Análisis

Análisis de Darksiders II en 360 y PS3

Por Borja Abadie
-

THQ y Vigil Games vuelven a acertar de pleno con Darksiders II, la historia de Muerte, otro de los jinetes del Apocalípsis, que emprende un viaje para salvar la honra de su hermano Guerra, el protagonista de la primera entrega. Más Muerte, ¡y mejor!

El Apocalípsis ha acabado con la humanidad, la guerra entre ángeles y demonios está abierta, y para colmo, nuestro hermano, Guerra, ha sido acusado por el Consejo Abrasado de empezar todo el lío. Nuestro protagonista, Muerte, decide salir rápidamente a limpiar el nombre de su hermano. Para ello tiene que devolver a la vida a la extinta humanidad, al tiempo que descubre, por el camino, un sinfín de conspiraciones entre Cielo e Infierno.

Nuestra aventura comienza en el País de las Fraguas donde conocemos a la verdadera amenaza de esta entrega: la corrupción, que ha ido inutilizando y destruyendo todo aquello con lo que se ha encontrado, incluidas las fraguas de los Hacedores o el Árbol de la Vida, que se supone que puede resucitar a los humanos. A medida que avanzamos descubrimos que no todo es tan simple y que vamos a tener que pelear mucho más para conseguir nuestro objetivo, visitando otros mundos, como el reino de los muertos, por ejemplo.

Batallas veloces

Los combates han mejorado bastante. Mientras que en la primera entrega el estilo era más pausado, con golpes contundentes y enemigos que al mínimo tajo nos dejaban "tiritando" la barra de energía, en esta ocasión nuestro anti-héroe es mucho más ágil. Eso se traduce en unas peleas más dinámicas, en las que esquivar constantemente resulta fundamental y donde los combos son indispensables. La velocidad de juego en general ha aumentado con creces, incluso durante las numerosas zonas plataformeras. Este jinete es un auténtico acróbata: puede saltar, escalar paredes, rebotar en ellas dando saltos, como si fuera un "Super Muerte Bros.", o avanzar corriendo por las paredes en horizontal.

Y es que, como sucedía en el original, la mezcla de géneros e ideas de otros juegos, vuelve a ser su mayor virtud, sin perder su propio estilo y con un desarrollo coherente en todo momento. Todos estos elementos son geniales, con más posibilidades plataformeras que en Darksiders, más armas y estilos distintos, y con jefes finales brutales. El tamaño de algunos de estos "bichejos" es sencillamente gigantesco, y la mayoría requieren pensar un poco la estrategia para derrotarles, más allá de aporrear como un loco los botones.

Además, si nos quedamos con ganas de pelea, podemos jugar al modo Crisol, una arena de batalla en la que debemos superar 100 oleadas con rivales cada vez más letales. Cada cierto tiempo nos permiten salir de la arena, obteniendo la correspondiente recompensa, aunque si aguantamos más oleadas, su valor aumenta, al tiempo que lo hace el peligro.

A Muerte le va el rol

El equipamiento ha cambiado sustancialmente, como podéis ver en éste vídeo. Aunque Muerte cuenta, como no podía ser de otra manera, con multitud de guadañas, también encontramos cientos de armas o piezas de armadura con las que equiparse. Podemos equiparnos con hachas, martillos, mazas, guanteletes,... y muchas de ellas tienen habilidades especiales, como conseguir más dinero o experiencia de los enemigos, impregnar en fuego o hielo nuestras guadañas, o robar vida a los rivales con cada golpe.

Pero lo mejor es que algunas de ellas (las que están poseídas) podemos mejorarlas utilizando otras piezas, con lo que podemos configurar el equipo a nuestro gusto, mezclando las habilidades de armas y armaduras que más nos gusten o nos interesen. Incluso los que hayan jugado al original, y conserven la partida, recibirán un merecido premio por su fidelidad al inicio del juego, con ítems especiales. Además, Muerte va aprendiendo "trucos" al subir de nivel.

En el completo árbol de habilidades disponible, podemos desarrollar la rama de nigromante, que nos permite invocar a difuntos para que luchen a nuestro lado, por ejemplo, o la rama de cosechador, más centrada en nuevos y demoledores ataques, como el tajo teletransportado, que hace que Muerte aparezca detrás de sus enemigos para envolverles en llamas con sus guadañas. Como véis, las posibilidades de personalización, tanto visuales (con las piezas de armadura y armas) como sobre todo a nivel de habilidades y atributos es mucho más completa e interesante que en la primera parte de la franquicia.

Recorriendo el mundo

La exploración y los puzles se han reducido en cierta medida. Los escenarios son 4 veces más grandes que en su antecesor, por lo que contamos con nuestro caballo Desesperación prácticamente desde el inicio para explorarlos a buen ritmo. Para evitar que recorramos los mismos escenarios una y otra vez, la localización de los cofres aparece siempre en nuestro mini-mapa, sin necesidad de encontrar antes un mapa que nos lo aclare, como le sucedía al pobre Guerra.

Los puzles, sobre todo durante las 10 primeras horas de juego, son bastante sencillitos, en especial para los que jugasen al original, pues son muy, muy parecidos. Eso no quita para que no nos encontremos con algún que otro quebradero de cabeza, sobre todo al avanzar en la aventura. La clave es que, al haber aumentado las dimensiones del juego en general, todo tiene que suceder más rápido, o la aventura se haría demasiado larga. En cualquier caso el equilibrio es perfecto, mezclando plataformas, combates, puzles y elementos roleros con más acierto aún que en el primer título de la saga.

Mismo motor, misma calidad

Técnicamente no ha cambiado mucho, utilizando el mismo motor de Darksiders con algunas mejoras en la distancia de dibujado o en las texturas, pero no consigue sorprender en ningún momento, como hizo la entrega previa. Han pasado 2 años desde entonces, y hay muchos juegos superiores gráficamente, aunque eso no significa que el conjunto no sea muy sólido, con animaciones geniales y los espectaculares diseños de Joe Madureira, dibujante de cómics en la Marvel, que una vez más consigue que el juego tenga su propio estilo, muy distinto al de sus competidores.

Darksiders II es, como ya nos pareció en el avance, una de las aventuras más completas del año que ningún "jugón" debe perderse este verano. Siempre hay algo de tiempo entre baño y baño, ¿no?.

Valoración

Vigil Games vuelven a crear un jinete ganador. Tiene de todo: rol, acción, puzles, buen argumento... El desarrollo nunca cansa, aunque echamos en falta una mayor innovación jugable y, sobre todo, técnica. ¿Quizá en la nueva generación?

Hobby

91

Excelente

Lo mejor

Los combates son muy completos y la mezcla de géneros mantiene en todo momento la coherencia.

Lo peor

Ha perdido el factor sorpresa del original y al apartado gráfico apenas ha evolucionado.

Lecturas recomendadas