Análisis

Análisis del DLC Mass Effect 3 Leviatán

Por Daniel Quesada
-

La nueva aventura del comandante Shepard nos mueve desde una instalación minera hasta las profundidades del océano. Todo, con tal de encontrar a un ser que podría dar un vuelco a la batalla contra los Segadores...

El flujo de contenidos descargables para Mass Effect 3 no deja de sucederse. Con un catálogo que va desde packs de mapas para el multijugador (el cual, por cierto, os recomendamos encarecidamente) hasta ese polémico final extendido, los aspirantes a Shepard no podemos quejarnos de falta de oferta. Pero los capítulos extra para el modo Historia siempre se han considerado el plato fuerte. Desde el lanzamiento tuvimos uno bastante interesante, llamado De las cenizas, y ahora llega este segundo añadido, que va a meter en un nuevo "fregao" a nuestro querido comandante (el Che no, el otro).

Al mar en tiempos revueltos

Una vez hemos descargado el DLC y cargamos el juego, un mensaje llega a la terminal privada de Shepard. Por lo que parece, un científico llamado Garret Bryson ha descubierto a una criatura llamada Leviatán, la cual acabó con un Segador y ahora permanece oculta en algún lugar del Universo. El objetivo en las dos horas que dura esta expansión es dar con el  paradero exacto del Leviatán, averiguar cuáles son sus intenciones e intentar que apoye nuestra lucha contra la invasión segadora.

Mass Effect 3: Leviatán se divide en tres actos. En el primero, hemos de recopilar los datos que Garret Bryson había obtenido sobre la criatura. Aunque hay un poquito de acción, en esta parte pasamos la mayoría del tiempo investigando. Primero, cotejando pistas frente a un ordenador para encontrar el siguiente planeta donde buscar. Esta tarea es particularmente sosa, pues se basa en patearse todo el apartamento de Bryson hasta dar con todas las pistas. Es más una cuestión de ensayo y error que de deducción detectivesca, así que no resulta satisfactorio. Por cierto, si conseguís acotar la búsqueda a un solo planeta, os lleváis un logro/trofeo. Venga, gracias, Bioware.

En este tramo también toca visitar una instalación minera, en la que la búsqueda de pistas vuelve a ser la protagonista. Aquí resultan especialmente chocantes las reacciones de nuestros personajes. Sucede que todos los habitantes de la instalación tienen la mirada perdida, nos hablan de forma amenazadora y sufren algunos ataques violentos. Ante eso, nuestros personajes dialogan en plan "están como raros, ¿no? ¿Qué les sucederá?" ¡Pero almas cándidas, si a estas alturas estáis hartos de ver gente adoctrinada! Es como si los guionistas quisieran transmitirnos misterio o incertidumbre, pero es tan evidente lo que está pasando que, en su lugar, nos frustra lo poco espabilados que están nuestros héroes y lo lento que reaccionan ante la violencia de su entorno.

El segundo acto nos propone buscar a la hija del doctor, en entornos donde la acción va ganando terreno. En ese sentido, es recomendable haber subido bastante de nivel (nosotros, por ejemplo, hemos jugado con nivel 55), pues los rivales son bastante duros: brutos, banshees e incluso un cosechador han de probar nuestros rifles de asalto. Como los enemigos son siempre de la facción segadora, tener habilidades bióticas como sobrecarga es bastante práctico.

En el tercer acto, tras oooootra rondita de investigación, viajamos al planeta acuático en el que se esconde el Leviatán. Como se anunció en su momento, aquí está la gracia principal del descargable, pues nos tocará pilotar un meca acuático (de nombre Tritón) y sumergirnos en las profundidades marinas. La verdad es que es una gozada domar este bicharraco de metal. En especial, antes de lanzarnos al agua, cuando podemos masacrar a los enemigos restantes con potentes misilazos. Una vez descendemos en el agua, tenemos la sensación de revivir la famosa escena de la peli Abyss, en la que sucedía eso mismo.

Una vez en la llanura abisal, nuestor único objetivo es avanzar y avanzar (Shepard dispara bengalas automáticamente y no tenemos que enfrentarnos a nada) hasta llegar a un cierto punto que no os "espoilearemos". Como decíamos, manejar al meca mola, pero es sorprendente lo desaprovechada que está la inmersión. Podía haberse jugado con la idea de la presión del agua u ofrecer algún enfrentamiento marino especial, pero en lugar de eso sólo hay un corto paseo y un largo diálogo final.

¿Vale lo que cuesta?

Ese último diálogo es bastante interesante, pues descubre nuevos precedentes en la historia de Mass Effect. En ese sentido, os recomendamos que os paséis primero el juego y después superéis este DLC, pues se cuentan cosas que se entienden mejor una vez visto el final. Habrá quien diga que lo que se cuenta es una innecesaria vuelta de tuerca más (nosotros nos inclinamos por esa postura), pero si queréis conocer a fondo los orígenes de la mitología de Mass Effect, esos minutos finales son imprescindibles.

Al margen de eso, esta descarga no aporta gran cosa, más allá de alguna mejora para las armas y puntos de experiencia como para subir un nivel. Pero no hay trajes nuevos, ni armas, ni personajes que se unan a nuestra causa (vale, Javik de Desde las cenizas era difícil de superar). Teniendo en cuenta que, como hemos dicho, el conjunto no pasa de las dos horas, se han subido un poco a la parra con ese precio de 800 Microsoft Points / 9,99 euros. Lo peor es que nos estamos acostumbrando peligrosamente a esos precios, cuando un importe de 400 Microsoft Points habría sido lo ideal para una descarga de este tipo.

Por tanto, éste es un DLC pensado para los más puristas de la saga, los que quieran profundizar (nunca mejor dicho) del todo en los cimientos de este genial universo. El resto tiene mejores propuestas en las que gastarse 10 "leuros".

Valoración

El suspense acerca de la identidad e intención del Leviatán apuntala un desarrollo demasiado continuista respecto al juego. Falta innovación y el tramo final está desaprovechado, pero muchos agradecerán las aportaciones a la mitología de la saga.

Hobby

65

Aceptable

Lo mejor

Aporta datos relevantes a la historia general de Mass Effect. Manejar el Tritón, aunque dure poco.

Lo peor

El 75% del contenido no aporta nada a la jugabilidad. Los diálogos son bastante inverosímiles.

Lecturas recomendadas