Análisis

Análisis de Child of Light en PS Vita

Por Borja Abadie
-

Versión comentada: PS VITA

Child of Light, el precioso RPG de Ubisoft llega por fin a PS Vita, para que podamos disfrutar de todas sus rimas, sus combates por turnos y su espectacular diseño artístico en el metro, en la playa,...

Hace un par de meses que disfrutamos de Child of Light para PS3, PS4, 360, Xbox One, Wii U y PC. Ubisoft nos regaló una aventura de rol con un apartado artístico realmente brutal. Gráficamente no es que fuera un prodigio técnico, pero el Ubi Art Framework (el motor del que ya disfrutamos en Rayman o más recientemente en Valiant Hearts) hacía un gran trabajo para recrear un cuento de hadas, el cuento de Aurora (nuestra heroína) en el reino de Lemuria.

Pero, lógicamente, no vamos a repetir todo lo que dijimos en su momento. Para eso ya está el análisis que hicimos en su momento. En esta ocasión nos centraremos en la versión de PS Vita, que acaba de llegar a PSN recientemente.

 

El mágico cuento de Aurora, en portátil

Al contrario de lo que hemos visto hace unos días en el análisis de Guacamelee! Super Turbo Championship Edition, la versión de PS Vita  de Child of Light no ofrece nada que no viéramos en la versión original de sus hermanas y primas lejanas mayores. Esta versión no es Super, porque no es superior al original.

Desde luego tampoco es Turbo, porque los tiempos de carga son mayores que en el resto de versiones. Esta tardanza es uno de sus mayores lastres para los que ya hemos jugado al original. Son sólo unos pocos segundos al pasar a los combates por turnos, pero se hace molesto. Tampoco es una versión para ganar ningún campeonato, aunque sí que cumple en algo: es una edición.

Otra de las novedades pasa por utilizar el panel táctil trasero o la pantalla táctil para controlar a Igniculus, la luciérnaga mágica que nos acompaña y que utilizamos para ralentizar el turno de los enemigos en los combates, acceder a cofres ocultos, iluminar partes del escenario o resolver pequeños puzles.

En PS4 ya podíamos utilizar el panel táctil del Dualshock 4 para controlar a nuestra fiel compañera, pero en Vita resulta engorroso. Si utilizamos la pantalla táctil tapamos con nuestros dedos la acción de la pantalla y si usamos el panel trasero activaremos sin querer (en demasiadas ocasiones) el poder de brillo de nuestra luciérnaga. Al final, lo mejor es decantarse por el stick analógico derecho aunque, para ser justos, también es la mejor forma de control en el resto de plataformas.

 

Ofrecer lo mismo, si es bueno, no es algo malo

Como veis, esta versión no cuenta con ningún añadido que nos haga querer comprarla si ya disponemos de alguna de las otras versiones (el que sea portátil no vale, que os veo venir). Ni siquiera hay opción de cross-buy o cross-save que nos permita ahorrarnos un dinero o pasar de una a otra versión usando la misma partida. Gráficamente son clavados y la pantalla de Vita ofrece, como siempre, una resolución más que digna. Verlo en una pantalla de 47" o verlo en la pantalla de la portátil ya es una cuestión de gustos.

Para los que no tengan el juego en ninguna de sus otras versiones pero sí una PS Vita, Child of Light es una opción más que recomendable, en parte por las virtudes del propio juego y en otra por el escaso catálogo de la portátil de Sony. Un notable juego de rol que nos ofrece todo lo que un juego del género debe tener pero nada que no hayamos visto ya.

Valoración

Tiene una gran dirección de arte y una banda sonora aún mejor, pero sus mecánicas no aportan nada al género.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

La dirección de arte y la banda sonora. Sencillamente geniales.

Lo peor

La jugabilidad es aceptable, pero no ofrece nada que no hayamos visto mil veces.

Lecturas recomendadas