Análisis

Análisis de The Witcher 2 en Xbox 360

Por Borja Abadie
-

The Witcher 2, uno de los mejores juegos de PC del 2011, llega a Xbox 360 cargado de nuevos contenidos y con ganas de ofrecer a los jugones de consolas una propuesta diferente.

El argumento de The Witcher 2 nos pone en la piel de Geralt de Rivia, el mismo protagonista de la primera entrega de este RPG. Se trata de un brujo que ha perdido la memoria (menudo topicazo) y emprende un largo viaje para detener al asesino del Rey, al tiempo que descubre su propio pasado.

Como buen juego de rol, tenemos que explorar un gigantesco mundo repleto de monstruos, elfos, enanos y demás fauna de fantasía. Dialogar con otros personajes puede sacarnos de más de una situación comprometida, pero si no somos capaces de convencerles por las buenas, también podemos usar nuestra magia (al más puro estilo jedi) para que se pongan de nuestra parte; incluso podemos intimidarles. La historia y la trama están muy bien contadas, y las decisiones que tomemos y a quién apoyemos determinarán el futuro de todas esas razas y el nuestro, hasta el punto de que podemos llegar a presenciar 16 finales diferentes. El modo historia dura unas 30 horas, pero no tiene modos online.

Combates divertidos y desafiantes

Los combates mezclan espadas y hechizos a partes iguales y, al contrario que en otros títulos roleros, la mayoría de nuestras habilidades tienen una aplicación real y necesaria. Llevamos una espada de plata para atacar a los monstruos y otra normal para los humanos, elfos, enanos… Podemos esquivar, contraatacar, etc. Incluso las bombas o las trampas que podemos fabricar son indispensables. Al abrir el menú se ralentiza la acción, dándonos tiempo a que escojamos la magia que queremos usar, los proyectiles, trampas y demás. Esta es una de las mayores virtudes del juego, ya que aunque las animaciones a veces son un poco toscas, los combates resultan variados, divertidos y desafiantes.

Aunque estamos peleando la mayor parte del tiempo, a Geralt también le gusta entretenerse con tareas secundarias que nos permiten ganar dinero fácil y el respeto de los aldeanos. Nos referimos al póquer de dados, los pulsos (un minijuego que nos exige precisión y capacidad de reacción con los botones) o las peleas a puñetazos.

Ojito con estas escenas…

El estilo de The Witcher 2 es mucho más adulto que el de otros juegos de rol. Vivimos momentos muy salvajes durante los combates, especialmente en las escenas tipo fatality, y no se corta ni un pelo con el lenguaje, ni a la hora de mostrar las escenas de sexo más explícitas vistas en consola (el gran aliciente para algunos). Pero no es solo eso, sino que los personajes nunca son claramente buenos o malos, lo que nos obliga a movernos en un ambiguo abanico de grises.

 
El apartado gráfico es bueno, con una resolución bastante alta, pero arrastra algunos lastres técnicos: a veces se ralentiza y las texturas tardan en cargar. Lo que menos nos ha gustado es que los escenarios son muy "pasilleros". Por su parte, la banda sonora cumple, pero las voces tienen acentos muy exagerados.

En definitiva, con The Witcher 2 estamos ante una experiencia divertida, variada y adictiva, que encantará a los amantes del rol, aunque las primeras horas de juego se antojan un poco duras para los menos iniciados. Supone una más que digna versión para Xbox 360 del juego original (aquí podéis leer el análisis exclusivo de PC), sobre el que añade nuevas cinemáticas, misiones y localizaciones y una interfaz adaptada al control en consola.

Valoración

La propuesta de CD Projekt resulta arriesgada: es un juego muy "pecero", con menús para perderse y un control algo complicado. Sin embargo, lo compensa con creces gracias a la historia, la ambientación, los combates o su tono adulto.

Hobby

87

Muy bueno

Lo mejor

Es muy variado y la historia nos mantiene enganchados para descubrir el pasado del brujo blanco.

Lo peor

Las primeras horas son un poco duras y tiene ralentizaciones o texturas que no cargan.

Lecturas recomendadas