Análisis

Análisis Dishonored: Las Brujas de Brigmore

Por Borja Abadie
-

Bethesda y Arkane Studios cierran la historia de Dishonored con un DLC, las Brujas de Brigmore, que termina de encajar las piezas del puzle de Dunwall, Corvo, Daud, la emperatriz y su rico universo. 

El mundo de Dishonored, creado por Bethesda y Arkane Studios, se amplía por segunda vez con la llegada de Las Brujas de Brigmore, su nuevo contenido descargable, que cierra la historia del asesino Daud y sus despiadadas fechorías.

Cuando a uno le gusta mucho un juego, y que conste que a mí me gusta mucho mucho, al terminarlo se queda con ganas de más, pero también con el miedo a que puedan estropear algo que te ha parecido casi perfecto, como le pasó a Bioshock 2, por poner uno de mil ejemplos posibles.

Hacía un tiempo que no volvía a perderme en las calles de Dunwall, y al hacerlo he descubierto, otra vez, porqué hay juegos muy buenos y otros que recordaremos muchos años. Ahora, estoy inmerso en la depresión que supone que ya está, que no hay más, que tendré que esperar a una nueva aventura de Corvo o, al menos, de sus afrancesados creadores.

Ser continuista, ¿es malo?

Esta nueva aventura, que continúa los hechos del primer DLC, el Puñal de Dunwall, nos vuelve a poner en la piel de Daud, asesino y enemigo de Corvo, el protagonista de la aventura principal. Así que este nuevo contenido descargable resulta bastante continuista. Los poderes y habilidades de Daud son los mismos de su primer DLC, y por lo tanto muy parecidos a los de Corvo.

Guiño, la habilidad que nos permite teletransportarnos a lugares cercanos, vuelve a ser la estrella, aunque también usamos con frecuencia la invocación de asesinos o "tirar", que hace las veces de telequinesis. Una verdadera novedad son los talismanes de hueso corrompidos, con los que obtener ventajas más poderosas que las de los talismanes normales a cambio de cargar con algún inconveniente, como regenerar nuestra salud más rápido renunciando a poder hacerlo con nuestra magia, por ejemplo.También se han incluido nuevas armas, como la nube tóxica que deja aturdidos a nuestros enemigos.

Suponen añadidos interesantes, pero no nos engañemos, el desarrollo es clavado al resto del juego. ¿Y eso es malo? En realidad sí, porque siempre queremos que la mecánica de juego mejore y se amplíe, pero es que... cuando algo es tan bueno, ¿a quién le importa?

Vidas Cruzadas

No, no me refiero a una vida como la de Altair, sino a la relación entre Corvo y Daud. Después de descubrir la traición que cometió Daud (y que no desvelaré aquí por si hay algún despistado) nos va a tocar la redención. Nuetsro objetivo es acceder a la mansión Brigmore donde viven las Brujas y donde nos espera la misteriosa Delilah. Pero no va a ser tan fácil, así que primero tenemos que pasar por la prisión de Coldridge (de la que escapó Corvo en su momento) para liberar a una indispensable amiga. 

También tenemos que tratar con dos facciones enfrentadas, los sombrereros y los Dead Eel. Dependiendo de nuestras acciones nos ganaremos el favor de unos o de otros, lo que nos proporciona un método u otro de llegar hasta la mansión de las pécoras. Como siempre, podemos completar las misiones de varios modos, decidir si queremos acabar con un objetivo a espadazos o librarnos de él de un modo no letal, etc... Incluso las decisiones que tomamos en el Puñal de Dunwall se trasladarán (si lo hemos jugado previamente) a este segundo DLC.

Depresión post-juegazo

Pues así es como estoy. Este segundo DLC me ha servido para recordar porqué Dishonored era un juegazo, y lo poco comunes que resultan este tipo de títulos tan bien acabados. El diseño de los escenarios vuelve a ser una de sus principales bazas (no os perdáis la mansión Brigmore) así como la libertad para afrontar cada situación del modo que nos parezca.

Es cierto que el DLC es algo corto, no supera las 3 horas de juego (unas 5 o 6 para encontrarlo absolutamente todo) pero son 3 horas de exquisitez que nadie que haya jugado a la aventura original debería perderse y eso, en un mundo de miles de contenidos descargables, es mucho decir. Ahora sólo me queda esperar, esperar y esperar hasta que pueda volver a encontrarme con una joya como Dishonored.

Valoración

La historia de Dunwall se cierra en un excelente contenido descargable cuyo único defecto es que no dure 300 horas, en lugar de 3.

Hobby

86

Muy bueno

Lo mejor

La jugabilidad del original. El diseño de niveles es, otra vez, espectacular.

Lo peor

Que se acaben ya nuestras experiencias en Dunwall. Un poco corto.

Lecturas recomendadas