Análisis

Análisis de Dragon Ball Z Dokkan Battle para Android

Por Daniel Quesada
-

Versión comentada: Móvil

¿Sí? ¿Dígame? Ah, es Goku, que está en nuestro móvil. Con este análisis de Dragon Ball Z Dokkan Battle os confirmamos que ya podemos disfrutar de sus batallas por turnos, aunque estemos en la parada del autobús o viajando a Namek.

Con la profusión de títulos basados en Dragon Ball que presenciamos en consolas, era de extrañar que Bandai Namco no apostara también por mostrarnos a Goku en los teléfonos móviles. La situación cambió ayer mismo cuando llegó, para sorpresa de todos, Dragon Ball Z Dokkan Battle. Hace apenas unos meses se estrenó en Japón y arrasó, así que tiene todo el sentido del mundo verlo en nuestros dispositivos iOS y Android... ¡Pero ha llegado sin previo aviso, como Trunks al comienzo de la saga de Cell!

Eso sí, no esperéis un nuevo juego de lucha. Dragon Ball Z Dokkan Battle es un título de estrategia con toques de puzzle (algo que pirra a los japoneses, por cierto), parecido a otras apuestas como Puzzle & Dragons. Los combates se resuelven de la siguiente forma: en la parte inferior de la pantalla está nuestro personaje y en la superior el enemigo. Justo entre el enemigo y nosotros hay unas esferas de colores. Hemos de tocar alguna de las esferas más próximas a nosotros, teniendo en cuenta que si hay otras esferas del mismo color a continuación, nuestro golpe será más efectivo. Además, si tocamos una esfera del mismo color que el de nuestro personaje (por ejemplo, Goku es ágil y se corresponde con el color azul, Chaos es inteleigente y se corresponde con el color morado), obtendremos un plus de efectividad y, de propina, recuperaremos algo de salud.

Pero la estrategia es aún más profunda. Como en un juego de Pokémon, hay que tener en cuenta nuestro color y el del enemigo, ya que cada color es especialmente efectivo contra uno en concreto (no os preocupéis, siempre hay una "rueda de correspondencias" en pantalla para que tengamos la referencia). Además, los combates suelen enfrentar a equipos de varios luchadores, así que también debemos tener en cuenta quién va a pelear después o en qué momento van a contraatacar los enemigos. Es más, podemos alterar el orden en el que van a atacar nuestros personajes y, si ponemos al lado dos o tres personajes con algo en común (por ejemplo, nº 17 y nº 18 o Yamcha y Krilin), sus estadísticas de ataque o resistencia mejoran en ese turno. Todo nuestro equipo tiene una barra de salud compartida, que podemos recuperar tocando las esferas adecuadas o gastando los items que nos hayamos asignado antes de un combate.

Si acumulamos suficientes esferas con un personaje en concreto, éste lanzará un ataque especial: el Kiloho con Tenshinhan, el Kamehameha con Goku... Por supuesto, el daño que ocasionamos es mucho mayor. Por último, tenemos la barra de Dokkan, que también es compartida y se rellena a medida que toquemos más y más esferas. Una vez llena, el daño general que ocasionamos se multiplica.

¡Ya veis que hay mucho que tener en cuenta en los combates! Pero, ¿cómo pasamos de un duelo a otro? Tenemos dos opciones: hay un modo historia y una serie de retos complementarios, que van cambiando con el paso de los días. En cuanto al modo historia, no se han devanado mucho los sesos: en pleno viaje temporal, Trunks provoca un cacao interdimensional con su máquina del tiempo, lo que lleva a que los personajes de diferentes franjas temporales coexistan. Pero, ¿hay alguien detrás de estas distorsiones? Sí, como veis se parece bastante a Dragon Ball Xenoverse (también se basa en los acontecimientos de Dragon Ball Z), aunque el orden de los combates no tiene nada que ver.

Estemos en el modo que estemos, para acceder a los combates tenemos que mover nuestro icono por un tablero. Podemos elegir el número de casillas entre 3 números que se nos muestran al azar. Aquí también entra en juego la estrategia: la casilla que toquemos cambiará de número en el siguiente turno, pero las otras mantendrán el suyo. Hay que jugar con los "números de casillas" disponibles para llegar a las posiciones del tablero que nos interesen: en algunas recibiremos items, en otras seremos dañados... ¡Y sí, también podemos encontrar Dragon Balls!

El objetivo, además de derrotar a los enemigos que encontremos, es conseguir más y mejores luchadores para nuestro equipo. Cada luchador se presenta en forma de cartas, que obtenemos al superar ciertos retos o al entrar en el menú Summon. En este menú, podemos elegir entre recibir al azar un personaje más básico o uno raro. Lógicamente, el básico es más "barato": invertimos puntos de amistad, obtenidos al usar el personaje de otro jugador. Los personajes raros se consiguen usando piedras de dragón, que requieren superar tableros concretos... O pagar dinero real por ellas.

Déjate de zeníes y dame euros

Así, entramos en la explicación del modelo económico de Dragon Ball Z Dokkan Battle: el juego es free to play: absolutamente gratuito y no hace falta gastar nada para completarlo. Ahora bien, podemos pagar por obtener más rápido las piedras de dragón (una vale 99 céntimos, pero podemos comprar varias decenas de golpe), que sirven no solo para conseguir nuevos personajes sino para resucitar si hemos perdido un combate. Nos parece un modelo totalmente razonable y, a poco que os curréis la estrategia, no tendréis que ser tentados por la compra real de esas piedras. Las conseguiréis por vuestros propios méritos.

Además, hay muchas formas de mejorar a los personajes que ya tenemos para que sean más efectivos. Por ejemplo, podemos entrenar invirtiendo otros items conseguidos, lo que provocará que suban de nivel (los personajes normales suben hasta el nivel 20). Y lo más especial es que podemos "despertar" su fuerza interior, pero para eso hace falta coleccionar una enorme cantidad de items especiales. Os llevará mucho tiempo... Pero esa es parte del encanto del juego.

Medio manga, medio anime

Dragon Ball Z Dokkan Battle apuesta por una estética curiosa: los gráficos son bastante estáticos, pero en vez de sprites tradicionales son ilustraciones digitalizadas, muchas de ellas perfectamente reconocibles por los fans. Cuando hemos decidido qué hacer en cada turno, unas sencillas animaciones de peleas muestran el resultado: nuestro personaje da patadas o lanza rayos. En realidad, es un curioso ejercicio de economía gráfica: los personajes tienen poquísimas animaciones, pero como el scroll del fondo, los zooms y las onomatopeyas no paran de sucederse, no nos damos cuenta de lo limitado de los movimientos. ¡De hecho, las primeras veces es realmente espectacular! Por otro lado, resulta curioso ver a personajes tan dispares enfrentados. Aunque el hilo conductor es Dragon Ball Z, hay luchadores sacados de Dragon Ball, como Tao Pai Pai o los soldados del geenral Red. Y, si los mejoramos y colocamos correctamente, podemos lograr que Chi-Chi dé una paliza a Cell, por ejemplo. Todo depende de nuestra estrategia.

Esa variedad de luchadores coleccionables, no oculta el hecho de que los combates pueden hacerse un tanto repetitivos, en especial porque los luchadores tienen una cantidad limitada de animaciones. Los golpes son espectaculares, sí, pero se repiten mucho. Otra de las pegas que puede encontrar el público español es que todo el juego está en inglés, con los nombres de técnicas adaptados al público americano (el Dodonpa se llama Dodon-Ray, el Kienzan se llama Destructo-Disk, etc.), por lo que quizá no nos sintamos tan en nuestra salsa como con una labor de localización más pensada para nosotros. Por cierto, también hay voces en japonés, pero son tan escasas que podrían estar en griego y no nos daríamos cuenta.

En cuanto al rendimiento técnico de Dragon Ball Z Dokkan Battle, es cierto que pierde bastante tiempo en pantallas de carga e incluso los móviles más potentes notarán unas pausas algo cansinas entre combates. Además, parece que varios usuarios tienen problemas la primera vez que ejecutan el juego. A nosotros se nos colgó una vez la primera vez que se inició y descargó algunos elementos, pero después ha funcionado sin problemas.

En definitiva, no parece un juego especialmente optimizado ni sorprendente en el medio plazo, pero su mecánica general y la variedad de personajes por conseguir deberían bastar para convencer a los fans de los saiyanos o a los que quieran un juego de estrategia pensado para sesiones cortas. Y si no os gusta, tampoco es que hayáis tirado el dinero...

Valoración

Su planteamiento estratégico es más interesante de lo que pueda parecer al principio, si bien es un juego que podría estar más optimizado.

Hobby

77

Bueno

Lo mejor

Golpes espectaculares. Gran variedad de personajes para obtener.

Lo peor

Las cargas y los "cuelgues". Puede hacerse repetitivo.

Lecturas recomendadas