Análisis

Análisis coreografiado de Just Dance 4

Por Laura Gómez
-

Ubisoft confirmaba hace unos meses esta nueva entrega de su saga más bailable. Más de cuarenta temas con el mismo sistema de coreografías divertidas. El multijugador (hasta cuatro) y el modo batalla son los grandes detalles. Ojo, porque el título ha sido uno de los elegidos para el estreno de Wii U, con un quinto jugador que manejará el gamepad.

La franquicia Just Dance lleva años ganando el premio a reina del baile en los party games, tanto por variedad como por nivel de diversión. Just Dance 3 conseguió colocarse en el segundo puesto de los juegos más vendidos en Estados Unidos en 2011 y sus canciones se colocaron en los tops y listas de ventas inglesas durante meses.

No será menos con la cuarta entrega del juego de baile que más vende del mundo, que ha sido una de las elegidas para mostrar las bondades de Kinect y Wii U, además de lanzarse en Wii y PS3 (con Move). La propuesta de Ubisoft este mes de octubre y añade bastantes novedades a las entregas anteriores, manteniendo sus características básicas y más llamativas y cubriendo algunos elementos que echábamos en falta, como el modo batalla para picarnos con nuestros acompañantes.

Esta saga no puede faltar en las fiestas, sobre todo si no nos importa hacer el ridículo intentando imitar a los bailarines profesionales. No pasa nada, estamos en confianza.

Un catálogo de temas... para sudar

Los sistemas de control mediante sensores de movimiento están de moda, y si queremos aprovechar al máximo esta cualidad, qué mejor que un juego de baile de los de sudar en cantidades industriales con la sensor bar de Wii. La selección musical, como siempre, animada y muy bailable, aunque echamos en falta algunos títulos clásicos más variados a lo largo de los más de cuarenta temas que conforman el juego.

Las canciones con las que perderemos kilos son una retahíla de hitazos comerciales de artistas como Rihanna, Flo Rida, Selena Gomez, Nicki Minaj, Nelly Furtado, Justin Bieber o One Direction. También tenemos hueco para el dubstep descafeinado de Skrillex y para los virales de Internet, como la famosa “Call Me Maybe” de Carly Rae Jepsen, coreada por todos hasta la saciedad.

Sí, por todos, no mintáis. Junto a esta selección de temas más actuales, no faltan los clásicos, en conjunto más flojos que los propuestos en las anteriores entregas: Rick Astley (otro fenómeno de masas), Elvis Presley, Stevie Wonder, Barry White, They Might Be Giants o incluso la épica de Europe y su “The Final Countdown”.


La jugabilidad es idéntica a los anteriores títulos: los jugadores son juzgados por su capacidad de imitación de movimientos en la pantalla. Just Dance 4 no se reduce a bailar apelando a la precisión del Wiimote, sino que entra en juego la libertad de movimientos y los golpes de ritmo bien ejecutados para conseguir Gold Moves. Entre las novedades contamos con una actualización del modo Just Sweat, entrenamientos físicos llenos de todo tipo de estilos de baile para hacer ejercicio y practicar los diferentes géneros. Este modo incluye un temporizador y un recuento de calorías.

Just Dance 4 también permite crear “Dancer Cards”, unas tarjetas personalizadas para cada jugador con su nombre, puntuaciones y canciones favoritas. Cada coreografía tiene seis objetivos que superar para conseguir el mayor número de puntos. Cada vez que pasamos de nivel, desbloqueamos un “regalo” aleatorio: pueden ser “Dancer Cards” nuevas, mayores niveles de dificultad de alguna canción, mash-ups de varios temas y bailes, coreografías alternativas para ciertas pistas…

En el modo batalla que comentábamos más arriba, dos bailarines de dos canciones diferentes se retan durante seis rondas de alrededor de medio minuto cada una. Como siempre, el juego admite hasta cuatro jugadores, cinco en el caso de Wii U. Ese quinto jugador será el que controle qué canciones suenan y qué bailarines son los que deberán defender las coreografías (el llamado modo Puppet Master). La edición especial de Wii U también incluirá cuatro canciones exclusivas.

Fiesta de color

Uno de los puntos fuertes de Just Dance 4 es la ambientación de las pistas, más trabajada y psicodélica que en los títulos anteriores. Nos meten mejor en la atmósfera de la canción y seguir la letra viendo que es coherente con el estilo del tema es un punto a favor a la hora de acatar la coreografía.

En “Maneater” de Nelly Furtado, por ejemplo, bailamos junto a una femme fatale en un paisaje muy oscuro, y en “Rock N' Roll (Will Take You To The Mountain)” de Skrillex, nuestro bailarín lleva un mono negro lleno de cables de colores mientras partimos el suelo de una pista de baile llena de luces y rayos. La electrónica es lo que tiene. Los colores saturados del juego son un puntazo visual y le restan importancia a los rasgos de los bailarines para que mantengamos la concentración. Unos detalles ambientales geniales para introducirnos en las canciones, ¡al turrón!

Just Dance 4 cumple las expectativas. Continúa bien con el legado de sus antecesores añadiendo elementos jugables que giran siempre en torno a la diversión, que es la mayor virtud de la saga y por la que engancha tantísimas ventas. El único fallo que podemos sacar a la luz es, además de que la detección de movimientos solo capta los brazos, el miedo a que estén agotando los recursos en este tipo de juegos. Solo esperamos que no expriman mucho más esta fórmula con spin-offs y muchas más ediciones para que no caiga en el olvido. Reinventarse o morir, y si no que se lo digan a los fallecidos Guitar Hero y Rock Band.

Valoración

Esta entrega sigue siendo un juego de baile genial. Coreografías divertidas, estética muy llamativa e innovaciones acertadas. La detección de movimiento en Wii necesita mejoras.

Hobby

78

Bueno

Lo mejor

Multijugador y batallas. Estilo visual muy atractivo y coreografías divertidísimas. Los mash-ups.

Lo peor

La detección no es muy precisa. Es necesario un espacio muy amplio para cuatro jugadores.

Lecturas recomendadas