Análisis

Análisis de Disney Magical World

Por Laura Gómez
-

Versión comentada: 3DS

Después de la variedad y el buen hacer de Animal Crossing: New Leaf, seguimos echándole unas horas que nos da vergüenza admitir, pero también ha hecho que nos abramos a experimentar nuevas sensaciones en un género que parecía haber llegado a su máximo exponente. Atención: solo podrás entrar en estas tierras si crees en la magia. 

Algunos pensarán que, a estas alturas, hacer un simulador basado en el universo Disney es una mala decisión. Nada más lejos de la realidad: Magical World cuenta con una ventaja enorme que sagas como Skylanders nunca podrían igualar, y es que sus personajes son conocidos por todos los miembros de la familia y no tienen que ganarse a la audiencia desde cero. Esa fan base hace que todos queramos salir de marcha con Mickey o asistir al baile de la Cenicienta, pero sin perder los zapatos.

 

Uno más en el castillo

Es difícil catalogar a Magical World dentro de los simuladores. Es cierto que tiene cierto aire a Animal Crossing: New Leaf en que nuestras acciones repercutan directamente en nuestros vecinos, pero en términos de jugabilidad, este Disney está más orientado a conseguir objetivos. Su sistema de pegatinas nos invita a formar parte de la comunidad haciéndole favores a sus habitantes, y una pequeña lupa situada en la táctil nos ayuda a elegir qué misiones nos viene mejor completar. Eres nuevo en la ciudad, pero tus héroes de la infancia te necesitan.

Tiende a mezclar géneros a lo largo de la aventura, pero ese estilo frenético juega a favor de Magic World. No empieza presentándote tu nueva vida y tu nuevo yo en un pueblo que necesita un alcalde, sino que llegas siendo tú mismo (gracias a la caracterización de los Mii) como visitante temporal de Villacastillo y se te permite formar parte del elenco Disney como uno más. Ellos ya tienen su rey, pero tú serás una especie de buen samaritano que les hará la vida más fácil. Qué morro, ¿no?

Café y tortitas para todos

Un par de horas bastarán para que te habitúes al juego, y enseguida descubrirás el lugar en el que pasarás más tiempo: el café, que sirve como fuente de ingresos. Este espacio afianza tu relación con el extenso universo Disney: seres de todo el reino se acercarán a probar tus tortitas (incluso antes de que conozcas sus reinos explorables en Magical World), pero tendrás que cambiar la carta y estar atento a que no se agote. El café es, de algún modo, una representación de ti mismo: si en ACNL podíamos decorar nuestra casa a nuestro antojo, aquí podemos poner guapo nuestro negocio con los muebles de Chip y Chop o los uniformes de la tienda de Daisy.

La exploración es un factor muy importante: la búsqueda de ingredientes, materiales para crear muebles o ropa, la plantación de semillas y el encontrar esos objetos perdidos que te piden los habitantes te llevará más tiempo que las aventuras en otros reinos, pero éstas son bastante geniales. Pooh, Cenicienta o Aladino también necesitan tu ayuda, que va desde matar a los fantasmas del reino, encontrar un tarro de miel especial o esa alfombra escurridiza. Cada Quest de los reinos puede repetirse todas las veces que queramos, y en cada repetición aparecen nuevos items que no podremos encontrar en otros lugares. Ten en cuenta que los habitantes de Villacastillo tienen unas peticiones bastante específicas: pompas de jabón, tréboles de cuatro hojas, un estofado…

 

Aventuras, RPG, musical...

Dependiendo del universo en el que estés, podrás plantar, rastrear mazmorras o bailar. Casi todo se controla con los botones de la 3DS, pero los momentos musicales aprovechan la pantalla táctil de la consola. Los cromos de realidad aumentada que recogemos saludando a diestro y siniestro pueden leerse en el menú, y algunos nos consiguen nuevos disfraces, objetos y decoraciones.

Uno de los puntos en los que Magical World se estanca es en su representación visual. Mientras que los personajes están bien animados, visualmente tiene muchos fallos. Muchas de las piezas de los escenarios parecen planas y pixeladas, algo que se magnifica cuando se encuentran en medio de un espacio decentemente modelado. Este universo mágico tampoco es especialmente fluido, y las carreras de un lado para otro machacan la experiencia, que empeora si activamos el paupérrimo 3D.

Las enseñanzas que inculca el juego son a veces cursis y, de vez en cuando, muy superficiales. Una de las primeras misiones con la que nos topamos es que nos cambiemos de ropa y recojamos el mayor número de piropos por la calle, y esos piropos se llevan a la bruja del reino para que los transforme en energía. Los personajes femeninos de la aventura solo están interesados en la moda y el estilo, por lo que se hace complicado encontrar un role model para las niñas en este Disney.

 

 

En tiempo real

Al contrario que en Animal Crossing: New Leaf, la hora a la que juegas es tu horario real y no puede cambiarse, así que si juegas de noche eso se verá reflejado en las ventas de tu tienda o en algunos cambios de escenario. Mientras, en la táctil accedemos a los conjuntos, objetos, peticiones, fórmulas, pegatinas, saludos y colecciones que hemos recopilado. Además, podemos guardar en cualquier momento, sin checkpoints de por medio. Si queréis invitar a amigos a vuestra cafetería o visitar las suyas también podéis hacerlo acercándoos al aeroplano que hay al principio de vuestro mundo; no es tan amplio ni llamativo como el de ACNL, pero siempre se agradece la compañía.

 
No gustará a todos los públicos, tiene algún que otro fallo técnico y sus enseñanzas son a ratos cuestionables, pero Magical World es una buena forma de iniciar a los peques en una gran variedad de géneros que vienen envueltos en un papel bastante apetecible, y los fans de Disney disfrutarán explorando el universo e interactuando con sus personajes favoritos. Al fin y al cabo, podemos cenar con Alicia y el Sombrerero Loco, y a los más pequeños les merecerá la pena buscar al conejo blanco.

Valoración

Muchas misiones que completar a base de magia, aunque algunas son una lata. Simpático y variado en mecánicas, que mezclan varios géneros. No apto para los más adultos.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

El amplio universo Disney que exploramos. Los Quests en otros reinos. La variedad de tareas.

Lo peor

Visuales que le restan gracia y fidelidad. Pocos alicientes para rejugar.

Lecturas recomendadas