Análisis

Análisis de Diablo III Ultimate Evil Edition en PS4

Por Borja Abadie
-

Versión comentada: PS4

Blizzard Entertainment reúne en un solo pack Diablo III y Reaper of Souls en una edición "definitiva" para PS4, Xbox One, PS3 y Xbox 360. Es el tipo de Infierno en el que los usuarios de consolas estábamos deseando entrar. ¿Cuándo saldrán de él los incautos que lo jueguen? No sé, yo me iría despidiendo de verlos en una buena temporada.

Blizzard nos trae Diablo III: Reaper of Souls Ultimate Evil Edition, la que promete ser la versión definitiva de Diablo III en PS4, Xbox One, PS3 y 360. No, no creemos que lo digan porque su instalación ocupe definitivamente el espacio de tu disco duro. Lo dicen porque reunirá en un solo pack el juego original y su famosa expansión Reaper of Souls junto a un buen número de cambios y novedades.

Eso sí, en cuestiones técnicas, obviamente tenemos que diferenciar a las claras las versiones de la presente y la pasada generación. El aspecto en 360 y PS3 es, lógicamente, idéntico al del juego original. Los cambios se producen en PS4 y One, consolas en las que el juego corre a 1080p y 60 fotogramas por segundo. Como comentábamos en nuestro avance de esta diabólica edición, Xbox One recibe un parche de salida que posibilitará que la consola de Microsoft también alcance los ansiados 1080p.

También comentábamos en el avance la importancia de esa definición y fluidez gráficas para poder enterarnos de qué está pasando en la pantalla cuando la acción se vuelve más numerosa y pirotécnica. Pues, después de jugar a esta edición durante más horas de las que me gustaría confesar en público, lo tengo aún más claro. Las versiones de Diablo III en consolas de nueva generación son la mejor opción para disfrutar de Diablo III. Ahora es cuando las hordas enfurecidas se me echan encima y me cuelgan por sacrílego.

La mejor versión de Diablo III

¿Sigo vivo? Eso parece. Bueno, a lo mío. No vamos a profundizar ahora en las virtudes de Diablo III en consolas, como la posibilidad de rodar en cualquier dirección (ahí va otro sacrilegio). Para eso ya está el análisis que hicimos en su día. Que no lo digo yo, que lo dice la propia Blizzard, o eso entendemos al ver que se eliminó la casa de subastas y se cambió el sistema de looteo para asemejar Reaper of Souls en PC al juego de consolas. Pero vamos a lo que vamos, porque aquí nos vamos a centrar en las novedades que incluye esta nueva edición.

Lo más interesante para los que ya hayan jugado al juego original en cualquiera de sus formatos es que incluye la expansión Reaper of Souls. Así, disfrutamos de un nuevo acto para la historia principal y nuevo héroe, el Cruzado Mágico, equipado con un gran escudo y unos cuantos hechizos. Además, podemos alcanzar el nivel 70 y movernos con total libertad por los mapas que ya hayamos superado gracias a los teletransportadores (fallas Nephalem incluidas).

Otra novedad muy interesante es el modo aprendiz, que aumentará el nivel de los jugadores más debiluchos que quieran jugar con nosotros para que podamos jugar siempre con nuestros amigos independientemente de quién sea el más viciado. Lógicamente, la mejora es transitoria y nuestro héroe vuelve a su experiencia real una vez que dejemos la partida. Pero lo que nos ha encantado son los Némesis.

Los Némesis son la respuesta perfecta para la necesidad que todo jugador siente en algún momento de mandarle un "regalito" a sus mejores colegas. El regalo en cuestión es, ni más ni menos, que un jefe final que nos haya derrotado en nuestra partida. Al viajar hasta la partida de uno de nuestros "amigos" subirá de nivel al tiempo que lo hace el valor del botín que lleva consigo. Si muere, nuestro amigo se llevará la gloria (el saqueo puro y duro, vamos) pero si muere a manos del Némesis podrá enviarlo a otro "amigo". La verdad es que se agradecen, y mucho, este tipo de interacciones online que no son lo de siempre. 

Mejorando lo presente

Blizzard también ha añadido un par de retoques a lo que ya había. Por un lado el sistema de combos se amplía, incluyendo las trampas y la destrucción del escenario como elementos susceptible de formar parte de un combo. Todo un acierto para los jugadores que ya se han recorrido los mismos escenarios varias veces. Además, el sistema de "looteo" también llega con cambios, ya que podemos regalar objetos (incluso legendarios) a nuestros colegas. Además, podemos disfrutar de su modo cooperativo de mil maneras, combinando jugadores locales y online como más nos apetezca.

En PS4, además, disfrutamos de contenido exclusivo: una falla basada en The Last of Us repleta de infectados que esperan probar nuestra espada y una armadura de Shadow of the Colossus. Incluso el panel táctil del Dualshock 4 nos servirá para movernos por los menús y el LED se iluminará con el color que mejor represente vuestra alma. Es broma, solo se iluminará con un color distinto para cada jugador.

Todo esto está muy bien pero, básicamente, los que ya hayan jugado a Diablo III deberían pensarse muy bien si el juego les gusta lo suficiente como para desembolsar otros 39,99 euros, en el caso de PS3 y 360, o 69 eurazos en el caso de PS4 y Xbox One por un nuevo héroe, un nuevo acto y poder subir más de nivel. Aquí no hay termino medio, los viciados tienen tan clara la respuesta como los menos fans.

Eso sí, nadie puede negar que, para los nuevos jugadores de Diablo III, la versión Ultimate Evil Edition (mejor aún si es en PS4 o One) se convierte por méritos propios en uno de los mejores hack n' slash que pueden probar. Una adictiva montaña de contenidos que te pueden mantener enganchado a tu consola durante meses.

Valoración

La edición más completa de uno de los mejores hack n'slash de los últimos años. Perfecta para los que aún no lo hayan jugado.

Hobby

90

Excelente

Lo mejor

La cantidad de horas de contenido que ofrece. El sistema de saqueo. El juego cooperativo.

Lo peor

Repetitivo para los que no gustan de las mieles del sub género. Que ya hayas exprimido el original.

Lecturas recomendadas