Análisis

Análisis de Demon Gaze para PS Vita

Por Daniel Acal
-

Versión comentada: PS VITA

Pasillescas mazmorras repletas de monstruos y tesoros, un convincente sistema de combate por turnos y escenas semiestáticas Disgaea-style (algunas de ellas bastante subidas de tono) es lo que nos encontraremos en este dungeon crawler llamado de Demon Gaze que nos llega con más de un año de diferencia con respecto a su salida en el mercado japonés.

Bandai Namco sigue trayendo a España los mejores lanzamientos de NIS America para las consolas de Sony. Tras otras japonesadas como DanganRonpa: Trigger Happy Havoc o el más reciente The Witch and the Hundred Knight, ahora le toca el turno (nunca mejor dicho) a Demon Gaze, un curioso juego de rol por turnos para PS Vita con un desarrollo que adopta una perspectiva subjetiva (que nos remite a clasicazos del género como los Wizardry, Eye of the Beholder o Ultima Underworld) pero jalonado por bastantes conversaciones ilustradas con escenas semiestáticas con un toque picantón que, como mínimo, hacen gracia.

Demon Gaze transcurre unos cuantos años después de lo acaecido en Entaku no Seito: Students of the Round, otro dungeon crawler en primera persona que salió en PC en 2010 y que posteriormente se portó a Xbox 360 (con mejoras y añadidos como nuevos monstruos y mazmorras) y PSP (esta versión para la portátil de Sony se llamó Students of the Round: The Eternal Legend). Pero tranquilos, que no hace falta conocer el argumento de éste ya que no se trata de una secuela directa. Y menos mal, porque nunca llegó a ver la luz fuera de Japón. Algo que no ocurrirá con este Demon Gaze, que gracias a NIS America y Bandai Namco podrá ser disfrutrado también por los roleros occidentales. O al menos, por los que sepan inglés.

La historia de Demon Gaze nos pone en la piel de Oz, un joven que tiene un talento especial para capturar demonios para luego darles distintos usos. Podremos elegir entre un buen número de skins (tanto masculinos como femeninos) y clases para nuestro personaje. Una vez elegido nuestro perfil, conoceremos a algunos de nuestros compañeros de residencia (sí, viviremos en una especie de residencia e incluso tendremos que pagar el alquiler la habitación) que nos darán consejos, nos venderan armas y equipo, revivirán a nuestros compañeros caídos cuando haga falta, etc., etc. No hay mucha más excusa argumental (ni tampoco es necesaria) para liarnos a explorar mazmorras como unos posesos.

Explorar mazmorras por el mero placer de explorarlas es un género en sí mismo y la clave para determinar si te gustará Demon Gaze o no... Internarte en cualquiera de las seis regiones en la que se divide el fantástico mundo de Misred y perderte en sus pasillos, mientras vas conformando el mapa paso a paso según tus movimientos y vas abriendo puertas, encontrando tesoros y enfrentándote contra monstruos de dificultad creaciente. Suena bien, ¿verdad? Lo malo es que Demon Gaze no tiene una puesta en escena demasiado atractiva. Los entornos son bastante sosos y parcos en detalle. Y lejos de ver directamente a los enemigos o tesoros, lo que nos encontraremos en nuestos paseos son distintos items que representarán un combate, un objeto, una puerta secreta... La puesta en escena in game desde luego está muy lejos de ser espectacular... aunque los diseños de personajes y enemigos sí que están trabajados, algo que disfrutaremos no solo en las escenas semiestáticas, sino también en los propios combates.


En Demon Gaze, los combates pueden ser aleatorios o no. Hay enfrentamientos en los que veremos el icono correspondiente y podremos elegir si acudir a su encuentro o no. O si estamos un rato deambulando por los pasillos no tardaremos en estar inmersos en un combate aleatorio, normalmente contra enemigos de poca monta, En cualquiera de los dos casos, dicho combate se reduce a una escena estática donde veremos a los enemigos y, en una columna a la derecha de la pantalla, tenemos a nuestro grupo de personajes (hasta 5 a la vez) a los que, por turnos, ordenaremos que ataquen, que se defiendan, que usen hechizos o habilidades especiales, etc. Además, antes de empezar el combate podremos pedir ayuda a alguno de los demonios que previamente hayamos capturado, fuerzas sin control capaces de decantar el combate a nuestro favor en pocos turnos... aunque también se puede volver contra nosotros.

La verdad es que los combates de Demon Gaze, pese a su paupérrima y estática puesta en escena, convencen gracias a un sistema que, si bien no inventa la rueda, sí nos parece que ofrece buena posibilidades. Y este factor demoniaco le añade un componente random a los enfrentamientos que le aportas un punto de emoción extra. Y a medida que vayáis subiendo de experiencia y mejorando a vuestros héroes, capturando a demonios más poderosos y manejando equipamiento más poderoso, pues la cosa va mejorando todavía más. Tanto, que no nos importa sumergirnos una y otra vez en estas mazmorras, por las que avanzamos pasito a pasito (también laterales) en busca del jefe final.

Y efectivamente, las escenas semiestáticas que ilustran las conversaciones (la mayoria de ellas anodinas aunque podamos elegir algunas respuestas y todas ellas en inglés), terminan sobrando, por mucho que nos permitan apreciar el mimo con el que se han diseñado los personajes. Puede que algunos vean como aliciente extra que algunas de estas escenas están protagonizadas por exuberantes personajes femeninos en provocativas poses (aunque sin llegar a los extremos de Senran Kagura), pero aunque al principio tienen su gracia, lo cierto es que terminan cansando. Además, muchas de ellas están metidas con calzador, y no vienen a cuento...

Demon Gaze es, como prácticamente todos los juegos que NIS America saca de Japón, un juego nicho, una propuesta minoritaria que sólo disfrutaran unos pocos amantes de la cultura nipona que, de nuevo, nos llega en inglés (las voces pueden escucharse también en japonés, entre las que encontramos la participación de actores y actrices como Saori Hayami, Yukari Tamura o Atsuko Tanaka). Pero esta gente cuida mucho sus productos, y tienen buenos detalles con los fans más fieles como por ejemplo poner un DLC gratuito durante el primer mes que te permitirá añadir al elenco de héroes disponibles algunos de los más famosos personajes de la serie Disgaea (Etna, Prinny, Flonne, Asagi y Sicily). La asignatura pendiente es, como siempre, la inexistente traducción al castellano, lo que sin duda le cierra muchas puertas en nuestro país...


Valoración

Un curioso RPG en primera persona, profundo y entretenido aunque con una limitada puesta en escena.

Hobby

77

Bueno

Lo mejor

Sus combates convencen y animan a seguir explorando.

Lo peor

Está en inglés y no aprovecha las posibilidades de PS Vita.

Lecturas recomendadas