Análisis

Análisis de Disgaea D2: A Brighter Darkness

Por Thais Valdivia
-

Nuestras dotes como estrategas son puestas a prueba en este juego que incorpora acción, buen humor y un amplio y complejo desarrollo.

Una de las franquicias que mayores beneficios le ha reportado a la desarrolladora japonesa Nippon Ichi Software (NIS) es Disgaea. Tanto es así que este mismo año se cumple el décimo aniversario de la salida al mercado de la primera entrega, además del veinte aniversario de la creación de la empresa. Es por ello que, a modo de celebración, se ha decidido desarrollar una continuación a esa historia que sentó las bases de los juegos de rol táctico, Disgaea: Hour of Darkness. Estamos hablando de Disgaea D2: A Brighter Darkness, juego que reúne a personajes de otros títulos de la franquicia en una nueva historia repleta de momentos que nos sacarán más de una sonrisa. 

Salve al nuevo Señor Supremo 

El incorregible Laharl se ha convertido en el Señor Supremo de Netherworld tras haber sucedido a su padre en el trono. Lo que en un principio parece una nueva y próspera era para el lugar, se transforma en toda una pesadilla para Laharl que ve cómo sus demoníacos súbditos no le respetan ni le toman en serio. Además, tiene tras su cabeza a un grupo de demonios que se hacen llamar Krichevskoy Faction que ansían destronarle para encontrar a alguien suficientemente capaz de gobernar y ser mejor líder.

Cansado de la situación, Laharl se pone manos a la obra y comienza a perseguir por los diferentes parajes de Netherworld a todos aquellos que se atreven a llevarle la contraria, comenzando por la Krichevskoy Faction. Pero no está solo, porque Laharl tiene a su lado a sus "amigas" Etna y Flonne que no dudan en echarle un mano en todo lo que necesite, aunque eso a veces le traiga más problemas al propio protagonista.

Durante toda la aventura se van sucediendo giros de guión que aportan más variedad a la historia y momentos en los que el humor absurdo, pero eficaz, consigue quitarle hierro a las secuencias más tensas. Incluso hay ocasiones en las que los personajes hacen bromas y simulan estar dentro de un capítulo de la mejor serie de animación.

Eso sí, para poder enterarnos de todos los detalles de la trama y de estos pequeños chistes es necesario saber inglés, puesto que los textos del juego se encuentran en ese idioma. 

Tableros con mucho juego 

Netherworld es un mundo lleno de contrastes. Podemos encontrar desde zonas verdes hasta localizaciones nevadas y escarpadas. Para moverse por ellas, se nos presentan varios tableros diferentes con distintas dimensiones y formas. Estos están repletos de vasallos y enemigos a los que convencer, por las malas, de que Laharl es todo un líder.

En estos tableros es donde tienen lugar los combates por turnos en los que la estrategia es vital para salir victoriosos. Manejando a un total de hasta diez personajes, tenemos que ir desplazándles por las casillas repartidas por la zona para después indicarles, mediante dos menús, qué es lo que deben hacer a continuación (atacar, defenderse, etc.). Aunque no todo acaba aquí, puesto que las posibilidades que existen en estos combates son enormes y aprovechar bien cada turno es algo casi obligatorio, porque en cualquier momento el enemigo puede acercarse a nuestro equipo y derrotarlo, lo que supone volver al castillo, el cual es nuestra base.

Tener a nuestra disposición tantos personajes nos es de mucha utilidad, ya que podemos realizar ataques combinados e incluso nos pueden ayudar a avanzar más casillas gracias a la habilidad de poder levantar a otro de los personajes y lanzarlo mucho más lejos.

Para atacar a los enemigos, previamente debemos equipar a nuestros personajes con las armas disponibles. En total hay ocho tipos (espadas, arcos, hachas, martillos, etc.) y cada uno de ellos posee características y habilidades diferentes en combate que pueden sernos de gran ayuda. Tampoco podían faltar los hechizos y ataques especiales que son capaces de bajar la vitalidad del enemigo considerablemente.

Otra de las características a tener en cuenta en cada tablero es la incursión de los Geopaneles. Estas son pequeñas piedras de colores que afectan a una determinada zona del tablero. Todo lo que esté en esa zona del mapa sufre las consecuencias. Consecuencias que pueden ir desde un incremento de la fuerza o defensa enemiga hasta un descenso en la vitalidad de nuestro grupo. Eliminar o lanzar estos artefactos a otra zona varía el desarrollo del combate a nuestro favor o en nuestra contra.

Asimismo, si nos cansamos de pasear por Netherworld, podemos echarle un vistazo al Item World o mundo de los objetos. Y es que cada objeto que tengamos en nuestro poder esconde un mundo de unos treinta pisos aproximadamente que hay que superar si deseamos desatar el poder absoluto del objeto. 

Súbditos para todos los gustos 

Este Disgaea D2: A Brighter Darkness incorpora la creación de personajes mediante un intuitivo editor. Estos pueden ser ninjas, magos, brujos e incluso monstruos como gárgolas o zombies. Una vez que escogemos qué es lo que queremos crear, elegimos la personalidad que tendrá dicho personaje, qué tipo de arma será su predilecta y qué estadísticas poseerá. Por último, pero no menos importante, escogemos el color de su pelo y la vestimenta.

En total, podemos crear todos los personajes que queramos. Estos estarán listos para el combate en cualquier momento.

Estos nuevos héroes, para que no se sientan perdidos por Netherworld, pueden tener un maestro que les guíe. A través del menú seleccionamos qué héroes tendrá un aprendiz bajo su mandato y, a partir de ese momento, comenzará una relación de maestro-alumno que se irá desarrollando a medida que se sucedan los combates (en el caso de que saquemos al tablero a ambos caracteres). A medida que el aprendiz se hace más poderoso, el maestro recibe algunas mejoras en sus estadísticas y también se hará más fuerte.También esto afecta a los ataques, puesto que maestro y aprendiz pueden realizar ataques conjuntos cada vez más potentes. 

Un apartado técnico clásico 

Los coloridos gráficos en 2D, que recuerdan a los juegos retro de estética manganime, están muy detallados y provocan cierta nostalgia. En especial destaca el diseño de los personajes, a cada cual más especial y único. Aunque, en lo que respecta a los tableros y escenarios, los gráficos son algo más pobres y vacíos. Sobre todo se nota en las zonas del Item World. Allí la sensación de "nada" es más que evidente.

También encontramos algunos fallos como los dientes de sierra y, cuando se hace zoom en un determinado personaje en el momento en que va a hacer un ataque especial, podemos incluso contar el número de píxeles que forman al héroe.

En lo que respecta al apartado sonoro, este es correcto y cumple con su objetivo de amenizar la partida. La banda sonora incorpora numerosas melodías que casan a la perfección con el momento y el lugar en el que aparecen, aunque muy pocas consiguen destacar por encima del resto. Por otro lado, el doblaje al inglés también es acertado, aunque para poder escuchar la verdadera personalidad de los protagonistas, podemos cambiar el audio al original japonés.


Disgaea D2: A Brighter Darkness se pone a la venta el próximo 27 de septiembre. Un juego que encantará a los fans de la saga y amantes de los SRPG (videojuegos de rol táctico), aunque a los primerizos en este tipo de títulos seguramente abrume por lo denso de su sistema de juego y la elevada dificultad de algunas zonas.

Al ser un título que posee numerosas posibilidades de personalización, se echa en falta un modo cooperativo u online con el que poder compartir nuestros personajes con los amigos o luchar juntos en algunos niveles especiales. Una auténtica lástima.

A pesar de todo esto, tenemos ante nosotros un extenso juego que nos mantendrá pegados al mando horas y horas creando estrategias y disfrutando del humor absurdo de esta longeva franquicia.

Valoración

Dirigido a los fans de los RPG tácticos, el resto se encontrará con un desarrollo muy denso y lento. Textos en inglés.

Hobby

83

Muy bueno

Lo mejor

Las numerosas opciones de personalización. El editor de personajes. La extensa duración.

Lo peor

La endiablada dificultad en algunos niveles. Pequeños errores gráficos. Está en inglés.

Lecturas recomendadas