Análisis

Análisis de Civilization Beyond Earth Rising Tide para PC

Por Jorge S. Fernández
-

Versión comentada: PC

Después de la llegada del nuevo Civilization, la conquista del espacio está un poco más cerca. Este Civilization tiene mucho que ofrecernos a pesar de que continuamente será comparado con el legendario Alpha Centauri. Después de más de tres lustros FIraxis sigue avanzando poco a poco para completar esta entrega nterplanetaria. Tras haber avanzado algunas de sus claves de la versión previa que hemos podido jugar, ahora vamos a ver si todo en esta versión final tiene tan buena pinta como nos lo pareció hace apenas quince días.

Retomar la senda del espacio por parte de Firaxis ha sido una de las mejores decisiones que ha tomado la compañía en los últimos años. Sin duda ha sido una bocanada de aire fresco dejar de lado la historia de la humanidad para forjar nosotros mismos nuestro propio porvenir en un planeta extraño y que tenemos que colonizar de cabo a rabo. Como es lógico, en esta ocasión, tras haberse asentado la especie humana más allá de las estrellas, las diferentes culturas y civilizaciones de la tierra deben empezar a explorar más allá de esta y a extraer recursos de allá donde todavía ninguna facción ha destacado, aquí es donde comienza la guerra por ser los más avanzados en la exploración marítima y en la gestión de estos recursos.

Hace apenas quince días que pudimos jugar a la versión previa de Civilization Beyond Earth Rising Tide por lo que no esperábamos muchos cambios respecto de las partidas que hemos podido jugar previamente, y que ahora se han podido extender un poco más en el tiempo.

El agua, un nuevo medio para expandirse

Desde luego si algún elemento estaba infravalorado en la entrega original de Civilization Beyond Earth esa era el agua, los océanos. Y es que en el juego original este elemento se mostraba ante nosotros como un simple espectador, mero conductor de alguna que otra unidad acuática que poca o ninguna trascendencia ofrecían al desarrollo del juego. Pero en Civilization Beyond Earth Rising Tide esto cambia por completo, hasta el punto que las ciudades que vamos a fundar, desarrollar y modificar van a suspenderse sobre el agua, en una suerte de urbes acuáticas que además ahora nos ofrecen una novedosa posibilidad. Y es que ahora estas ciudades flotantes son capaces de moverse de lugar, sí, como lo estáis leyendo.

Una de las opciones de construcción que podemos elegir cada vez que se ha terminado de construir una unidad o edificación, es la de mover la ciudad. Esto es posible por la flotabilidad de la ciudad, lo que le permite moverse de sitio y así aprovechar mejor los recursos a su alrededor. Movernos un hexágono con nuestra ciudad a cuestas nos costará más o menos cuatro turnos de media, una vez transcurridos estos nuestra ciudad estará preparada para poder moverse a otra zona adyacente. Las posibilidades que nos abre esto son variopintas, ya que ahora vamos a poder mover de sitio nuestra ciudad acuática, por ejemplo, con el objetivo de acercarla a algún lugar en el que su potente fuego a distancia pueda hacer estragos al enemigo, ya sea una facción hostil o los diferentes mutantes que merodean alrededor de nuestra ciudad acuática.

A pesar de la flotabilidad de la ciudad, y de que la expansión de esta se realiza sobre el agua, el funcionamiento de la expansión de la ciudad funciona igual que en tierra, creando trabajadores para fabricar granjas o generadores, e incluso abrir pozos de petróleo, si las profundidades del océano lo permiten. En cualquier caso estamos ante la principal novedad y lo que más nos ha sorprendido de esta expansión Civilization Beyond Earth Rising Tide.

Nueva unidades para aprovechar el potencial del agua

Una vez más, tal y como pudimos experimentar en el avance, el mar se lleva todo el protagonismo, porque Civilization Beyond Earth Rising Tide nos ofrece multitud de nuevas unidades, todas ellas enfocadas mayoritariamente a desenvolverse perfectamente en el mar. Ahora podemos ver nuevas unidades como los submarinos, y distintos tipos de lanchas y fragatas, que con las evoluciones tecnológicas cada vez nos ofrecerán un mayor poder destructivo. A esto hay que unir que también en alta mar se encuentran nuevas criaturas y mutantes.

La acción ya no sólo se encuentra en tierra, sino que el mar ahora también ofrece nidos de mutantes y extraterrestres, así como diferentes ruinas que también podremos explorar gracias a las unidades anfibias de exploración. Ahora gracias a estas unidades podremos montar expediciones también en el mar, lo que amplia y mucho las posibilidades de encontrar nuevos artefactos y así dotar a nuestra civilización de nuevos horizontes y capacidades de desarrollo.

La diplomacia recibe ahora más atención, evolución más completa ¿pero suficiente?

Una de las facetas más criticadas de este nuevo Civilization, es lo simple de su árbol tecnológico, de la evolución posible de las distintas unidades. Esto sigue siendo así en esta nueva expansión, aunque en menor medida. Como es lógico, la conquista del mar necesita de más tecnología para poder liderarla, por lo que en este aspecto sí han crecido las opciones disponibles, aunque no la forma de desarrollarlas. Si os decepcionaba la forma de evolucionar en la entrega original de Beyond Earth, seguiréis notando que os falta algo respecto de anteriores entregas más pulidas, no obstante, los cambios son suficientes como para poder engancharnos.

Ahora Civilization Beyond Earth Rising Tide nos ofrece también más artefactos, que podrán encontrar los exploradores y que nos permitirán evolucionar en más direcciones y de forma más minuciosa. Otra cosa de la que nos hemos dado cuenta en el desarrollo de estas partidas con Civilization Beyond Earth Rising Tide es que ahora debemos tomar muchas más decisiones de Quest, las que nos permiten evolucionar en una dirección u otra a nuestra civilización, imprimiendo con ellas nuestro propio sello personal al gobierno de nuestra ciudad acuática.

Ahora se nos consultan muchas más cosas, y por extensión estas tienen muchas más consecuencias sobre las mejoras que se producen en nuestra civilización ¿Podrían ser más? claro que sí, pero nos parecen suficientes para una expansión y nuevo material de este tipo. Otra de las áreas en que más ha crecido este Civilization Beyond Earth Rising Tide ha sido la de la diplomacia. Una diplomacia que ahora es más minuciosa, donde se pueden firmar acuerdos más pormenorizados con cada facción y obteniendo resultados de estas alianzas a más largo plazo. Ahora sí que hemos notado, al menos en esta versión de preview, tras jugar bastantes turnos, como sí tienen más peso estas alianzas y tratados en el desarrollo de nuestra civilización y nuestra relación con el resto de actores que se encuentran en el planeta.

Una forma distinta de jugar a Beyond Earth

En el desarrollo de una partida más larga de Civilization Beyond Earth Rising Tide, tal y como nos ha permitido hacer esta versión final del juego, hemos notado qeu respecto de la entrega original, esta es mucho más dinámica que la anterior, por el simple hecho de que las ciudades móviles nos ofrecen unas posibilidades de evolución y aprovechamiento de los recursos que antes no teníamos. El hecho de poder cambiar de sitio nuestra ciudad es todo un acierto, qeu sobre todo se nota a largo plazo en las partidas más largas, ya que nos permite cambiar nuestra estrategia de expansión respecto del enemigo en pocos turnos y así jugar de una forma distinta de como lo hacemos cuando nuestras ciudades se encuentran fijas en un lugar. Este es sin duda el principal cambio de esta nueva entrega y el que más hemos celebrado en esta versión final. 

Apartado técnico

Aquí no hay demasiadas novedades, quizás nos hemos dado cuenta de que Civilization Beyond Earth Rising Tide funciona más fluido gráficamente, manteniendo los parámetros gráficos en Ultra de la versión original, nos da la sensación de que esta expansión se desenvuelve de una manera mejor optimizada que su predecesor.

Esta versión final la hemos podido jugar traducida a nuestro idioma, algo que era de esperar en todo momento, por lo que aquí no hay sorpresas finalmente. Una vez más, las cinemáticas de Civilization Beyond Earth Rising Tide son sencillamente espectaculares, con una calidad poco usual en este tipo de juegos, y que una vez más vuelve a mostrar el gran trabajo de Firaxis en este aspecto para ambientar perfectamente el universo con el que nos tocará lidiar.

Conclusión

Estamos ante una expansión lógica de Civilization Beyond Earth. La irrupción del agua, los océanos y todo su protagonistmo es todo un acierto por parte de Firaxis, pero a pesar de que nos parecen geniales estos cambios, todo lo que os contamos en este análisis sabe a poco. Sin duda la movilidad de nuestras ciudades es un gran acierto, y la conquista del mar y su explotación es una evolución lógica del juego, pero el conjunto no difiere demasiado del título original como para hacer mucho mejor al juego. Nos da la sensación de que como en otras ocasiones, Firaxis necesitará aún de entregas extra para ofrecernos lo que realmente podría dar de sí una temática interplanetaria como la que nos propone Civilization Beyond Earth.

No cabe duda de que hay cambios trascendentales en el desarrollo del juego, pero nos da la impresión de que no suficientes como para justificar toda una expansión como esta. Más bien nos invita a pensar una vez más si estas opciones no se podían haber implementado en la entrega original, en lugar de casi un año después. No obstante para cualquier incondicional de la saga es un título imprescindible, y si no te has acercado aún a este juego o a esta última entrega planetaria, es un gran momento para hacerlo, ya que ahora Civilization Beyond Earth Rising Tide es un juego más completo, pero ¿lo suficiente? creemos que no todavía, Civilization Beyond Earth debe seguir madurando aún un poquito más para que se encuentre a la altura de sus predecesores, y eso que es un gran juego. El problema es que a Firaxis hay que exigirle mucho, porque en el pasado, nos ha dado también mucho.

Valoración

Una interesante expansión que tiene en el agua y su exploración su punto fuerte. Aun así nos sigue dando la sensación de que los cambios introducidos saben a poco.

Hobby

87

Muy bueno

Lo mejor

Las nuevas ciudades flotantes y todas las posibilidades que nos ofrecen, mejor diplomacia

Lo peor

Aunque ha mejorado, la evolución de las unidades sigue siendo simple

Lecturas recomendadas