Análisis

Análisis desgarrador de Spec Ops The Line

Por David Martínez
-

Hasta ahora hemos sido soldados ejemplares. Siempre hemos cumplido las órdenes, conquistado cualquier posición, eliminado a nuestros enemigos… pero ¿eso nos ha convertido en héroes o tiranos?

En un panorama abarrotado de juegos bélicos, Spec Ops The Line consigue abrirse paso con una propuesta contundente; se trata de un “shooter” centrado en el argumento, en que el capitán Martin Walker y sus dos operadores Delta, Adams y Lugo, viven una pesadilla mientras llevan a cabo una operación de rescate en Dubai. Se supone que la ciudad ha quedado aislada por una gran tormenta de arena, y que allí se está librando una guerra entre los miembros del ejército y los rebeldes del batallón 33, a las órdenes del coronel Konrad (un nombre inspirado en el autor de El corazón de las tinieblas, Joseph Conrad). Nuestra misión es aclarar qué ha ocurrido, y llevar al responsable ante un tribunal militar, pero no va a ser tan sencilo. Aquí podéis ver el trailer narrativo del juego.

El horror, el horror

El juego consta de catorce episodios que recuperan el espíritu de Apocalypse Now (en lugar de remontar el río tras el coronel Kurtz, nos internamos en el corazón de una ciudad irreal, que recuerda a la decadente Rapture de Bioshock) y va creciendo en intensidad, hasta alcanzar un nivel final memorable en que descubrimos cómo la guerra saca lo peor de uno mismo. La integración del argumento  se produce de forma progresiva, unas veces mediante secuencias de vídeo, y en ocasiones, mediante decisiones morales, que harán que presenciemos hasta cuatro finales diferentes.

Para llegar a este clímax, The Line utiliza diferentes recursos, como la matanza de civiles o la aparición de los espíritus de enemigos muertos, que ya habíamos visto en Call of Duty Modern Warfare 2 o en Metal Gear Solid 3 Snake Eater, junto a otros más impactantes, como referencias históricas (en particular el bombardeo de Dresde en la Segunda Guerra Mundial, o las víctimas del agente naranja durante Vietnam).

Un desarrollo convencional

Es una lástima que los tiroteos sean tan convencionales. Spec Ops es el típico juego de acción en tercera persona, con coberturas semiautomáticas, y un sistema de órdenes sencillas. El diseño de niveles también es bastante limitado, y sólo se anima con la posibilidad de utilizar la arena como arma (podemos sepultar a los enemigos disparando a los cristales de algunos edificios). El apartado técnico tambiénse aleja de los juegos más punteros del género. El uso del motor Unreal brinda unos resultados irregulares, en que podemos ver cómo Walker se va deteriorando físicamente a medida que avanza el juego, pero también sufrimos caídas en la tasa de frames y problemas con las cargas en algunas texturas.

Multijugador bajo la arena

El modo online de Spec Ops incluye cooperativo (que no está incluido en el disco) y el clásico versus para 8 jugadores, que podéis ver en el siguiente trailer. Pero ninguno de los dos está a la altura de lo que cabría esperar en un "shooter" bélico. El primero de ellos rescata cuatro escenarios del modo historia, y nos anima a repetirlos con la ayuda de un amigo, pero de forma inconexa.

En cuanto a los enfrentamientos multijugador, contamos con 6 modos clásicos (contra todos, por equipos y por objetivos) y un sistema de rangos y ventajas inspirado en el todopoderoso Call of Duty.  Los soldados se dividen en 5 clases, y disponen de una veintena de armas, que cubre rifles de asalto, subfusiles, rifles de precisión, ametralladoras y escopetas, que debemos ir desbloqueando poco a poco.

Lo malo de estos combates es que no tienen ritmo, y el uso de coberturas hace que muchos jugadores se queden atrincherados como ratas, sin moverse de su puesto. Por lo menos, sí nos gusta el modo en que se ha integrado la arena: de vez en cuando se desatan tormentas que dificultan nuestra visión, y podemos utilizar algunos bancos para aturdir a los rivales.

Una sensación incómoda

Sin ser una producción demasiado ambiciosa, el juego desarrollado por Yager, da un paso importante dentro del género bélico. Porque el objetivo de Spec Ops es incomodar al jugador, hacer que nos preguntemos qué está ocurriendo en cada momento, echarnos a la cara nuestras decisiones, y lo consigue como ningún otro juego. 

Valoración

Aunque muchas de las sensaciones que transmite Spec Ops son desagradables, nosotros sentíamos la necesidad de continuar disparando, hasta ver dónde acababa el viaje del capitán Walker.

Hobby

84

Muy bueno

Lo mejor

El argumento, nos hace cuestionarnos nuestras propias acciones, y nos somete a decisiones morales.

Lo peor

Técnicamente no es gran cosa, la IA falla y los tiroteos se vuelven repetitivos.

Lecturas recomendadas