Análisis de Dyke Hard
Análisis

Análisis de Dyke Hard: Una aventura de Rock 'n' Roll lésbico

Por Javier Cazallas
-

Cuando uno se sienta a ver una película de serie B, sabe de sobra que no puede esperar grandes despilfarros de dinero en efectos visuales, maquillaje, etc. Dyke Hard no es una excepción. Nos encontramos ante una cinta que fue dirigida por la sueca Bitte Andersson y que mezcla varios géneros, especialmente comedia y acción pero tiene también tintes de terror, ciencia ficción y un peculiar popurrí musical.

Una parte importante de la financiación del film se consiguió mediante Kickstarter, un sistema cada vez más frecuentado por pequeños proyectos para cubrir sus gastos mediante patrocinadores que aportan una cantidad X y a cambio reciben algún tipo de obsequio. Dyke Hard recibió $6.213 de su presupuesto total de $30.000 de sus 150 patrocinadores de Kickstarter, lo que ayudó a Andersson a terminar su película.

Una historia simple que se desmelena

El título de la cinta, además de ser muy similar al título original de Jungla de Cristal (Die Hard) es el nombre de la banda de rock que componen las protagonistas. Tras un éxito efímero la vocalista del grupo, Riff Painful se separa del grupo al considerar a sus compañeras una carga continua. Al resto de las componentes, Peggy, Bandito y Scotty no les va mejor y acaban decidiendo participar en un concurso que les puede reportar una firma con una discográfica y 10.000 dólares.

Riff se aliará con Moira, una misteriosa millonaria que tiene por obsesión destruir la reputación, la poca que tienen, de Dyke Hard. Para ello se prepararán para tender una trampa a las componentes de la banda, que ya se encuentran de viaje rumbo al concurso y se habrán tomado con Dawn, una luchadora de muay thai que curiosamente va al mismo lugar que la banda a participar en un campeonato, por lo que se une a las tres músicas.

Dyke Hard 4

La película habrá arrancado con una versión cyborg de Riff liándola parda, pero no veremos mucha más ciencia ficción hasta casi el final. También nos habrán presentado a Buck, un camarero y stripper frustrado que quiere "ir a conocer a los chicos malos de la cárcel". El arranque de la cinta es tan caótico que tardamos un rato en colocar a cada personaje en su lugar a pesar de que tienen unos roles bastante definidos...y raros.

Cinco segmentos bastante definidos

Toda la historia que se nos cuenta en esta comedia sueca está dividida en cinco partes que podemos diferenciar claramente por las ubicaciones en las que suceden. En primer lugar tendremos toda la presentación, destilando ese toque ochentero por los cuatro costados. En ella nos presentarán a las personajes, y nuestros cerebros intentarán asimilar unas cuantas cosas para poder continuar.

Consigue Dyke Hard para tu colección

El grupo se detendrá en una casa claramente encantada, en la que podremos ver la faceta de terror de la película. Bueno, terror de serie B, aderezado todo ello con un poco de sexo lesbico y algún desnudo integral que dejaremos que veáis y juzguéis vosotros mismos. Tras caer en una trampa de Moira y Riff, el grupo será apresado por la policía y llevado a una prisión muy peculiar.

La prisión albergará el tercer segmento de Dyke Hard. La cruel alcaide Henderson dirige la prisión con puño de hierro. Y Buck acabará sacando a sus amigas de la trena como parte de su plan para fugarse con un preso que le ha encandilado. Mientras tanto, habrá un par de números musicales serán como poco pintorescos. El cuarto fragmento se desarrollará en la casa de la abuela, una encantadora mujer que gusta de vestir en chándal a todas horas.

Dyke Hard 1

Finalmente las historias convergerán en el concurso de bandas y artes marciales donde toda esta locura argumental cobrará algo de sentido, pero no demasiado. Se desvelará un gran enirgma que habrá permanecido culto toda la película y, que no vamos a spoilearos aquí. Tras obsequiarnos con las actuaciones finales la película alcanzará su clímax y tocará a su fin.

Unos efectos visuales de extremos

En las películas de serie B no podemos esperar encontrarnos con efectos visuales como los de grandes sagas del estilo Star Wars o Harry Potter. En muchas el nivel no llega ni al de parodias como La loca historia de las galaxias. En Dyke Hard nos encontramos con efectos especiales y visuales muy dispares. Probablemente los mejores esfuerzos se destinaron al segmento de la casa encantada y al del concurso, en donde encontramos apariciones, efectos luminosos e incluso algunos guiños a la película Cazafantasmas.

Dyke Hard 3

Por contra, y seguramente debido al presupuesto, en otros segmentos de la película como la prisión, buena parte de los efectos son más bien pobres. Mención especial para los fondos del número musical de Buck, que parecen salidos de un episodio de Peppa Pig.

El look ochentero

Lo más llamativo de la película, y de lejos, es el llamativo look de los años 80 de los personajes y las localizaciones. Al ver las pintas de Riff no podemos evitar recordar a Dee Snider de los Twisted Sister. Cada personaje tiene un look propio que no cambia apenas durante toda la cinta. Dawn y Bandito parecen salidas de alguna tribu urbana de ciertos barrios estadounidenses a mediados de los 80. Scotty tiene la pinta típica del estereotipo de empollón y Peggy trata de tener cierto estilo de glamour...sin éxito.

Dyke Hard 2

Pero ese aspecto ochentero no se reduce a las protagonistas, los coches, volvo en su mayoría, también nos transportan a la década de os 80, aunque también nos sacan bastante deprisa al ver lo decrépitos que están -exigencias presupuestarias-. El maquillaje excesivo de varios personajes también nos recuerda aquellos años en los que no se cortaban a la hora de darle rienda suelta al pincel.

Una película LGTB

Dyke Hard es, esencialmente, una película que frivoliza el espíritu LGTB. Las escenas de sexo lésbico se suceden a lo largo de la hora y media que dura la cinta, y son bastante explícitas. De hecho, el film ganó el premio de la audiencia del MIX Copenhaguen, un festival LGTB de Dinamarca.

No obstante, quizás la promiscuidad y continuidad del recurso del sexo a cada dos por tres satura al espectador, que trata de comprender algo de la trama principal y ve su investigación interrumpida por la enésima escena de desnudos o sexo.

Dyke Hard 5

Dyke Hard es una película que puede levantar muchas opiniones dispares. La puedes odiar, te puede gustar su estilo o su ambientación, o si eres un avanzado, igual te encanta. Lo bueno de este tipo de películas es que hay que verlas para poder tener una opinión sobre ella. Así que si os sobran 90 minutos y no tenéis nada mejor que hacer, no perdéis nada por echarle un vistazo.

Si os habéis quedado con ganas de más serie B aquí tenéis las producciones ochenteras más delirantes.

Valoración

Si te gusta el cine de serie B es una opción tan válida como cualquier otra. Tiene un poco de todo en el batiburrillo que es su argumento. Pero si buscas algo profundo definitivamente Dyke Hard no es tu peli.

Hobby

50

Regular

Lo mejor

Los constantes guiños a la cultura rock de la década de los 80. Algunos de sus efectos visuales son decentes si tenemos en cuenta el presupuesto.

Lo peor

Aunque de forma intencionada, todas las actuaciones están excesivamente forzadas. El escaso presupuesto se nota en cada escena.

Lecturas recomendadas