Análisis

Análisis de Deadpool (Masacre) para PS4 y One

Por Daniel Quesada
-

Versión comentada: PS4

El mutante lunático favorito de todos, Deadpool (Masacre in Spain), regresa para que los usuarios de PS4 y One no se queden sin disfrutar de sus encantos. En este análisis de Deadpool descubriréis si merece la pena conocerlo. Él estaría encantado...

Gracias a su factor curativo, Masacre es un tipo casi imposible de matar. Lo mismo sucede con su juego, Deadpool, que conocimos allá por 2013 en PS3 y 360, pero que vuelve ahora, prácticamente intacto, a PS4 y Xbox One. No profundizaremos ecesivamente en este análisis de Masacre, ya que tenéis todas las claves y pormenores en el análisis de Deadpool para PS3 y 360 que preparó en su momento mi compi Borja Abadíe. Pero si no lo conocisteis en su momento (el juego, no a Borja), os lo resumimos: se trata de una aventura de acción en tercera persona en la que los protagonistas son los combos. Hay que dar katanazos por doquier a las oleadas de enemigos (primero soldados, luego mutantes) que nos van saliendo al paso, con algunos cambios de tercio protagonizados por plataformas o ligeros puzzles.

 

Aunque nuestras armas por defecto son las katanas y las pistolas (cuando disparamos podemos activar una vista semisubjetiva para apuntar mejor), a base de atacar y explorar encontramos Puntos Deadpool que nos permiten comprar nuevo "instrumental", como martillos, kunais, escopetas o rifles láser. Cada una de estas armas tiene sus particularidades y las de cuerpo a cuerpo ofrecen una generosa cantidad de combos. De hecho, las "coreografías" de lucha son uno de los puntos fuertes del juego. La IA enemiga es bastante básica, pero al ver a Masacre repartir acero entre ellos nos da la sensación de que son batallas atractivas. Además, podemos mejorar poco a poco el rendimiento tanto de las armas como las del propio Deadpool.

Y hablando de este, ¿está preparado para la aventura? No, porque está como un cencerro, pero aún así consigue salir del paso. En primer lugar, por su archiconocido factor curativo acelerado (¡es uno de los pocos juegos en los que tiene sentido que nuestra barra de salud se regenere sola!) y luego por su poder de teletransportarse unos metros hacia delante. ¿Qué? ¿Que Deadpool no tiene ese poder en los cómics? Ya, pero los chicos de High Moon Studios decidieron sacárselo de la manga y a callar todo el mundo. De hecho, el propio Masacre bromea sobre esa "licencia" de los desarrolladores con SU juego.

 

No rompo, masacro la cuarta pared

Ese metalenguaje (toma palabro) no es casual. Masacre siempre ha sido un personaje consciente del medio en el que está. Es decir, cuando aparece en un cómic, sabe que está en un cómic. Por tanto, cuando protagoniza un videojuego, no solo entiende que es el protagonista... ¡Además, quiere crear el juego que le da la gana!

Ello da pie a montones de situaciones en las que se mete con el jugador por no manejarlo bien, bromea sobre los trofeos y los puntos de logro (nada más comenzar, recibimos un trofeo y el dice "vaya, va a ser uno de esos juegos, ¿eh?"), se queda sin presupuesto y los enemigos se mantienen en la T-pose e incluso su trastornada cabeza genera escenarios más propios de un Super Mario o Zelda 2D de toda la vida. Por supuesto, no faltan las voces en su cabeza, que le dan algunas pistas sobre cómo avanzar o directamente lo vuelven más tarumba.

Esta mentalidad trastornada y los particulares poderes de Masacre sirven para dar pie a muchas situaciones que alteran la dinámica normal del juego, como momentos en los que hemos de ligar con el mayor número de "chatis" posible, caminar con los controles invertidos porque nos hemos partido el cuello o disparar con un cañón de pistolas de goma. Los cambios de ritmo hacen que no nos despistemos en la partida, si bien es cierto que el juego parece coger verdadero impulso en su último tercio. Es entonces cuando la variedad y los poderes de los enemigos suponen un verdadero reto y cuando la base del gameplay cambia con más velocidad, mientras que las 3 primeras horas la cosa va más bien de ejecutar combos sobre los enemigos mientras se saltean algunos chistes masacrosos.

Por supuesto, un personaje tan dado a los "team up" no podía quedarse sin una buena oleada de invitados especiales, con Cable, su aliado en muchos cómics, como invitado estrella. No falta un buen puñado de X-Men, con Lobezno como sufrido secundario o, cómo no, un montón de chicas "cañón" (sí, Deadpool está obsesionado con el ñiqui-ñiqui) como Pícara, Mariposa Mental o Dominó. Pero el catálogo de referencias no hace más que empezar con ellos, ya que el prota no para de imitar a otros personajes como Hulk o presentadores de televisión, películas como Jungla de Cristal o Indiana Jones y, como decíamos antes, también hay muchas referencias a otros títulos, del calibre de Altered Beast o Street Fighter.

 

En definitiva, el humor es uno de los puntos fuertes (de hecho, diríamos que es el principal pilar del título) y en ese sentido queremos dedicar un par de líneas para destacar el estupendo trabajo de localización al español (los textos, ya que las voces se mantienen en inglés), en el que se han preocupado de adaptar juegos de palabras intraducibles a referencias que un treintañero "spanish" pueda entender. ¡Qué mítico ese "emoción, intriga, dolor de barriga"!

Por cierto, no penséis que el humor es gafapasta y refinado. De hecho, abundan los chistes sobre pedos, longitud de penes o atributos femeninos, todo ello salpicado (nunca mejor dicho) por buenas dosis de gore. Este último aparece casi siempre con un toque cómico (por ejemplo, hemos de trepar usando nuestras tripas como cuerda), pero está ahí y, por tanto, el juego no está recomendado para menores de 18 años.

Con todo el poder de la next gen. Bueno, no todo el poder

Hasta ahora, todo lo comentado ya estaba en el Deadpool de PS3 y 360. ¿Qué aporta la versión PS4 y One, por tanto? Pues la verdad es que nada, cero, nothing. Es exactamente el mismo juego, con algo más de fluidez en el frame rate, pero la misma sensación de texturas "chusterillas", escenarios algo sosos (¡qué manía de pelear en las alcantarillas!) y enemigos repetitivos. Las animaciones de Deaspool destacan sobre el resto, sí, pero esperábamos que se aprovechara un poco más el potencial de las nuevas consolas para crear un título más espectacular que el original. Será mejor que os quitéis la idea de la cabeza: esto es una conversión pura y dura, sin florituras. El único añadido es la inclusión de los DLCs que salieron en su momento para el juego: 2 trajes para el héroe y un par de mapas extra.

 

En definitiva, si probasteis el título en su primera aparición, en absoluto merece la pena hacerlo de nuevo, pero si os perdisteis al encantador Masacre hace un par de años y comulgáis con su particular humor, el juego merece dedicarle unas horillas. No romperá vuestros esquemas en materia de jugabilidad, no os tendrá secuestrados durante meses ni os dejará ojipláticos con sus gráficos... Pero qué demonios, tiene a Masacre bailando ye-ye con la Muerte y a Gámbito pinchando en una discoteca. Solo por eso, ya merece una ojeada.

Valoración

Un juego de acción normalito, que en absoluto aprovecha las posibilidades de PS4 y One. Aún así, guarda suficiente humor y variedad de situaciones como para entretenerte y robarte alguna sonrisa.

Hobby

64

Aceptable

Lo mejor

El personaje y sus constantes idas de olla. Los combos.

Lo peor

Muy escueto a nivel técnico. Enemigos repetitivos y curva de juego irregular.

Lecturas recomendadas