Análisis

Análisis de Total War Shogun 2: La Caída de los Samurái

Por Jorge Portillo
-

La continuación de Shogun 2, uno de los mejores juegos de estrategia de los últimos meses, ya está aquí, y nosotros te contamos todo lo que necesitas saber.

La llegada de una expansión para un juego excepcional (y en otra cosa no, pero estaremos todos de acuerdo en que Shogun 2 es excepcional, ¿verdad?) es siempre acogida por los aficionados con una mezcla de expectación e inquietud. ¿Estará a la altura del original? ¿Será una desilusión? Pues bien, para que podáis seguir leyendo con toda tranquilidad os aclaramos desde ahora mismo que La Caída de los Samurái, expansión autojugable para Total War Shogun 2, no solo no solo está a la altura, sino que hace un excelente trabajo ampliándolo y mejorándolo en un montón de aspectos. ¿Estás ya más tranquilo? Pues entonces sigue leyendo, que pasamos a los detalles.

Dos juegos en uno

Por si acaso has pillado la película empezada y no conoces la serie Total War (es poco probable, pero oye, cosas más raras se han visto) comenzaremos desde el principio y te explicaremos en pocas palabras que el sistema de juego de La Caída de los Samurái combina, como siempre en la serie, la estrategia por turnos con las batallas en tiempo real. La primera parte se desarrolla sobre un mapa, en este caso de la isla de Japón, en el que debes tomar las decisiones sobre el desarrollo de tu clan. Puedes desarrollar y mejorar tus provincias, investigar en nuevas tecnologías, establecer rutas comerciales, negociar con otros clanes y, por supuesto, producir unidades militares y desplazarlas de un lugar a otro del mapa.

Precisamente la segunda parte se pone en marcha cuando al desplazar a tus unidades entran en conflicto con las del enemigo. Entonces la acción se traslada a un campo de batalla y pasas a controlar a tu ejército (o a tu flota, si se trata de una batalla naval) en un complejo combate en tiempo real, tan intenso y frenético como repleto decisiones estratégicas y tácticas.

Lo mejor de todo es que el juego te ofrece total libertad para disfrutar estos dos tipos de jugabilidad en la proporción que tu quieras. O sea, que si prefieres el planteamiento estratégico, puedes centrarte en el mapa general y dejar que las batallas las resuelva la CPU automáticamente. En cambio, si lo tuyo es la táctica y el fragor del combate, puedes pasar de la campaña y dedicarte a jugar batallas rápidas, personalizadas o históricas, a tu gusto. En cualquier caso, es la combinación de estos dos aspectos, cada uno en su justa medida, la que ha conseguido que la serie Total War sea una referencia indiscutible entre los juegos de estrategia y la que hace que hoy, diez años de la aparición del primer juego de la serie, el Shogun Total War original, sigue siendo tan adictiva y apasionante como entonces, y es que, como los buenos vinos, algunos juegos no hacen sino que mejorar con el paso del tiempo.

Más de todo

Por lo que respecta a las novedades que incorpora esta expansión con respecto al Total War Shogun 2 original, la primera de todas afecta, lógicamente, a su  ambientación y es que La Caída de los Samurái transcurre en el Japón del siglo XIX, 400 años después de los eventos relatados en el juego original, en pleno conflicto entre el trono imperial y el último shogunato. En este conflicto se centra la  nueva campaña incluida, que te traslada al año 1864 y que al elegir tu clan te obliga a tomar partido entre los partidarios del imperio y los del shogunato.

Aparte de esta campaña, por supuesto, La Caída de los Samurái incluye montones de nuevos contenidos, entre ellos, seis nuevos clanes, cada uno con sus propias características especiales y 50 nuevas unidades militares –40 terrestres y 10 navales– entre las que destacan las introducidas por las potencias occidentales, como ametralladoras Gatling, barcos de vapor, cañones..., y que suponen un vuelco en la forma tradicional de hacer la guerra en la época.

Además, se han introducido también tres nuevos tipos de agente especial, nuevos escenarios y batallas históricas, así como numerosos cambios en la jugabilidad, mejorando, por ejemplo, la mecánica de las batallas de asedio, introduciendo por primera vez en la serie los ferrocarriles (que te permiten mover mucho más deprisa ejércitos y agentes por tus regiones), incorporando nuevas potencias extranjeras con la que tendrás que negociar para obtener nuevas tecnologías y reclutar algunas de las nuevas unidades militares o aumentando de uno a cuatro el número de avatares disponibles en el modo multijugador.

Genial, como siempre

Por lo demás, donde esta expansión no ha variado con respecto al original es en  su apartado tecnológico y en su diseño artístico, lo que por supuesto son buenas noticias, ya que quiere decir que sigue siendo, a partes iguales, tan impactante y espectacular como aquél. Y eso, en realidad, debería ponerte las cosas fáciles a la hora de decidirte sobre La Caída de los Samurái...


Vamos, que si no te gustó Shogun 2 (sí, también es poco probable, pero, de nuevo, cosas más raras se han visto) ciertamente no vas a encontrar nada en esta expansión que te haga cambiar de opinión. A cambio, si como nosotros piensas que el original es uno de los mejores juegos de estrategia de los últimos años y te quedaste con ganas de más, en La Caída de los Samurái te vas a encontrar con las mismas jugabilidad, diversión y profundidad estratégica, acompañadas de novedades y ajustes más que suficientes como para prolongar la diversión una buena temporada. No parece una mala oferta, ¿verdad?

Valoración

El mejor juego de estrategia del año pasado se renueva con nuevos contenidos realmente interesantes, mientras mantiente su soberbia jugabilidad y su impecable tecnología. ¿Alguien da más?

Hobby

94

Excelente

Lo mejor

Su abrumadora profundidad estratégica y su sobrecogedora ambientación oriental. ¡Soberbio!

Lo peor

A pesar de los tutoriales, resulta algo complicado "hacerse" con su funcionamiento.

Lecturas recomendadas