Análisis

Análisis curvilíneo de Dead or Alive 5

Por Daniel Quesada
-

Helena, Kasumi y el resto de "femmes fatales" de Dead or Alive vuelven a la carga con más golpes, mejores gráficos y algún invitado sorpresa. Que nos despistes sus voluptuosas luchadoras, porque en estos rounds un pestañeo se paga caro.

Han pasado cinco años desde que los contendientes de Dead or Alive se vieran las caras por última vez en una consola de sobremesa. En este regreso, la esencia sigue inalterada: lucha uno contra uno en los que los contraataques, las presas y los desvíos tienen un gran peso y con un ritmo realmente veloz, que requiere desarrollar un “instinto” especial contrarrestar los envites del rival en el momento justo. Y tampoco faltan los “juggles”: combos mientras el rival está en el aire cayendo al suelo. Los veteranos sabréis que son típicos de esta saga, sobre todo por lo desesperantes que pueden llegar a ser cuando es el rival quien nos está vapuleando...

Este clásico planteamiento de Dead or Alive se ha reforzado con algunas características tan de moda en los últimos juegos de lucha, como los duelos por parejas. Podemos formar equipos de dos luchadores y alternar el control entre ambos cuando queramos o incluso realizar ataques combinados. Todo esto ya lo han ofrecido otros juegos, pero DoA5 añade la opción de aprovechar los escenarios a nuestro favor.

¡Cuidado con dónde chocas!

Casi todos los rings de Dead or Alive 5 tienen las llamadas “zonas de peligro”, que ya estaban en el primer DoA y que causan un daño extra si lanzamos al rival hacia ellas: puede caer un misilazo, derrumbarse una estructura... No es nada que no hayamos visto ya en el género, pero el efecto visual resulta espectacular. Además, en determinadas ocasiones es posible "rematar" al rival. Por ejemplo, en un ring existe la opción de dejar al rival colgando de una cornisa. Si no hacemos nada, éste caerá a la calle y el combate siguirá ahí, pero también podemos darle un golpe en plena caída o propiciar que un camión se estrelle contra él.

También se mantiene el sistema de control de sus predecesores. Hay un botón para puño, otro para patadas, otro para bloquear y uno más para contraatacar. El de contraataque permite volver ciertos ataques del rival en su contra, pero no nos protege de determinadas presas. "Intuir" sobre la marcha cuál es el botón adecuado para cada ataque es fundamental. Si no has jugado a otros DoA o Virtua Fighter, al principio cuesta acostumbrarse, ya que desviar, contraatacar y realizar los “juggles” require bastante práctica.

El retorno de las ninjas top model

Dead or Alive no sería lo mismo sin su atractivo plantel de luchadores. Sí, nos estamos refiendo a las explosivas luchadoras, entre las que no faltan las clásicas Tina o Kasumi, que una vez más desafían las leyes de la gravedad con sus escotazos. En este sentido, a veces el modo Historia cae a menudo en el ridículo, al ofrecernos escenas de chicas peleando en “picardías” o al presentar diálogos y situaciones bastante tontorronas en general. En concreto, Zack nos parece insoportable, qué le vamos a hacer...

El propio modo Historia mezcla escenas de corte forzadísimas para justificar sus numerosos combates (alguien debería decirles que es mejor una campaña corta que una larga pero con escenas aburridas), aunque a medida que nos acercamos al final la cosa se pone más interesante.

En cuanto al plantel de personajes, se han incorporado cinco nuevos. Tres de ellos son "invitados especiales" que vienen de Virtua Fighter: Akira, Sarah y Pai son, muy posiblemente, los personajes de esta, hasta ahora, saga rival, así que su aparición aquí se agradece mucho. La otra recién llegada es Mila, una pelirroja practicante de artes marciales mixtas. Para terminar, tenemos a Rig, un corpulento luchador de Taekwondo.

Modos de machacar

Es cierto que el modo Historia es uno de los aspectos que más reforzados han salido en Dead or Alive 5. No sólo por su duración, sino también por la abundante cantidad de retos: en cada combate, podemos optar por ganar sin más o ejecutar también los movimientos especiales que se nos pidan. En el fondo, es como un larguísimo tutorial para cuando nos lancemos a luchar online. Pero, ¿qué otros modos de juego hay? Contamos con los clásicos Arcade, Contrarreloj, Versus o Supervivencia, mientras que online hay peleas igualadas, Lobby Match o pelea por invitación. Los más fotógrafos también podéis disfrutar de combates de la CPU contra sí misma o "replays" de los vuestros y tomar instantáneas, que podéis guardar en un álbum.

No es mala oferta, pero el problema reside en que ya hay muchos juegos que ganan por la mano en este aspecto. En concreto, títulos como Tekken Tag Tournament 2 son mucho más completos en el catálogo de modos, opciones y luchadores. En definitiva, no es un título que decepcione en ninguno de sus aspectos, pero tampoco alcanza la excelencia. Los usuarios de PS3 quizá sean los que más agradezcan la llegada del título, pues la saga aún no había pisado esta plataforma. Los de 360 deberían plantearse si hacerse con esta entrega o con la cuarta, que a estas alturas está en la línea Classics.

Valoración

Es la entrega más atractiva de la saga, pero necesitaría más originalidad y, sobre todo, variedad para estar en la élite.

Hobby

82

Muy bueno

Lo mejor

Su sistema de lucha recompensa a quien invierta tiempo en él. Los cameos de Virtua Fighter.

Lo peor

No aporta nada nuevo al género. Se queda algo corto para los tiempos que corren.

Lecturas recomendadas