Análisis

Análisis de Broken Age en PS4

Por Daniel Quesada
-

Versión comentada: PS4

Tras una sinuosa gestación en PC, Broken Age aterriza en PS4 y Vita para demostrar que una aventura gráfica también puede molar con un pad en las manos. No tanto, pero casi...

Broken Age es uno de los juegos de PS Plus de octubre, por lo que los suscriptores del servicio online de Sony podrán descargarlo hoy sin coste. Os refrescamos su análisis para que sepáis lo que os ofrece esta aventura.

Las plataformas de crowdfunding tienen algo de caprichosas. Lo mismo te financian un proyecto tan interesante como Yooka-Laylee que hacen posible que se paguen pastizales por una ensalada de patata. Broken Age se encuentra entre sus historias de éxito, tras el compromiso de Tim Schaffer y su compañía Double Fine de recuperar el espíritu de las aventuras gráficas de toda la vida. Broken Age Acto 1 llegó a PC hace más de un año y, por fin, hemos recibido el acto 2 y definitivo. Con él, tal y como se prometió, ha venido la aventura al completo para PS4 y Vita.

¿Por qué se han retrasado tanto la conclusión y esta entrega para PS4 y Vita? Bueno, Double Fine ha tenido algún que otro traspiés económico en los últimos meses, así que probablemente eso haya afectado a este desarrollo. De hecho, como comentamos en el análisis de Broken Age Acto 2, parece que los momentos finales de la aventura son algo más irregulares, quizá por lo tortuoso de ese sprint hasta rematar su creación.

Suuube a mi naaaveee

Como ya os hemos comentado de qué va el argumento en los dos análisis anteriores, os haremos un resumen rápido: Broken Age se centra en las historias paralelas de Shay y Vella, un chico y una chica que viven en mundos muy diferentes, pero que están más conectados de lo que creen. Shay se ha pasado la vida en una especie de nave espacial de juguete, en la que todo es cómodo y sencillo, algo que lo hastía. Por su parte, Vella es una pastelera que ha de ofrecerse en sacrificio a un temible monstruo como manda la tradición. Se supone que es un honor, pero ella no está muy por la labor...

Nada más comenzar el juego, podemos elegir qué personaje controlar para que arranque su historia. En cualquier momento, podemos pulsar el icono del otro personaje para pasar a protagonizar sus acontecimientos. Durante todo el acto 1, las historias de ambos héroes se desarrollan en contextos muy diferentes, pero hay ciertos puntos de "conexión" que nos obligan a avanzar hasta cierto hito con ambos. En el acto 2, sus tramas se enredan más, hasta el punto de que algunos puzles se resuelven pasando el control de uno a otro, como si estuviéramos en Maniac Mansion o en Day of the Tentacle.

Como decíamos antes, el desarrollo de Broken Age sigue las fórmulas de las aventuras más clásicas. Todo nuestro avance depende de la resolución de puzles, que pueden basarse en hilos de conversación o en utilizar items donde corresponda. La dificultad es bastante razonable durante todo el acto 1, pero llega a dispararse en algunos tramos del acto 2 lo suficiente como para poner a prueba a los más hardcore.

Aún así, todos los puzles tienen su lógica y en algunos casos son brillantes. Para avanzar, hay que pensar con cierta psicología y estar atentos a las pistas sutiles que dejan los diferentes personajes que encontramos. El juego se puede superar en unas 8 horas, pero seguramente os llevará más tiempo, porque hay algunas zonas en las que podemos llegar a atascarnos bastante.

No son simples sprites, no son polígonos... Es otra cosa

El apartado artístico de Broken Age llamó la atención desde el principio. El juego se desarrolla en 2D y, básicamente, los personajes y fondos están creados a base de sprites, pero están animados y conectados con un estilo muy creativo, además de que dan la sensación de estar pintados sobre trozos de cartón o papel, con un estilo que recuerda vagamente al de LittleBigPlanet. Por su carisma, la gama cromática usada y la abundancia de efectos especiales, el juego es relajado y espectacular a la vez.

Lamentablemente, esta versión muestra un efecto letterbox (bordes negros, vaya) que no se puede desactivar. Solo es posible colocarla con disposición horizontal o vertical. Seguramente, a la hora de diseñar el juego no pensaban que fueran a acumular suficiente dinero como para mostrarlo en una tele panorámica... Aún así, los gráficos lucen mucho en una pantalla de TV y se mueven con deliciosa fluidez.

¿Es peor por estar en PS4?

Pues hombre, un poquito, sí. Lógicamente, el sistema de control con un DualShock 4 no es tan fluído como lo es con un ratón, por lo que desplazar el puntero es una tarea algo menos precisa. Tenemos dos formas de hacerlo: el stick izquierdo mueve el cursor poco a poco (podemos ajustar la sensibilidad), mientras que un toque en el derecho sirve para alternar entre todos los objetos seleccionables del escenario. Siendo fríos, esa función es práctica, pero con ella se pierde el encanto de descubrir lo que puede dar de sí cada zona. Es mejor tirar solo de stick izquierdo.

Si movemos el menú a la esquina inferior izquierda podemos abrir el inventario, pero esta tarea se puede agilizar con el botón triángulo. Con el inventario desplegado, usamos L1 y R1 para movernos por los objetos y cuadrado para seleccionarlos. De nuevo, no es tan intuitivo y ágil como cuando usamos un ratón, pero resuelve la papeleta bastante bien. En el lado positivo, este juego es cross-save y cross-buy respecto a la versión Vita, así que basta con comprarlo en una de las dos consolas para disfrutarlo en ambas e incluso "trasplantar" nuestras partidas salvadas. Así, su precio de 24,99 euros no duele tanto. ¡Muy bien!

En cuanto al apartado sonoro, se mantiene lo visto en versión PC: subtítulos y letreros de los escenarios en perfecto castellano, pero voces solo en inglés (con actores de prestigio como Elijah Wood, todo sea dicho) o en alemán, por si queréis impresionar a Angela Merkel. Nos hubiera gustado que con la excusa del salto a consola se hubieran atrevido con voces en español...

Estamos muy tiquismiquis hoy, pero no os engañéis: Broken Age es una aventura divertida, plagada de humor y que también se disfruta mucho en consola. Puede gustar a casi cualquier tipo de público, pero está especialmente pensada para los que saben reconocer que con un pollo de goma se puede apañar una buena tirolina.

Valoración

Un muy digno legado para la tradición de las aventuras gráficas de toda la vida. La conversión es un poco perezosa, pero mantiene toda su diversión.

Hobby

79

Bueno

Lo mejor

Los personajes están llenos de carisma. Ese humor tan propio de Double Fine.

Lo peor

El letterbox roba espectacularidad visual. El control no es tan fluído como en un PC.

Lecturas recomendadas