Análisis

Análisis de Dead Nation en PS Vita

Por Juan Lara
-

Versión comentada: PS VITA

PS Vita y PSN crean en algunas ocasiones un tándem imbatible. La portátil de Sony se ha postulado como una receptora perfecta para muchas de las joyas jugables que pululan por el Store, pues posee la potencia suficiente para acoger dignísimos "ports" de títulos de sus hermanas mayores, a lo que hay que sumar el incomparable atractivo de disfrutar con ellos donde quieras.

Uno de los casos más claros es este Dead Nation, un título lanzado hace 3 años en PS3 y recientemente en PS4. Desarrollado por los finlandeses de Housemarque (Super Star Dust, Resogun, Outland) se convirtió por derecho propio en uno de los juegos más divertidos de los descargables en PSN. Diversión que tuvieron la ocasión de disfrutar la mayoría de los usuarios de PS3 con el regalo que Sony y su "Welcome Back" nos hizo tras los problemas de seguridad de hace no mucho.
Housemarque tomó un concepto tan trillado (e incluso pasado de moda) como el propuesto por clásicos como Gaunlet, Commando o Super Smash TV y le sacó brillo hasta la extenuación. Los ingredientes: vista cenital desde la que nos desplazamos en todas direcciones mientras disparamos a hordas de cientos de enemigos. Un shoot´em´up chapado a la antigua pero envuelto en la incansable moda zombie que resultó ser todo un éxito.
En la piel de un musculoso mozo o una heroína de armas tomar, nos lanzábamos a la ciudad en cortas pero intensísimas fases en las que, además de disparar como locos, debíamos explorar para recoger dinero y extras que nos permitiesen mejorar nuestras armas y armadura. Con el stick izquierdo nos movíamos y con el derecho se apuntaba. Un sistema de control que aunque requería práctica terminaba siendo la mar de efectivo.
Minas, bengalas, armas de fuego de toda clase, bidones...todo lo que explotaba o escupía plomo era válido como arma contra los miles de zombies de todos los colores que se lanzaban a por nuestra tierna carne en cuanto nos veían. Un sistema fácil pero que ofrecía sutiles estrategias, como atraer a todos nuestros enemigos con la alarma de un coche y luego hacerlo explotar con una certera granada, provocando así una lluvia de carne putrefacta.
Acción pura, dura y en raciones pequeñas durante 10 niveles que se han trasladado casi tal cual a PS Vita. Tenemos el mismo modo campaña y la posibilidad de jugar misiones sueltas en solitario. O bien, podremos ensalzar la experiencia con la ayuda de un jugador en cooperativo, en la misma habitacióny con otra consola gracias al sistema ad hoc, o bien online desde cualquier lugar del planeta. Tampoco falta la curiosa clasificación por países donde veremos qué territorio ha aniquilado más zombies, con cuantos "reclutas" cuenta y cual es el más destacado. Un ranking que atraerá vuestras miradas muchas más veces de las que creéis.
Los cambios en PS Vita han venido, sobretodo, por el apartado técnico. El bajón gráfico respecto a la versión de PS3 es palpable, con texturas menos definidas y una iluminación mucho más pobre. Quitando honrosas excepciones y la luz de nuestra linterna, casi ninguna fuente de luz del escenario provoca sombras en tiempo real dando como resultado un aspecto menos llamativo. También se ha realizado algo de "zoom" a la vista cenital, con el único propósito de aclarar las cosas en la pequeña pantalla. Lo que no bajan son los 30 fps y que permanecen estables incluso cuando la pantalla se llena de enemigos. No es un juego que sea "feo" o esté mal hecho, pero si es cierto que tras comprobar lo que la portátil es capaz de hacer con otros juegos (Uncharted o Killzone), se echa de menos un apartado gráfico más lucido. El sonoro por su parte cumple a la perfección si usamos cascos, con unas inquietantes melodías y unos buenos efectos.
El control está casi heredado del de PS3 y eso hace que los dobles sticks de la consola se conviertan en los principales protagonistas. El resto de "gadtes" de PS Vita se usan de manera testimonial, como el panel trasero, pero no estorban en el desarrollo de la aventura.
Un juego muy divertido y simple que engancha, en una versión esta que ofrece todo lo conocido ya y sin grandes novedades, salvo el hecho de poderlo jugar en la palma de tu mano. Eso sí, con un recorte en su apartado gráfico que, creemos, muchos sabrán perdonar. Más aún si tenemos en cuenta es cross-buy con la versión de PS3 (que es muy probable que lo tengas gracias al "Wellcome Back"). Una lástima que no venga incluido el DLC "Road of Devastation" que si incluye su versión para PS4.
Uno de los casos más claros es este Dead Nation, un título lanzado hace 3 años en PS3 y recientemente en PS4. Desarrollado por los finlandeses de Housemarque (Super Star Dust, Resogun, Outland) se convirtió por derecho propio en uno de los juegos más divertidos de los descargables en PSN. Diversión que tuvieron la ocasión de disfrutar la mayoría de los usuarios de PS3 con el regalo que Sony y su "Welcome Back" nos hizo tras los problemas de seguridad de hace no mucho.


Housemarque tomó un concepto tan trillado (e incluso pasado de moda) como el propuesto por clásicos como Gaunlet, Commando o Super Smash TV y le sacó brillo hasta la extenuación. Los ingredientes: vista cenital desde la que nos desplazamos en todas direcciones mientras disparamos a hordas de cientos de muertos vivientes. Un shoot´em´up chapado a la antigua pero envuelto en la incansable moda zombie que resultó ser todo un éxito.En la piel de un musculoso mozo o una heroína de armas tomar, nos lanzábamos a la ciudad en cortas pero intensísimas fases en las que, además de disparar como locos, debíamos explorar para recoger dinero y extras que nos permitiesen mejorar nuestras armas y armadura. Con el stick izquierdo nos movíamos y con el derecho se apuntaba. Un sistema de control que aunque requería práctica terminaba siendo la mar de efectivo.

Minas, bengalas, armas de fuego de toda clase, bidones...todo lo que explotaba o escupía plomo era válido como arma contra los miles de zombies de todos los colores que se lanzaban a por nuestra tierna carne en cuanto nos veían. Un sistema fácil pero que ofrecía sutiles estrategias, como atraer a todos nuestros enemigos con la alarma de un coche y luego hacerlo explotar con una certera granada, provocando así una lluvia de carne putrefacta.

Zombies venidos a menos

Acción pura, dura y en raciones pequeñas durante 10 niveles que se han trasladado casi tal cual a PS Vita. Tenemos el mismo modo campaña y la posibilidad de jugar misiones sueltas en solitario. O bien, podremos ensalzar la experiencia con la ayuda de un jugador en cooperativo, en la misma habitación y con otra consola gracias al sistema ad hoc, o bien online desde cualquier lugar del planeta. Tampoco falta la curiosa clasificación por países donde veremos qué territorio ha aniquilado más zombies, con cuantos "reclutas" cuenta y cual es el más destacado. Un ranking que atraerá vuestras miradas muchas más veces de las que creéis.


Los cambios en PS Vita han venido, sobretodo, por el apartado técnico. El bajón gráfico respecto a la versión de PS3 es palpable, con texturas menos definidas y una iluminación mucho más pobre. Quitando honrosas excepciones y la luz de nuestra linterna, casi ninguna fuente de luz del escenario provoca sombras en tiempo real dando como resultado un aspecto menos llamativo. Detalles como las explosiones de "atrezzo" (animaciones 2D superpuesta al escenario) tampoco ayudan mucho a realzar el conjunto. Lo que no ha cambiado, por suerte, son unos estables 30 fps, incluso en las concurridas escenas con reuniones vecinales zombie. También se ha realizado algo de "zoom" a la vista cenital, con el único propósito de aclarar las cosas en la pequeña pantalla de PS Vita y que a veces nos hace sufrir con los reflejos en escenarios tan oscuros.

No es un juego que sea "feo" o esté mal hecho, pero si es cierto que tras comprobar lo que la portátil es capaz de hacer con otros títulos (Uncharted o Killzone), se echa de menos un apartado gráfico más lucido. El sonoro por su parte cumple a la perfección si usamos cascos, con unas inquietantes melodías y unos buenos efectos.El control está casi heredado del de PS3 y eso hace que los dobles sticks de la consola se conviertan en los principales protagonistas. El resto de "gadtes" de PS Vita se usan de manera testimonial, como el panel trasero, pero no estorban en el desarrollo de la aventura.

Un juego muy divertido y simple que engancha, en una versión esta que ofrece todo lo conocido ya y sin grandes novedades, salvo el hecho de poderlo jugar en la palma de tu mano. Eso sí, con un recorte en su apartado gráfico que, creemos, muchos sabrán perdonar. Más aún si tenemos en cuenta es cross-buy con la versión de PS3 (que es muy probable que lo tengas gracias al "Welcome Back"). Una lástima que no venga incluido el DLC "Road of Devastation" que sí incluye su versión para PS4.

Valoración

Sigue siendo tan divertido y frenetico como siempre, pero el bajón técnico es excesivo y no incluye ni el DLC ni novedades reseñables.

Hobby

76

Bueno

Lo mejor

Sistema de juego directo y sencillo y una curva de dificultad bien ajustada. Cross-buy con PS3.

Lo peor

El apartado técnico y la no inclusión de novedades o el DLC "Road to Devastation".

Lecturas recomendadas