-

Versión comentada: PC

Cuando aún quedan unos días para el lanzamiento oficial de Blackguards 2, el próximo dia 20 de Enero, hemos tenido el privilegio de poder jugarlo para poder ofreceros este análisis.

Han pasado tres años desde las conspiraciones de Count Uria, los vencedores de las nueve hordas se separaron y este hecho provocó que Aventuria se alzara de nuevo.

Una historia repleta de luchas de poder 

Cassia, la joven con quien comenzaremos el juego, es de ascendencia noble y tiene un único objetivo, reclamar el Trono del tiburón. Para este cometido, el precio a pagar es lo de menos, todo vale aunque sea para ocuparlo durante un solo día.

Por desgracia, existen un par de problemas que han frustrado sus planes de manera momentánea. El primero es que ha sido encarcelada en una mazmorra, y segundo, un hombre ya ha ocupado el trono que tanto anhela. Su nombre es Marwan y las intenciones de Cassia pasan por un práctico plan, espera poder salir de su mazmorra y derrotar a Marwan para ocupar su lugar. Pero para que este plan tenga éxito necesitará reclutar un vasto ejército de mercenarios y después reunir a los guerreros de las nueve Hordas a su alrededor. El plan sobre el papel suena sencillo, pero antes tendremos que librar muchas batallas para que Cassia consiga su ambicioso objetivo. 

Rol clásico en acción 

La estancia de Cassia en la mazmorra nos sirve de tutorial para conocer cómo se juega a Blackguards 2. La mecánica de juego aúna dos géneros muy populares, por un lado el del rol más clásico, con un desarrollo amplio de cada uno de los personajes y por otro lado el de la estrategia por turnos. Por esta razón el juego se divide en dos partes bien diferenciadas en su desarrollo, los momentos roleros son aquellos en que mediante una interfaz de point & click podemos interactuar con otros personajes con la intención de comprar y vender bienes, aprender hechizos, acudir al herrero y hablar con otros personajes. En esta ocasión la mazmorra inicial nos permite hablar con nuestro captor, leer algunos libros y dejar pasar el tiempo. En esta fase del juego, según vayamos avanzando y visitando nuevas localizaciones, podremos hablar con cada vez más personajes para comprar más objetos y bienes, así como reunir y reclutar a nuevos mercenarios. En lo que se refiere a la personalización de nuestro personaje, hay que decir que podrá hacerse de manera individualizada con cada uno de los que se vayan uniendo o reclutemos durante el desarrollo del juego.

Con una interfaz bastante clásica podremos editar los objetos que en este caso Cassia llevará encima en combate, así como los grupos de armas que puede equipar durante el combate, algo que veremos más adelante.  En cuanto a los niveles de personalización de cada uno de los personajes, podemos ir añadiendo habilidades  a cada uno de ellos y desbloquear estas básicamente a través de los puntos de experiencia. que obtendremos después de cada una de las fases de combate que libremos. En el caso de Cassia, como en cualquier otro personaje, podemos editar los talentos de combate, donde podemos mejorar nuestra destreza con dagas, espadas, hachas y así hasta nueve tipos armas distintas. También podremos personalizar los talentos de cada personaje, estos talentos nos permitirán mejorar aspectos como el control corporal, la fuerza de voluntad, percepción, trampas, artes bélicas, conocimiento animal y así hasta ocho talentos distintos que tendrán una repercusión diferente sobre cada uno de los personajes. Pero también podremos personalizar las maniobras especiales durante el combate, que potenciarán nuestras habilidades en el cuerpo a cuerpo y a distancia. También existe un apartado para mejorar nuestros hechizos y otro para aumentar nuestras capacidades especiales, que nos permitirá mejorar la capacidad de nuestro personaje para utilizar aspectos como la magia. 

Combates por turnos 

Tras ver cómo funcionan las fases de “entre guerras”, ahora nos disponemos a comprobar cómo se juega la parte más importante de Blackguards 2 que son de los combates por turnos. Si habéis jugado a los X-Com de toda la vida estos combates os sonarán mucho. Una vez en la fase de puro rol, donde podemos personalizar nuestros personajes, comprar, vender o aprender nuevas habilidades, siempre encontraremos en una zona de estas pantallas de situación, que pueden encontrarse en una mazmorra, pueblo, mina, castillo, entre muchos otros, un icono que nos llevará a una determinada localización. Es en estas localizaciones donde se desarrollan los combates por turnos que tanto nos gustan.

Como en todo buen juego de estrategia la primera fase será la de desplegado de nuestros personajes.  Según avancemos en el juego se unirán nuevos integrantes de nuestro equipo, e incluso en pleno combate pueden unirse otros nuevos que hayamos liberado. Sean cuantos sean tras colocarlos sobre las zonas resaltadas, podremos elegir qué trampas activar si las hubiera, estas son muy útiles, porque pueden ralentizar el movimiento de los enemigos. A la vez que colocamos a nuestros personajes, podemos ver dónde se encuentran los soldados y guerreros enemigos, durante el desarrollo de esta fase podrán aparecer nuevos desde distintos lugares del escenario.

El escenario se divide en hexágonos y pulsando una tecla podemos ver en verde aquellos hexágonos objetivo, que indican el lugar donde deberán llegar nuestros personajes para dar por terminado el combate aunque no hayamos eliminado a todos los enemigos. La perspectiva en que podremos controlar el combate es libre en cuanto a altura, ya que con la rueda del ratón podremos pasar de una vista cenital, como la de los clásicos de estrategia a una casi a ras de suelo, todo ello gracias a su resultón motor 3D. Hay fases en las que como en un Diablo podemos dedicarnos a explorar mazmorras con el simple objetivo abrir los cofres y lootear a saco mientras vamos eliminando enemigos por el camino. En otras el looteo puede frenar nuestro avance y ser alcanzados por nuestros enemigos, ya que en algunas ocasiones, el combate cuerpo a cuerpo con estos estará totalmente desequilibrado, y lo mejor será llegar cuanto antes a la zona de salida marcada en verde. Es en estos momentos cuando la táctica y el uso de los diferentes personajes en liza es crucial, en la parte inferior de la pantalla veremos el retrato de cada uno de los personajes en combate, ya sean de nuestro bando o el contrario, esto nos muestra el orden en que realizarán sus movimientos de izquierda a derecha, muchas veces nuestros personajes no actuarán de manera consecutiva, sino intercalada con el enemigo.

Así que debemos aprovechar que somos multitud, por ejemplo cuatro, para distraer al enemigo con un par de personajes con la intención de que otros dos puedan llegar al punto de salida, así como usar las trampas disponibles, como cuerdas a baja altura o pilas de cajas para cortar el paso al enemigo o conseguir que tropiece y pierda un par de turnos de movimiento. Durante las escaramuzas, al pinchar el botón derecho del ratón desplegaremos un menú de combate que nos mostrará diferentes acciones disponibles durante cada turno, podremos seleccionar que nuestro personaje asuma una posición de cobertura, a la espera del enemigo, así como la posibilidad de elegir el grupo de armas que nuestro personaje usará en cada turno. Cada personaje tiene tres grupos de armas disponible, compuestos de un arma para cada mano, así que un turno podremos empuñar un arco y sus flechas y en otro un hacha junto a una daga. A través de este menú también podremos usar las distintas pociones regenerativas así como alguno de los hechizos o poderes especiales que hayamos aprendido con anterioridad. Este menú es el que realmente nos permite desplegar las habilidades especiales de cada personaje en un momento determinado. Sin duda esta fase es la más divertida del juego, que muchas veces nos obligará a reintentar un combate varias veces para intentar no cometer los mismos errores que del anterior adoptando estrategias de distracción que anteriormente no hemos usado por nuestra impaciencia de entrar en un combate frontal. Con cada escaramuza aprendemos algo nuevo y una forma de encarar al enemigo distinta.

Cuando hayamos progresado lo suficiente, a la pantalla de cada ubicación que precede a cualquier combate, se unirá una nueva posibilidad, la de desplegar el mapa del mundo y explorar los distintos emplazamientos de este, normalmente villas o fortificaciones, Si elegimos alguno de estos puntos, nos trasladaremos hasta ellos y podremos luchar para conquistarlos, por lo que la estrategia ya no solo se limita al combate entre hexágonos sino que a través de este mapa podemos marcar una táctica de expansión de nuestra comunidad con los nueve luchadores de la horda. De esta manera ya entran en acción los principales actores de Blackguards 2, el rol con la personalización minuciosa de cada uno de los personajes la estrategia de combateextremadamente divertida para los amantes del género, así como la estrategia más táctica, que nos permitirá expandir nuestros dominios hasta llegar al anhelado castillo donde se encuentra nuestro objetivo final, Marwan y su trono. 

Apartado técnico 

En este apartado, Blackguards 2 tiene un aspecto muy agradable, no hablamos de un triple A gráfico, pero su motor 3D sí nos permite controlar en todo momento la perspectiva desde la que visionamos los combates en unos escenarios que están muy bien recreados y a una resolución bastante digna. Los efectos de iluminación y efectos de desenfoque dotan de cierto realismo a las mazmorras, pueblos, castillos y los diferentes elementos de los que constan cada uno de ellos.

En cuanto al sonido y ambientación general del juego, la verdad que raya a gran altura, las cinemáticas en forma de sucesión de ilustraciones son agradables y la música que las acompaña es acorde a lo que nos cuentan en cada momento, de hecho, la banda sonora ha sido compuesta por Peter Connelly, un talentoso y experimentado compositor de videojuegos. Una de las mejores noticias que nos podía dar Daedalic es que el juego aunque no está doblado al español, sí que está traducido, y muy bien traducido, con expresiones coloquiales que demuestran que lo ha hecho alguien con gran conocimiento y uso de nuestro idioma.

Conclusión

Blackguards 2 es un juego mezcla de rol y estrategia por turnos muy divertido, su enfoque clásico es garantía de diversión, Daedalic ha sido continuista con esta segunda entrega y nos ha ofrecido un juego que aunque tiene ciertas lagunas, en definitiva es muy recomendable sobre todo para los amantes del rol y la estrategia más clásicas. Sus lagunas más notables es que la IA de los enemigos sigue siendo un tanto limitada, así como la historia y trama argumental, que es una de tantas como las que ya conocemos, aunque esta hace su cometido y añade dinamismo al desarrollo de las partidas, ya que nos permite la posibilidad de añadir nuevos personajes a cada combate. 

Hay mucha variedad de personajes y entornos, medievales, mazmorras, tribales, lo que nos aporta esa agradable sensación de ¿qué será lo próximo que descubramos en esa o aquella fortaleza o pueblo? en resumidas cuentas, Blackguards 2 es un gran título de rol y estrategia, con un claro enfoque clásico que no renuncia para nada a las tecnologías de hoy en día, y sobre todo un juego fruto del mimo con que Daedalic ha desarrollado esta segunda entrega. Un gran juego, que no tiene más pretensión que la de divertirnos, con una fórmula ya bien conocida por todos y muy bien ejecutada. No será juego del año ni un antes o después de nada, pero es muy recomendable.

Valoración

Daedalic firma un entretenido juego de rol y estrategia por turnos. Los amantes de estos dos géneros no se verán decepcionados con su divertido enfoque clásico

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

Los combates por turnos, personalización de personajes, expansión de nuestros dominios

Lo peor

La inteligencia de los enemigos podría mejorarse, la trama no es nada original

Lecturas recomendadas