Análisis

Análisis de Call of Juarez: Gunslinger

Por Francisco Javier Gomez
-

La serie “Call of Juarez” cabalga de nuevo hacia los lugares recurrentes del western para ofrecernos un juego descargable con algunos puntos interesantes y muchísima acción. ¡Es hora de desenfundar, forastero!

ACTUALIZADO: Los juegos de PS Plus de junio ya están disponibles, y entre la oferta de este mes está Call of Juarez: Gunslinger. Os refrescamos nuestro análisis para que sepáis lo que ofrece el título de Techland.

Corría el año 1964 cuando el director de cine italiano Sergio Leone socavó los cimientos del cine del Oeste con una película destinada a cambiar un género plagado de cowboys de blanca sonrisa siempre dispuestos a socorrer a una dama en peligro. Era hora de mostrar tipos rudos y mal aseados que se movían por ambientes violentos donde el revolver dictaba sentencia y el dinero era la única motivación para un pistolero. De esta manera nació la película “Por un puñado de dólares” (¡inolvidable la banda sonora compuesta por Ennio Morricone!) y con ella un género conocido como “spaghetti western” que aportaba una visión crepuscular y decadente del Salvaje Oeste.

Algunas películas representativas de este género y muchos de sus tópicos (duelos en la puerta del saloon, pistoleros de puntería infalible, etc.), han sido la fuente de inspiración para la serie Call of Juarez, la conocida saga de shooters en primera persona. Después del pequeño traspiés que supuso para muchos la ambientación contemporánea de Call of Juarez: The Cartel, la saga vuelve a sus orígenes poniendo el Far West como telón de fondo para este título descargable que centra su atención en la historia de Silas Greave, un veterano cazarrecompensas que vivió la época dorada de los forajidos.

Dividido en varios capítulos, el argumento se va desgranando mediante introductorias imágenes tipo cómic y las palabras del propio Silas Greave durante los tiroteos. Una historia plagada de flashbacks y con toque muy original: al narrar una determinada parte de la historia puede que sus recuerdos no sean los correctos o exagere para impresionar a los oyentes, lo que provocará que veamos esa acción “rebobinada” y sucediendo a continuación en su forma correcta.

Con algunos toques de humor y guiños a películas del género, la trama atrapa por la forma en que está narrada y por la aparición de muchos personajes reales: Billy El Niño, Butch Cassidy o los hermanos Dalton. Lástima que en medio de un tiroteo resulte difícil leer todos los textos (llega con voces en inglés y subtítulos en castellano) por lo que los menos duchos con el idioma de Shakespeare se perderán parte de la historia.

Pero más allá de su atractiva narrativa, la trama es una mera excusa para ofrecernos lo verdaderamente importante: unos frenéticos tiroteos que bien podría haber firmado el propio Clint Eastwood. Olvídate de puzles, charlas intrascendentes y demás zarandajas, aquí la acción es la protagonista absoluta.

Con un sistema de control muy bien depurado y controlando  varias armas (el arsenal no es muy amplio, todo hay que decirlo), nos movemos los ambientes típicos de un western eliminando a decenas de enemigos. De esta manera, hacemos un recorrido por los escenarios clásicos del “spaghetti western”: una vieja mina abandonada, el rancho ganadero, un tren a punto de ser asaltado, etc.  ¿Qué si su desarrollo es lineal? Sí, ya que su estructura de shooter a la vieja usanza lo requiere, pero con un ritmo de juego tan bien medido que esa linealidad se vuelve pronto más una virtud que un problema.

Hasta aquí, y exceptuando mejoras de control y el evidente cambio estético, podíamos decir que calca los patrones de juego de anteriores Call of Juarez. Pero los chicos de Techland no se han dormido en los laureles y han añadido algunos elementos que hacen que su desarrollo destile cierta frescura.

Así, por ejemplo, el juego nos obsequia con diferentes puntos de experiencia dependiendo de la forma en la que eliminemos a un enemigo: si lo hacemos con dinamita, con un disparo en la cabeza, etc. Una forma de “picar” al jugador para que enlace varios combos de muerte y busque la manera más espectacular de acabar con el enemigo. Además, no es un objetivo baladí pues con estos puntos de experiencia vamos subiendo de nivel y desbloqueando nuevas habilidades dentro de las tres categorías disponibles: Pistolero (forajido con armas dobles), Ranger (tirador a larga distancia) y Trampero (especialista en el combate a corta distancia).

Otro aspecto atrayente es la posibilidad de usar la barra de Concentración si hemos eliminado a suficientes enemigos. Es fácil adivinar que usando este “tiempo bala” haremos que la acción se ralentice y podamos apuntar con más tranquilidad a los enemigos resaltados en rojo. Por último tenemos el medidor de Suerte: podemos esquivar un último balazo que acabaría con nosotros y tener así una segunda oportunidad de acabar con el enemigo.

Todos estos elementos se conjugan durante la campaña con duelos uno contra uno (minijuegos en los que debemos usar los dos sticks), situaciones de todo tipo y algunos eventos “scriptados” muy espectaculares. Todo para ofrecer un desarrollo lo suficientemente variado durante las 5-6 horas que dura el modo Historia (algo más si buscamos todos los secretos del juego). La oferta de opciones de juego se complementa mediante misiones Arcade con ranking online y un modo Duelo que nos enfrenta a los pistoleros más rápidos del Oeste.

Gráficamente sorprende gracias al inteligente uso de la técnica de Cel-Shading. Aunque a priori pueda chocar visualmente a los que ya jugaron a anteriores títulos de la saga, el cambio estético le sienta genial al juego y ofrece un acabado artístico muy interesante y llamativo. Lástima que algunas ralentizaciones y algo de popping emborronen en cierta manera un apartado gráfico muy convincente (al menos en PS3 que es la versión que analizamos aquí). La guinda del pastel técnico la ponen unos efectos sonoros contundentes y una atractiva banda sonora que perfectamente podría aparecer en cualquier película del Oeste.

En resumen, un juego muy recomendable si tenemos en cuenta su ajustado precio (14,99 euros en PSN y Steam, 1200 Microsoft Points en Xbox Live) y que ofrece tanta diversión como algunos títulos lanzados en edición física a un precio claramente superior. Con una atractiva historia detrás, su genuina ambientación y tiroteos a granel, no puede ofrecer mejor relación calidad/precio.

Si eres amante de los shooters en primera persona a la vieja usanza, te gustará; si además te gusta la ambientación tipo western, no dudes ni un momento en coger tu sombrero y cabalgar hasta la acción sin tregua de Call of Juarez: Gunslinger.

Valoración

Ajustado precio para un shooter subjetivo que funciona a las mil maravillas como título de acción directa. Una gran combinación de tiroteos sin complicaciones, original sistema de narración y genuina ambientación.

Hobby

82

Muy bueno

Lo mejor

Acción intensa con un gran ritmo de juego. La forma de contar la historia y los guiños al western.

Lo peor

Problemas puntuales con la IA enemiga. Escasa variedad de armas y voces en inglés.

Lecturas recomendadas