Análisis

Análisis de Dragon Ball Xenoverse en PS4

Por Daniel Quesada
-

Versión comentada: PS4

El análisis de Dragon Ball Xenoverse estaba dando que hablar... ¿Será la aventura de Goku en PS4, PS3, One, 360 y PC tan buena como estábamos empezando a vislumbrar? Por suerte, la nave (de Freezer) ha llegado a buen puerto, siempre y cuando sepamos perdonar algunas carencias.

ACTUALIZADO 5-3-2015: Ya hemos podido probar la versión para PlayStation 3 de Dragon Ball Xenoverse, para hacernos una mejor idea de las diferencias entre la "antigua" y la nueva generación. Tal y como sospechábamos, los cambios se reducen a algunos pequeños cambios gráficos. En concreto, las texturas de los escenarios son claramente inferiores respecto a lo visto en PS4 y One, por lo que hay un poquito más de sensación de vacío. También hay algún que otro tirón en el frame rate cuando se gira bruscamente la cámara y los efectos especiales durante las super ráfagas ki muestran un poquito más de pixel. En el lado positivo, los modelos y animaciones siguen siendo igual de contundentes... Y nos alegra comprobar que los tiempos de carga están bastante bien optimizados, al igual que en la next gen.

Por tanto, salvo un par de detalles, Dragon Ball Xenoverse parece ser casi idéntico en sus diferentes versiones. A continuación tenéis el análisis original para PS4, pero que podéis usar tranquilamente como referencia para el resto de plataformas.

TEXTO ORIGINAL: Es una buena patata caliente, este Dragon Ball Xenoverse, porque ofrece muchas cosas buenas, pero también más de un punto negro. El juego se separa de los anteriores de la saga al proponer algo insólito: modificar la historia de Goku y compañía que todos conocemos. Así es, tres villanos tan coloridos como crueles, Towa, Miira y Demigra, están alterando el espacio-tiempo y, donde una vez ganaron los buenos, ahora está triunfando el mal. Por ello, Trunks, que ahora es un Patrullero del Tiempo, invoca a Shenron para que traiga un héroe capaz de viajar a épocas pasadas y vencer a los grandes villanos, como siempre debió ocurrir.

Ahí es donde entramos nosotros. Una vez "invocados", hemos de crear a nuestro personaje, que puede ser humano, saiyano, namekiano, tipo monstruo o de la raza de Freezer. Los monstruos, saiyanos y humanos, además, permiten elegir sexo. Creamos el héroe, le damos el aspecto que queramos (el editor no es súper versátil, pero sí incluye todas las variantes de nariz, pelo, etc. que se nos ocurren a raíz del manganime) y decidimos si queremos especializarnos en ataques a distancia, cuerpo a cuerpo o algo intermedio.

A partir de ahí, Trunks se convierte en nuestro guía de Tokitoki City, el "hub" desde el que podemos elegir misiones, comprar objetos o interactuar con otros personajes. Por un lado, tenemos las misiones principales, que avanzan por la historia de Dragon Ball Z desde la pelea con Radish hasta el final de Buu, incluyendo a Wiss y Bills, los "malos" de Dragon Ball Z: Battle of Gods.

¡Go, go, Patrullero!

Las misiones secundarias juegan con esos personajes y eventos, pero con planteamientos diferentes. Por ejemplo, podemos eliminar a todos los villanos del tirón, ayudar a Nº 17 a conquistar la Tierra, etc. Para acceder a ellas, podemos ir a un mostrador de Tokitoki o buscar a los personajes secundarios que van apareciendo por la ciudad, los cuales nos pueden proponer misiones sueltas o convertirnos en sus discípulos.

¿Y para qué sirve esto último? Pues para que, a medida que superemos sus pruebas, nos vayan enseñando sus movimientos especiales. Al comenzar la aventura, apenas tenemos un par de ataques gordos para salir del paso, pero a base de entrenar con Piccolo, Vegeta y compañía podemos aprender todos los movimientos más icónicos, como el Makkankosappo o el propio Kamehameha. Además, si completamos todo el adiestramiento de un maestro y usamos su ataque definitivo en combate, su "aura" se aparecerá para dar más potencia al golpe.

Pero en Dragon Ball Xenoverse no solo podemos aprender ataques de esa forma. Tokitoki está llena de tiendas en las que comprar nuevos movimientos (no solo ofensivos, sino también más estratégicos, como el Kaioken o fintas especiales). También es posible adquirir objetos para usar en el combate: recuperación de energía, salud para nosotros o los aliados, etc. Algunos de esos objetos, a su vez, se pueden sintetizar en otros más complejos, siempre que demos con la receta correcta.

Con más modelitos que Bulma

Para continuar con la estrategia, hay una tienda que nos vende ropa, la cual no solo homenajea a muchos personajes de Dragon Ball (podemos vestirnos como Chichi o el General Blue), sino que también hace que nuestras estadísticas suban o bajen. Ojo, algunas prendas son universales, pero otras resultan exclusivas de una raza. ¿Quieres un traje namekiano? Pues más te vale que tu personaje tenga antenitas... Ah, también podemos comprar complementos, como las gafas de Mutenroshi o el pelo de Mr. Satán, pero son simples gracietas estéticas que no alteran nuestro rendimiento.

Por último, hay una tienda para comprar "almas Z". Se trata de pequeños modificadores que se activan si se da la circunstancia correcta en un combate. Por ejemplo, si estamos bajos de salud puede subir nuestro ataque. En definitiva, las luchas tienen más estrategia de la que pueda parecer en un principio, si bien es cierto que, a la postre, los duelos suelen resolverse a base de ataques definitivos en muchas ocasiones.

Hay muchas otras actividades en Tokitoki. Por ejemplo, hay patrulleros con los que podemos hablar para recibir pistas o incluso algún regalo. Otros personajes son los avatares del resto de jugadores. En función del tipo de sala que escojamos al inicio de la partida, podemos ver esos avatares estáticos o bien en movimiento, de tal forma que podamos comunicarnos con ellos a base de frases predefinidas o movimientos especiales, como reverencias o las coreografías del comando especial Ginew. Aunque nos tememos que el 90% de la gente va a estar haciendo los movimientos de la Fusión...

Amigos del ciberespacio

Además de saludarlos, podemos unirlos a nuestro equipo, que admite un máximo de 3 miembros. Con ellos, podemos superar misiones secundarias (las principales no son compatibles) o duelos sueltos. También hay un modo Torneo que se desarrollará en tiempo real y online. ¡Suena fenomenal! En el momento de escribir este análisis, el modo Torneo aún no estaba activo, pero sí hemos podido probar las misiones secudnarias online y no han dado ningún problema.

Si no queremos jugar online o no encontramos con quién hacerlo, existe la posibilidad de contratar patrulleros controlados por la consola o seleccionar en cada misión a los personajes principales (Goku, Gohan, Cell, Yamcha, etc.) que hayamos desbloqueado hasta el momento. Incluso es posible controlar nosotros mismos a cualquiera de estos personajes durante esas misiones. No os preocupéis, los puntos de experiencia irán a nuestro avatar.

Vale, mucha tarea y tal, pero... ¿Qué pasa con los combates? Como ya sabréis, Dragon Ball Xenoverse se juega en 3D, con luchas que pueden ser de hasta 6 personajes. En primer lugar, fijamos un objetivo para que la cámara y nuestros disparos estén dirigidos a él. Aún así, nuestros ataques puedes alcanzar y dañar a otros rivales (pero no a los aliados). Con nuestra "víctima" en el punto de mira, damos rienda suelta al catálogo de golpes. Hay dos botones para ataques básicos (puñetazos y patadas), otro para fintar y colocarnos detrás del rival y uno más para pequeñas bolas de energía. Con los gatilos nos cubrimos, ejecutamos presas o desplegamos los menús de ataques especiales en tiempo real. Así un gatillo más otro botón basta para lanzar uno de stos ataques (el Disco Destructor o el Masenko, por ejemplo), mientras que dos gatillos y un botón desencadenan los ataques definitivos: el Kiloho, la Death Ball de Freezer...

Además, al pulsar izquierda en la cruceta podemos encender nuestro scouter (ya sabéis, el visor de los saiyanos) para ver la fuerza del enemigo o encontrar objetos ocultos en el escenario. Si pulsamos derecha, abrimos el menú de objetos que hayamos reasignado, como esas cápsulas para recuperar salud de las que os hablamos.

El control de Dragon Ball Xenoverse es bastante sencillo, pero hay que tener algunos aspectos en consideración. En primer lugar, que además de nuestra barra de salud hay otras dos de energía y resistencia. La de energía es la que nos permite lanzar ataques especiales. Una porción de la barra basta para los más sencillos y tres para los definitivos. La barra de resistencia indica si podemos fintar los ataques o protegernos de ellos, además de ejecutar algunos movimientos especiales (generar una burbuja de energía a nuestro alrededor para repeler ataques, por ejemplo). Estas barras, al igual que la potencia de nuestros ataques, se pueden aumentar a base de invertir los puntos de experiencia que adquiramos con los combates ganados. Que nos conste, podemos ascender hasta el nivel 80, pero basta con el 45, más o menos, para superar todas las misioens principales.

El otro punto a tener en cuenta en los combates es la cámara. ¡Ay, la cámara! Siempre mantiene en cuadro al enemigo fijado, lo que ocasiona que, a veces, no veamos a nuestro propio personaje y veamos con desesperación cómo nos llueven las ondas de energía pero no sabemos hacia dónde movernos. No es que pase de forma muy continuada, pero si lo suficiente como para que nos parezca un punto negativo a tener en cuenta. Sobre todo, cuando estamos en combates multitudinarios...

¿Has entrenado suficiente?

La IA de los enemigos tampoco es como para tirar cohetes. En los niveles más avanzados es competente, pero otras veces veremos cómo se lanzan a por nuestra onda de energía como polillas a la luz... O cómo nuestros aliados se quedan mirando nuestros ataques, como un abuelo que mira la obra de enfrente. A pesar de ello, el ritmo de los duelos es tan frenético y absorbente que muchas veces ni nos damos cuenta de esos defectos. En general, los combates se disfrutan mucho (¡sobre todo cuando dominamos las técnicas más destructivas!), pero los ojos más exigentes detectarán rápidamente sus costuras.

El apartado técnico de Dragon Ball Xenoverse aprueba con nota en muchos aspectos. El modelado de los personajes y sus movimientos son, sin duda, los mejores que ha tenido nunca un juego de Dragon Ball. Lucen especialmente en las escenas de corte, pero durante los combates también quedan de lujo. Lo mismo sucede con las ondas de energía que, aunque a veces renquean en las animaciones, llenan la pantalla de luz y espectáculo. Los escenarios son bastante grandes y, de hecho, en las misiones secundarias podemos alternar entre varios. Algunas partes de ellos se destruyen, pero otras reflejan los boquetes de nuestros impactos... Y de repente, vuelven a estar como nuevas. Queda bastante cutre, la verdad. ¡Si te cargas el escenario, te lo cargas, leñe!

Por cierto, este análisis se basa en la versión PS4, pero también hemos jugado a la versión Xbox One, en la que no hemos notado mayores diferencias. Quizá un pequeño tirón en el frame rate, pero nada relevante.

Por su parte, el apartado sonoro sigue en la media de la saga. Podemos escuchar las voces en japonés o en inglés (las voces japonesas son muuuuy superiores) y, de hecho, durante todos los combates se van desarrollando diálogos, pero la verdad es que en pleno fragor de la batalla, ni nos enteramos de lo que dicen. Eso sí, los usuarios de PS4 tienen un extra muy divertido: cuando Trunks se comunica con nosotros, sus consejos suenan a través del altavoz de Dual Shock 4, lo cual sorprende en alguna ocasión.

La música es del tipo rock-metal que acostumbra a incluir Bandai Namco (bastante cansino, sinceramente), pero los fans agradecerán que en la intro del juego suene el inconfundible Cha-La-Head-Cha-La, a cargo del grupo japonés Flow. ¡Ah! Y os lo advertimos: la melodía que suena durante nuestros paseos por ciudad Tokitoki se os va a pegar al cerebelo, os lo advertimos.

El abuelo Son Gohan está contento

Así pues, Dragon Ball Xenoverse es un juego pensado casi exclusivamente para los fans de la saga: la historia no explica pormenorizadamente quién es cada villano o por qué está Goku peleando con él, porque se da por supuesto que ya lo sabemos. Además, la dinámica de los combates es muy atípica, algo que seguro va a dejar frío al usuario que no tenga especial apego por la obra de Akira Toriyama. A ello, hay que unir los errores de cámara ya comentados, además de algún pequeño caso de popping o de parones en la acción, que suenan a mala optimización por todos lados. Y, si nos ponemos tiquismiquis, el plantel de 47 luchadores, aunque amplio, tiene algunas carencias incomprensibles. ¿Dónde están los androides 16, 19 y 20 o Zarbon y Dodoria?

A pesar de todo, el fan de los saiyanos tiene un enorme parque en el que jugar: aprender poco a poco las técnicas que nos fliparon en el manga, gastar zenis en comprar una barba como la de Mutenroshi o ver los grandes duelos desde una perspectiva muy diferente, es toda una gozada para los que siempre hemos querido lanzar nuestra propia Kamehame como Goku, pero en su lugar nos salía una ventosidad como a Pilaf. No es un juego que vaya a hacer época, pero sí la va a reinventar para los otakus.

Valoración

Como juego de lucha es intrascendente, pero los fans sabrán apreciar la cantidad de detalles dedicados a ellos que incluye. Más espectacular que efectivo, eso sí.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

El espectáculo, los modelos de los luchadores y la cantidad de secretos. Buenas opciones online.

Lo peor

La cámara falla mucho. Algunos errores técnicos. Si no te atrae DB, su mecánica no te molará.

Lecturas recomendadas