Análisis

Análisis de Darksiders II en Wii U

Por Borja Abadie
-

THQ se estrena en Wii U sin arriesgar demasiado con su aventura más bestia, Darksiders 2. Una conversión pura y dura, sin extras exclusivos y sin explotar demasiado el nuevo gamepad. Eso sí, Muerte sigue en plena forma y vuelve a ofrecernos un juegazo.

Muerte, uno de los Jinetes del Apocalipsis llega a Wii U tras su triunfal sangría en otras consolas. Seguro que has oído que es lo más parecido a un Zelda que puedes encontrar, pero ni Link se parece al jinete, ni esto es Hyrule.

La ambientación, creada por el dibujante de la Marvel Joe Madureira (que parece que podría abandonar Vigil Games) es mucho más oscura, adulta y gore. La mecánica de juego es lo que une a ambos títulos. A nuestra disposición tenemos un enorme mapeado repleto de mazmorras, en el que las plataformas, los combates y los puzles se entremezclan en un cóctel... mortífero.

El argumento se centra en la acusación por parte del Consejo Abrasado a nuestro hermano Guerra (protagonista de la primera entrega) de haber extinguido la raza humana. Para limpiar su "buen" nombre tenemos que recorrer el País de las Fraguas y muchos otros escenarios para dar con el Árbol de la Vida, que puede resucitar a los humanos, en principio.

La muerte nos sienta genial

Los combates son realmente dinámicos. Combos y esquives son la esencia de las veloces peleas. Podemos equipar dos armas: unas guadañas (como Muerte que somos) y una secundaria, que pueden ser hachas, mazos, guanteletes...

La cantidad de inventario disponible es realmente brutal, al más puro estilo rolero, con cientos de armas y piezas de armadura que, además, pueden contar con habilidades especiales, como robar vida al enemigo con cada golpe o conseguir más dinero y experiencia, por ejemplo. También podemos sacrificar (en lugar de venderlo en tiendas) nuestro equipo obsoleto para mejorar los objetos poseídos.

Además, podemos adquirir nuevas habilidades al subir de nivel, gracias al árbol de habilidades, dividido en dos ramas. Nigromante nos permite invocar a difuntos para que luchen a nuestro lado, mientras que Cosechador se centra en nuevos ataques, como hacer que Muerte se teletransporte detrás de sus enemigos para envolverles en llamas con sus guadañas.

La exploración está marcada por un alto componente plataformero. Y es que nuestro protagonista es un verdadero acróbata: puede saltar, escalar paredes, rebotar en ellas dando saltos o correr por muros en horizontal como si fuera el mismísimo Príncipe de Persia. Además, los escenarios (4 veces más grandes que los de la primera entrega) son gigantescos, por lo que contamos con nuestro caballo Desesperación desde el comienzo del juego para recorrer los mapeados.

¿Y qué hay del gamepad?

Con el nuevo mando de Wii U podemos gestionar el inventario o cambiar de armas y hacer ataques especiales sin pausar la acción. El problema es que la interfaz no se ha rediseñado, por lo que pulsar algunas casillas se hace complicado (más aún en mitad de las peleas). Los iconos son extremadamente pequeños y su colocación, desde luego, no es la más acertada.

También podemos aprovechar el giroscopio para nadar o esquivar ataques, lo que resulta bastante fluido si te acostumbras a ello. Además, es posible jugarlo íntegramente en la pantalla del mando, lo que siempre es bienvenido. Todas estas posibilidades son opcionales, por lo que siempre podemos jugar usando solo los botones. Y la verdad es que es lo más cómodo, en especial para acciones como esquivar o hacer ataques especiales.

Técnicamente sufre de los mismos defectos del original, es decir, algo de popping y bajadas en la tasa de frames que producen tirones, de un modo más acusado en esta versión, pero que no empañan la experiencia de juego. Como añadido en Wii U, el DLC La Tumba de Argul está disponible de serie, ofreciendo 3 horas más de juego a una aventura de por sí longeva, alcanzando las 20-25. Si te gusta Zelda (y más te vale que así sea) no te lo puedes perder.

Valoración

La mezcla de géneros es muy efectiva, con rol, acción, puzles, plataformas, buen argumento... El desarrollo nunca cansa, pero es verdad que en esta versión de Wii U echamos en falta un mayor aprovechamiento del gamepad.

Hobby

90

Excelente

Lo mejor

La mezcla de géneros es brutal. La ambientación tipo cómic de Joe Madureira.

Lo peor

El mando está muy poco explotado. Tiene algunos fallos técnicos, como popping y tirones.