Análisis

Análisis de Zelda: Ocarina of Time 3D

Por José Luis Sanz
-

No temáis, que no vengo a inventar la pólvora. Más que nada porque en el caso de The Legend of Zelda Ocarina of Time (sin el 3D) lleva ya 13 años inventada. Así que una vez que Nintendo ha decidido añadirle una tercera dimensión y lavarle la cara para que tenga una apariencia de actualidad brutal en Nintendo 3DS... ¿qué decir?

Para muchos, es este The Legend of Zelda Ocarina of Time el que más apasiona a los Zelderos de todo el mundo... y aunque no es mi caso, debo reconocerle su decisiva influencia en todo lo que vino después. Que no es poco. 

Nintendo ha decidido, con el típico buen gusto que le caracteriza, darle la llave de las 3D sin gafas al primer juego 3D (poligonal) de la serie tras su paso triunfante por Super Nintendo y las distintas Game Boy. Así que en 1998, cuando llegó The Legend of Zelda Ocarina of Time, ¿podéis imaginar la que se montó?

Lo mismo de 1998 pero en 3D

Así las cosas y 13 años mediante... ¿qué decir? The Legend of Zelda Ocarina of Time 3D tiene un desarrollo exacto al juego de Nintendo 64. Es decir, que vamos a tener que hacer lo mismo en los mismos sitios. Pero a diferencia de aquella versión, esta la tendremos en perfecto castellano (textos, porque las voces brillan por su ausencia) y no necesitaremos recurrir al viejo libro con las frases traducidas para ver lo que nos están diciendo.

Su desarrollo, además, recuerda todavía a esa vieja puesta en escena 2D de los The Legend of Zelda Awakenings de principios de los 90, donde el mapa de juego estaba a la vista y debíamos recorrerlo aberiendo nuevas mazmorras alrededor de un cogollo central que, aquí, es el palacio de la princesa Zelda o el bosque Kokiri... según se mire.

En The Legend of Zelda Ocarina of Time cuesta dejar la partida, primero, por lo divertido que sigue siendo a pesar de las ideas ya superadas de la serie y, también, porque al guardar la partida y volver un tiempo después a retomarla, tendremos que aparecer siempre en el bosque Kokiri (salvo que estemos ya dentro de una mazmorra) y eso supone darse un paseíto hasta la parte del mapa en la que andamos investigando.

Pensaréis... "para decir estas cosas, mejor estás calladito". Bueno, es obligación de los que conocimos el juego original avisar de estas cosas porque a medida que pasa el tiempo, viejas costumbres como esa (grabar la partida y salir siempre en la otra punta del mapa) se hacen cada vez más insoportables, por muchos atajos que nos pongan. Y si no, recordad los más viejunos del lugar cuando no se podían guardar las partidas en los primeros juegos de Spectrum o consolas. ¿Imagináis?

¿Y de los cambios qué?

Nintendo ha tenido claro desde el principio que The Legend of Zelda Ocarina of Time 3D debía tener ciertas mejoras, sobre todo, en lo que tiene que ver con el apartado técnico que Nintendo 3DS puede aportar. Así que en ese sentido lo tiene todo bueno y bonito: gráficos, 3D sin gafas y ciertas innovaciones en el control del juego.

De lo primero, se nota una depurada actualización de texturas que apenas tienen que ver con los colores casi apagados de Nintendo 64. Hay más sombras, detalle en los elementos y efectos especiales para adornar los acordes de la Ocarina, por ejemplo, aunque hay otros muchos. También, las viejas pantallas 2D con gráficos prerrenderizados (de moda a mediados de los 90 por culpa de la palabra multimedia) se han cambiado y ahora no desentonan con el resto de escenarios y gráficos, como la casa en el árbol del bosque Kokiri y la llegada al castillo de la princesa... ¡¡cómo se nota la manita de pintura!!

En las 3D... ¡¡qué decir!! Es una maravilla. Están muy bien hechas y, lo más importante de todo, no han tenido que forzar la perspectiva o inventarse otra nueva para que el juego gane en realismo e inmersión. Hay momentos en los que parece que estamos ahí metidos y que Link va a saltar sobre nosotros. ¡¡Es total!! Y Navi, el hada, hay momentos en los que parece que se va a colar en nuestros ojos...

Y finalmente, el control de The Legend of Zelda Ocarina of Time 3D con el gisroscopio es útil y muy, muy divertido porque no hay que tocar nada para, por ejemplo, apuntar con el tirachinas a un enemigo o mirar a nuestro alrededor en el escenario. Eso sí, el único punto débil de este modo de control es que (yo al menos, sorry) pierdo la perspectiva 3D en cuanto muevo la consola sin hacer un seguimiento con la cabeza. En mi opinión, se pierde con demasiada facilidad el efecto 3D cuando utilizamos el giroscopio...

Eso sí, también he sometido esta pregunta (¿pierdes las 3D con facilidad?) a otros compañeros de redacción que están como locos jugando con este The Legend of Zelda Ocarina of Time 3D y os puedo decir que me niegan que a ellos les ocurra por lo que, no lo descartéis, pueda tratarse de una falta de habilidad por mi parte para colocarme frente a la 3DS...

The Legend of Zelda al fin y al cabo...

Tanto si eres un fan del clásico de 1998 como si no lo conoces todavía, The Legend of Zelda Ocarina of Time 3D es de esos juegos que hay que disfrutar por su portentoso cargamento de diversión made in Miyamoto. No en vano, sus usos clásicos y costumbres de otra época sirven para comprobar que la serie nunca fue tal y como la conocemos hoy en día y que Nintendo, poquito a poco, ha ido añadiendo mejoras que han depurado su desarrollo hasta hacerlo, casi, perfecto.

Sin duda, The Legend of Zelda Ocarina of Time 3D es lo mejor que le ha pasado a Nintendo 3DS en su corta vida y la razón más importante que nos puede mover a ir a la tienda para comprarnos una consola de estas y jubilar en el cajón de los recuerdos a nuestra DS de toda la vida.

Y aunque The Legend of Zelda Ocarina of Time 3D es un juego de 100 sobre 100, es de justicia restarle el factor de corrección de sus pequeños defectos propios del paso de los años que, si bien los más viejunos sabremos apreciar, las nuevas generaciones curtidas en el quick&play bien podrían ponerle reparos...

¡¡Pero vamos!! The Legend of Zelda Ocarina of Time 3D es una joya que hay que tener en la estantería junto al cartucho original de Nintendo 64, su continuación (The Legend of Zelda Majora's Mask) y las posteriores revisiones para GameCube (The Legend of Zelda Ocarina of Time Master Quest). ¡¡Obra magna!!

Valoración

El rediseño gráfico es increíble y las 3D están aplicadas con un gusto que merecen realmente la pena. Y por supuesto, ¡¡es un Zelda!! Lo que significa mucho.

Hobby

95

Excelente

Lo mejor

El remozado aspecto gráfico y el uso de las 3D y el giroscopio.

Lo peor

No guarda la partida en el punto exacto por el que vamos...

Lecturas recomendadas