Análisis

Análisis de Cut the Rope Pack 3 JUEGOS para 3DS

Por Juan Carlos García
-

Versión comentada: 3DS

Si quieres alimento para tus neuronas, qué tal la deliciosa barra de proteínas que ofrece Activision en formato tarjeta de 3DS. Puedes llevar Cut the Rope en la mochila, y tomarla cinco veces al día.

Millones de unidades vendidas en dispositivos móviles y dos versiones para portátiles Nintendo (en 2011 para DSi descargable y en 2013 para 3DS también digital) no son suficientes para Om Nom, la estrella verde de este juego de células grises, que protagoniza una desafiante propuesta en 3DS. Una propuesta que en realidad son tres.


Om Nom, el rey de los caramelos

Si ya estas familiarizado con Cut the Rope, sobran las presentaciones. Un poco más abajo nos ocupamos de la crítica: salta directo. Si acabas de aterrizar de la Luna o se te había ido la cobertura durante años y acabas de recuperarla, te cuento que Cut the Rope es un puzzle endiablado, un estruja cerebros de los de concepto simple, mal perder y miles de intentos por superar cada pantalla y desbloquear nuevos niveles.

No es fácil llevar el caramelo a la boca de Om Nom, y menos recogiendo las (tres) estrellas por el camino. El caramelo cuelga de una cuerda, o de varias, y al cortarlas el efecto puede ser el que esperas, si tienes eso que llaman perspectiva espacial y capacidad de anticipación, o el que no esperas, que suele ser lo normal. Cortar la cuerda es el reto, pero el puzzle no se conforma con saber qué cuerdas cortar sino que te exige hacerlo en el momento justo. En una sucesión de cortes rápidos, precisos, ajustados. Y además, según superas las pantallas y te va picando el gusanillo, nuevos elementos aparecen para complicarte la existencia: burbujas, cuerdas elásticas o invisibles, sopladores, plataformas móviles... Un lío.

¿650 niveles del tirón?

A vosotros no se, pero a mi esto me impone un poco. Saber que me esperan 650 niveles de creciente dificultad, con puzzles capaces de freír neuronas por medio, me intimida. Pero me estimula con la misma intensidad. Y por varias razones. La primera es que un acto tan simple como cortar las cuerdas esconde detrás un despliegue de física en el penduleo y caída que no te deja mirar hacia otro lado. La segunda, la precisión con que obedece a nuestras órdenes, para lo bueno y para lo malo. Y la tercera, que termina resultando (muy) difícil dejarlo en paz. Pero no hay tregua, debes dejar de mirar a la cara del comecaramelos y descansar. No es posible hacerse las más de 50 horas de juego de un tirón, no me seas bestia. Como digo en la entradilla, mejor en cinco tomas al día.

Cuando decidas darte un descanso, puedes disfrutar de los 18 episodios-píldora de Om Nom stories ‘Viajes en el Tiempo’ que incluye el juego para la pantalla de arriba. Da para entretenerse, porque los personajes son encantadores y las historias muy simpáticas, aunque cortitas. Mejor aún si lo ves con peques cerca. Eso si, no están en 3D. Y lo mismo que te decíamos antes: no te los veas del tirón, te pega un subidon de azúcar seguro.

¿Qué más ofrece en 3DS?

Y ahora, la pregunta que esperabas. ¿Que aporta jugar cut the rope en 3DS? Cómo lees en su carátula, un tres en uno. La entrega original junto a dos secuelas que han visto la luz también en sus versiones para móvil: Experiments y Time travel. ¿Sabes en qué se diferencian?

Respecto a la entrega original, Experiments desafía con son siete escenarios de nombres tan sugerentes como Colina del Hormiguero  y nuevas mecánicas, de la mano de un profesor que está decidido a descubrir por qué Om Nom siente esa pasión por los caramelos. Aquí la velocidad y el tiempo son aun más básicos, porque esta vez las estrellas no aguardan pacientemente en su sitio: son atacadas por insectos o tienen un tiempo límite... Los puzles tienen más profundidad, pero ya no resultan tan placenteros.

Time Travel redobla la apuesta con dos Om Nom a los que alimentar. Dos glotones en casa significa redoblar esfuerzos para satisfacer sus necesidades. Además le añade el rollo histórico, porque nos lleva de viaje por siete periodos de la humanidad (desde la edad de piedra a la zona disco) en los que tus Om Nom se 'adaptan' con sus disfraces a cada época. Y como esperabas, el camino hacia los caramelos se complica aun más. La filosofía es la misma, pero hay más variables, elementos, obstáculos, nervios... Eso sí, el botón de ‘intentálo de nuevo’ sigue ahí, impertérrito, en la esquina inferior izquierda, llamándote a voces para que vuelvas a probar, a repensar, a acertar. Junto a él, Time Travel añade otro botón mágico, uno que detiene el tiempo. Y entonces las variables que atender se multiplican por 1.000, aunque las sinapsis cerebrales, de momento, no lleguen a la mitad. Habrá excepciones, por supuesto.

Om Nom te atrapa

No es un decir, es de verdad de la buena: Cut the Rope atrapa sin remedio, gota a gota, con una eficacia inusitada. Y más cuanto más practicas, porque si avanzas descubres que hay nuevos retos que van mucho más allá de cortar cuerdas. Gráficamente todo tiene un aspecto muy amable, casi tan dulce como los caramelos protagonistas. Además, todo en él funciona como es debido. Y en horas de juego no tiene rival. Es una oportunidad inmejorable para tenerlo todo juntito, en la consola con la que juegas. Y tiene una buena colección de logros con los que saciar tus ansias de record. Se puede pedir más, por supuesto, pero no más bonito ni dulce, ni con tantos niveles. Y ya sabes: con moderación.

Valoración

El clásico de móviles multiplicado por tres. Es decir, la experiencia Cut the Rope más completa que te puedas imaginar. Ojo con los caramelos, que son muy adictivos.

Hobby

79

Bueno

Lo mejor

La abundancia de niveles y desafíos. La personalidad de Om Nom. La física de las cuerdas.

Lo peor

Que ya lo hayas exprimido en otros formatos, y no tenga el suficiente encanto para ti.

Lecturas recomendadas