Análisis

Análisis Call of Duty Ghosts para Xbox One

Por David Martínez
-

Los ghosts son un comando de élite acostumbrado a trabajar tras las líneas enemigas. Por eso ellos han sido los primeros en internarse en el campo de batalla de la nueva generación: PS4 y Xbox One. Sin embargo, lo que parecía una operación sencilla se ha convertido en una masacre, con numerosas bajas.  

La versión "next gen" de Call of Duty Ghosts ha arrastrado cierta polémica desde antes de su lanzamiento. Aquí podéis leer un informe completo sobre las diferencias técnicas que se pueden encontrar entre el juego de PS4 y el de Xbox One. Por otro lado, hay que adelantar que el desarrollo es exactamente el mismo que en las versiones actuales. Tanto la campaña, como el modo multijugador (también los añadidos Pelotones y Extinción) recuperan la misma experiencia que vivimos en PS3 y Xbox 360 (aquí podéis leer nuestro análisis) o en Wii U (que comentamos por separado). Aún así, es posible que muchos quieran estrenar su consola con un "blockbuster" de este calibre... no os perdáis las diferencias exclusivas de esta versión (que por cierto, ya se encuentra entre los juegos más vendidos para la nueva consola, y también se vende en un pack).

Campaña frenética, con los recursos de una superproducción de Hollywood, multijugador increíble, aunque muy conservador... Entonces, ¿dónde radican las diferencias de esta versión? En primer lugar, se trata de la primera que requiere una instalación completa antes de jugar, lo que sumado a las actualizaciones automáticas, nos lleva cerca de media hora. Una vez en nuestra consola, el motor gráfico desarrollado por Infinity Ward se comporta de maravilla. Podemos disfrutar del juego a una resolución de 720p, con texturas más nítidas y un mayor contraste. Además, la tasa de 60 fps es más estable, lo que significa que la acción es más fluida. Todo esto suena muy bien "sobre el papel" pero hay que reconocer que casi no se nota a menos que tengamos las dos versiones corriendo al mismo tiempo. La paleta de colores y la inclusión de más partículas en las explosiones hace que todo parezca un poco más realista. Pero si nos tuviésemos que quedar con algo, sería el tratamiento de la luz (tanto fuentes naturales como bengalas, fuegos y explosiones) que casi se puede "tocar". Sobre todo, destacan los rayos de sol filtrándose entre las hojas.

El modo multijugador se beneficia de esta escalada técnica, y permite un máximo de 18 jugadores simultáneos (dos más que en la versión original) pero no hay modos extra que se aprovechen de este aumento. Por otro lado, las funciones específicas de la consola mejoran el juego. Podemos utilizar Kinect de forma anecdótica y, esto es más interesante, grabar nuestras partidas y subirlas a la red (ha desaparecido el modo teatro de juegos anteriores). La orientación social de la consola hace que el multijugadr "pique" un poco más. Lamentablemente, no se aprovecha la función feedback de los gatillos del mando, que podía habernos dado mejor "feeling" de las armas.

En definitiva, se trata de una versión de transición: es mejor que los juegos de PS3 y Xbox 360, pero no aprovecha la potencia de la nueva máquina (se ha ejecutado partiendo del mismo motor gráfico). Tendremos que esperar al año próximo para ver lo que puede dar de sí un Call of Duty de nueva generación.

Valoración

Las pequeñas mejoras visuales y los dos jugadores adicionales en el modo online no justifican el cambio de generación. Pese a todo, se trata de la versión más estable y fluida de Call of Duty Ghosts que hemos probado.

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

Mejor iluminación, dos jugadores adicionales en el modo online.

Lo peor

Apenas se notan las diferencias respecto a la versión de Xbox 360.

Lecturas recomendadas