Análisis

Análisis de CoD Black Ops Declassified

Por David Martínez
-

Mientras la versión de sobremesa rompe todos los records de ventas y jugadores online, este Call of Duty portátil fracasa en su intención de replicar esta experiencia bélica. Sus principales enemigos: una campaña cortísima y múltiples fallos técnicos.

La arquitectura de PS Vita, con dos sticks analógicos y botones L y R, parecía perfecta para trasladar un "shoot' em up" subjetivo. Nihilistic Software tuvo la oportunidad de convertir la saga Resistance a este formato, y ahora se enfrenta al reto de versionar la serie de más éxito de la generación... sin conseguirlo.

En primer lugar, el modo campaña se ha diseccionado en diez niveles independientes, ambientados en distintas localizaciones claves de la Guerra Fría, como Vietnam, Nicaragua o Europa del Este, y protagonizados por Alex Mason y Frank Woods. Sin embargo, cada uno de estos escenarios dura alrededor de cinco minutos (jugando con calma)  lo que convierte a Call of Duty Black Ops Declassified en una de las experiencias más cortas que hemos jugado en una consola en años. Lo peor de todo es que, además de breves, estas misiones son poco emocionantes.


La mecánica de juego conserva unos tiroteos ágiles, las entradas a cámara lenta en estancias pletas de enemigos y alguna zona de francotirador, pero se vuelve terriblemente repetitiva por culpa de unos enemigos muy poco inteligentes. Y es que el catálogo de fallos en la IA abarca todo lo imaginable: corren contra paredes, no nos detectan aunque estemos a su lado, disparan contra su propia cobertura (si es un coche, llegan a hacr que estalle) o nos atacan antes de que entremos en la estancia, ¿por sexto sentido?


Durante las misiones conseguimos puntos de experiencia, que nos permiten subir de nivel (sin una aplicación real en el juego) y también tenemos la posibilidad de competir contrarreloj en varios recorridos tipo killhouse, con siluetas de enemigos y rehenes. Lo que no es suficiente más que para entretenernos un par de horas, como mucho. Pero el plato fuerte es el modo online (o Ad hoc local).

El multijugador cuenta con cinco modos clásicos, incluyendo Baja Confirmada, para un máximo de ocho jugadores. Los mapas están basados en localizaciones del primer Black Ops, pero están recortados drásticamente, y tienen un diseño circular que convierte cada combate en un "correcalles". El hecho de utilizar la pantalla táctil para acuchillar a un enemigo o lanzar una granada requiere práctica, pero somos capaces de acostumbrarnos después de unas cuantas "pifias". 


Se agradece que Black Ops Declassified conserve el sistema de rangos y clases de sus hermanos mayores, y en nuestra experiencia, la conexión es sólida, y permite encontrar partidas sin demasiados problemas, pero el control estropea estas partidas. La sensibilidad de los sticks, y los problemas con la ayuda al apuntado hacen que cada enfrentamiento sea una cuestión de suerte, más que habilidad. Muchas veces, en el fragor de la batalla, hemos visto a compañeros de equipo disparándose entre ellos, debido al caos de la partida.


Tampoco los aspectos técnicos están a la altura. Los modelos de las armas son excelentes, y los efectos de luz convencen, pero los modelos de se repiten, hay texturas borrosas, y la física hace extraños. El apartado sonoro combina un buen doblaje al castellano con efectos que petardean y una banda sonora casi inexistente.


En conjunto, Black Ops Declassified es un juego fallido. No sólo queda a años luz de la experiencia de sobremesa, sino que tiene una mecánica repetitiva, un argumento confuso (las escenas de vídeo se han sustituido por imágenes de informes, mientras una voz nos habla de los progresos de Mason y Frank Woods) y el control requiere un verdadero esfuerzo hasta que somos capaces de defendernos. El multijugador puede darnos algunos buenos momentos, sobre todo si en su momento disfrutásteis de Call of Duty Black Ops, pero no compensa sus carencias en el resto de apartados.

*Todas las pantallas que acompañan a este análisis pertenecen a kit de prensa, ya que el juego no permite capturar imágenes con PS Vita.


Valoración

Un "shooter" decepcionante. El modo campaña es muy corto y está salpicado de fallos técnicos, mientras que el multijugador requiere un verdadero esfuerzo hasta que nos hacemos con el control.

Hobby

45

Malo

Lo mejor

Algunos momentos en el multijugador.

Lo peor

Muy corto, control sin ajustar, fallos en la IA.

Lecturas recomendadas