Análisis

Análisis de Divinity: Original Sin Enhanced Edition

Por Daniel Acal
-

Versión comentada: PS4

El análisis de Divinity: Original Sin Enhanced Edition confirma lo que ya intuiamos en los contactos previos que tuvimos con el juego. Estamos ante un RPG, así, con mayúsculas, que llega en una versión mejorada y ampliada con añadidos como nuevo contenido, cooperativo local y textos en castellano. Desenvainad la espada que esto promete...

2015 ha sido (está siendo) un buen año para el rol en sus distintas manifestaciones, tanto en PC como en consolas. Abrimos el año con títulos que ya casi podríamos considerar clásicos modernos como Pillars of Eternity o Bloodborne, lo continuamos con obras no menos importantes como The Witcher III: Wild Hunt o Tales of Zestiria; y lo terminamos con otras joyas como los recientes Fallout 4 o Wasteland 2: Director´s Cut o el cercano Xenoblade Chronicles X. Pero entre todos ellos brilla con luz propia Divinity: Original Sin Enhanced Edition, que ahora llega también a PS4 y Xbox One tras conquistar a la parroquia "pecera".

Originalmente, Divinity: Original Sin vio la luz en PC en febrero de 2014. Se trata de otro juego de rol creado por los belgas de Larian Studios que ya son unos expertos en estas lides. No en vano llevan ya unos cuantos títulos bajo el "paraguas" Divinity, como Divine Divinity, Beyond Divinity, Divinity II: Ego Draconis o Divinity: Dragon Commander (aunque esto no es un RPG sino un juego de estrategia en tiempo real). Sus creaciones son de sobra conocidas en el ámbito "pecero", aunque Divinity II: Ego Draconis también llegó a aparecer en Xbox 360. Y ahora Focus Home Interactive edita en formato físico para PS4 y One Divinity: Original Sin Enhanced Edition, la versión mejorada de su creación más redonda hasta la fecha (cuya distribución en España corre a cargo de Badland Games).

Y si ya la tienes en PC, podrás "actualizarte" a esta Enhanced Edition de forma gratuita (aunque ojo, no te valdrán las partidas guardadas de la versión original). ¿Las mejoras? Muchas. Desde nuevo contenido como misiones inéditas y un nuevo final hasta mejoras técnicas como la introducción de más líneas de diálogo o ajustes en la IA pasando por añadidos como nuevas habilidades, la introducción del cooperativo local a pantalla partida y, sobre todo, su traducción al castellano (más de 400.000 palabras). Si ya has jugado al original (nunca mejor dicho lo de "original"), no es que todos estos añadidos ofrezcan una experiencia de juego radicalmente distinta (salvo la citada traducción si no te apañas bien con el inglés). Pero si no lo has jugado, lo cierto es que logran que el producto sea todavía más redondo.

Una historía tópica que encantará a los roleros

Divinity: Original Sin Enhanced Edition nos sumerge en un mundo de espada y brujería bastante típico, con una historia de fondo no menos clásica, aunque todo esto no importará a los roleros de pro, que son a la postre a los que va dirigido este juego. Pero antes de comenzar, deberemos decidir si queremos una experiencia de juego algo más "contemplativa" y centrada en la historia, otra equilibrada entre historia y combates y las dos últimas centradas en los combates. Si no sois muy expertos en el género, no os decantéis por las opciones más orientadas al combate porque, creedme, podéis pasarlo bastante mal, sobre todo en ciertas secciones del juego.

El siguiente paso es dar forma a nuestra pareja de héroes. Porque lo juguemos solos o en cooperativo, tendremos que definir no uno sino dos protagonistas. Más allá de decidir su sexo y su avatar y sus atributos físicos (otros juegos ofrecen un editor con muchas más opciones, todo hay que decirlo), lo importante será elegir su clase. La clase de nuestros héroes determinará nuestras habilidades. Hay un total de 12 y van desde el típico guerrero, pícaro, clérigo o mago hasta categorías híbridas mucho más complejas, como Mago de Batalla, Inquisidor o Filo Sombrío. Sobra decir que la experiencia de juego cambia bastante en función de las clases elegidas, y para empezar, recomendamos elegir una pareja equilibrada (aunque más adelante podremos sumar otros aliados, como veremos a continuación).

Además de los atributos y la clase, también deberemos elegir los rasgos de su personalidad de nuestros héroes, que saldrán a relucir en las conversaciones y en la actitud de los protagonistas ante ciertas situaciones con las que nos toparemos. Podemos ser golfos, lunáticos... o, si no queremos complicarnos mucho, elegir una personalidad más "neutra". Una vez creada nuestra dupla de protagonistas, iniciamos la aventura investigando un asesinato aunque pronto descubriremos que está relacionado con algo mucho más... transcendental. No vamos a contaros más detalles de la historia porque lo suyo es que la descubráis por vosotros mismos, pero no esperéis nada demasiado sorprendente.

Dos (o más) no son multitud

En cuanto al control, manejamos a nuestros héroes de forma alternativa y el otro nos seguirá (también podremos separarlos, algo que será clave para superar ciertos puzzles en algunas mazmorras) y a medida que avancemos en el desarrollo podremos incorporar (o despedir) a otros aliados que enriquecerán nuestro grupo. Podremos manejar también a los "nuevos fichajes", aunque habrá PNJ bastante "clasistas" que no querrán hablar con ellos sino con los "verdaderos héroes" y tocará cambiar de personaje si queremos enterarnos de lo que ese personajes tiene que decirnos. En este sentido, hay que decir que la interfaz está bastante bien integrada a los respectivos mandos de PS4 y Xbox One, aunque ciertas acciones, como el cambio de personaje o el intercambio de equipo entre ellos, podrían ser algo más agiles.

Por supuesto, según vayamos avanzando en Divinity: Original Sin Enhanced Edition iremos mejorando su equipo y sus atributos y podremos aprender unos 200 hechizos y habilidades especiales (la inmensa mayoría se aprenden simplemente leyendo "libros" que encontraremos o compraremos en las distintas tiendas (aunque en este juego se puede comerciar con casi cualquier PNJ). También está la opción de crear objetos, aunque no presenta tanta variedad en este sentido como otros RPG como The Elder Scrolls V: Skyrim, por ejemplo.

Volviendo al tema de la personalidad de nuestros héroes, en nuestro camino habrá que tomar distintas decisiones morales bastante a menudo. Por ejemplo, hay un momento en el que pillamos a un ladronzuelo robando en un puesto del mercado. ¿Seremos "rígidos" en el cumplimiento de la ley y le entregaremos a la guardia o nos creeremos su versión de que roba porque pasa hambre y lo dejaremos correr? Si lo que decidimos no está en consonancia con la opinión del otro integrante de la pareja (y su opinión suele estar en consonancia con su "carácter", aunque también nos hemos topado con algunas incongruencias en este sentido, se hará lo que diga el ganador de varias rondas de “piedra, papel o tijera”. Una idea utilizada en videojuegos para resolver situaciones puntuales en videojuegos desde tiempos inmemoriales (Alex Kidd) hasta la actualidad (WWE 2K16) y que en Divinity: Original Sin Enhanced Edition termina haciéndose pesada ya que son varias rondas y a veces hay que tomar más de una decisión (acompañada de su correspondiente partida de Piedra, Papel o Tijera al mejor de 5 rondas). Eso sí, si lo jugamos en cooperativo este tema de las "discusiones"  cobra mucho más sentido y no resulta tan molesto.

En cuanto a los combates, son por turnos (en la parte superior de la pantalla veremos el orden preestablecido) y con un gran componente estratégico (aunque los escenarios no se dividan en cuadrículas como en un Disgaea). Se desarrollan en el mismo escenario del juego en el que "nos pille" el combate y en ellos el entorno juega un papel fundamental (distancias, alturas, elementos que pueden potenciar nuestros ataques como charcos (electrócutándolos alcanceremos a todos los enemigos mojados, por ejemplo). Cada personaje tiene asignados en cada turno una serie de "puntos de acción" (PA), que gastaremos en atacar, movernos para alcanzar un enemigo (o escapar de su alcance), usar habilidades o hechizos, etc. Cada acción cuesta unos puntos y los que no gastemos pueden ser invertidos en potenciar el turno siguiente. Sobra decir que debemos pensar bien antes de actuar en unos combates repletos de posibilidades que son de lo mejorcito que hemos visto en el género últimamente (en lo que a combates por turnos se refiere). Y eso que el desarrollo nos deja bastante libertad para solucionar conflictos usando "la palabra" (diplomacia, intimidación...) e incluso el sigilo. Pulsa "abajo" en la cruceta (al menos en la versión de PS4, que es la que hemos usado para elaborar este análisis) y entrarás, por unos momentos, en modo sigilo, ideal para eliminar a un enemigo silenciosamente si le pillamos por la espalda o pasar desapercibidos y evitar algunos combates indeseados (también podemos huir).

Una duración a prueba de orcos

La duración de Divinity: Original Sin Enhanced Edition puede superar tranquilamente las 50 horas en función de vuestra habilidad (tiene momentos bastante dificilillos) y de lo que os entretengais por el camino. Y subrayamos que se puede jugar en cooperativo tanto local como online. En este caso, cada jugador llevará a un personaje principal y a un aliado (si lo hubiera), y si nos separamos en local, la pantalla se partirá. Lo suyo es que vayamos juntos, pero si lo deseamos podremos separarnos bastante e incluso explorar distintas zonas.

En cuanto a los gráficos, Divinity: Original Sin Enhanced Edition adopta una vista isométrica muy típica en este tipo de juegos (aunque para los combtes podemos optar por una panorámica "a vista de pájaro" que nos otorgará aún más visibilidad si lo necesitamos), aunque podremos emplear un más que generoso “zoom” que se acerca mucho más que en otros juegos de este tipo. Y nos permite ver unos diseños de personajes y enemigos más que correctos, aunque no demasiado originales (todo sea dicho). Destacan más los escenarios, por su acabado y por su variedad: bosques, zonas nevadas, asentamientos humanos, playas y zonas portuarias... Y el diseño de las mazmorras también es digno de destacar, con algunos puzzles dignos de mención.

En fin, que Divinity: Original Sin Enhanced Edition es un JUEGO DE ROL así, con mayúsculas. Un desarrollo que los roleros van a disfrutar a lo grande que además gana mucho si lo jugamos en cooperativo. Y ahora, más accesible que su versión original gracias a que incluye los textos en castellano. A los usuarios de PC no les pillará de sorpresa, pero puede que a los consoleros sí... y sería un error que no le dieráis una oportunidad ya que, insistimos, es de lo mejor que ha dado el género en los últimos tiempos. Y lo mejor de todo es que tendrá su continuidad, ya que los chicos de Larian Studios ya trabajan en su secuela, prevista para el último cuarto de 2016.


Valoración

Uno de los mejores RPG del año pasado se estrena en PS4 y Xbox One con una edición mejorada que aporta novedades que lo hacen aún más irresistible para los roleros. Y se puede disfrutar junto a un amigo tanto online como en cooperativo local.

Hobby

90

Excelente

Lo mejor

Combates profundos, desarrollo repleto de posibilidades y su enfoque cooperativo. Y en castellano.

Lo peor

La historia es un poco sosa y si no eres muy "rolero", se te puede hacer un poco cuesta arriba...

Lecturas recomendadas