Análisis

Análisis de Elite Dangerous para Xbox One

Por Luis López Zamorano
-

Versión comentada: Xbox One

El análisis de Elite Dangerous para Xbox One llega a HobbyConsolas.com para que descubráis cómo es la adaptación del simulador espacial desarrollado por Frontier Developments en la consola de nueva generación de Microsoft.

Por fin ha llegado la versión completa de Elite Dangerous a Xbox One. Este simulador espacial desarrollado por el equipo de Frontier apareció en PC a principios de año, sorprendiendo por su enorme ambición. Ahora, toda esta ambición ha sido llevada a la consola de Microsot y ha aumentado gracias a la inclusión de novedades, como varios modos multijugador competitivos de lo más interesantes, y es en ellas en las que queremos centrar nuestro análisis.

Por supuesto, vamos a hablar del modo principal del título, pero no profundizaremos demasiado en él ya que en nuestro análisis de Elite Dangerous para PC ya os dimos todas sus claves y éste ha sido trasladado exactamente igual a Xbox One a excepción de los nuevos controles de la nave que han sido adaptados para que la simulación de vuelo espacial no pierda nada de atractivo.

Un universo enorme y vivo

Lo que nos cautivó en su día de Elite Dangerous fue su enorme dimensión. Frontier Developments pone a nuestra disposición un universo con 400.000 millones de sistemas estelares que podemos explorar completamente. Por supuesto, resulta casi imposible visitarlos todos, pero tenemos completa libertad para viajar de uno a otro eligiendo nuestro propio rumbo. ¿Cuál es el objetivo de nuestro viaje? Llegar a ser el piloto más reputado del universo y el miembro más destacado de la icónica Élite.

Para conseguir nuestro objetivo podemos tomar varios caminos, algo que nos deja desarrollar nuestra propia personalidad como pilotos estelares. Podemos, por ejemplo, dedicarnos a la piratería e ir a la caza de otras naves para vender sus piezas, o al comercio interestelar de recursos, buscando los materiales más demandados en cada planeta para venderlos allí. Pero también podemos ser exploradores y viajar entre los diferentes sistemas en busca de nuevos planetas a los que otorgar el nombre que queramos, y éste es uno de los grandes atractivos del modo principal de Elite Dangerous ya que el universo estará en constante cambio al actualizarse con las acciones de todos los usuarios en tiempo real.

Un pilotaje de nueva generación

Una de las principales novedades de Elite Dangerous en Xbox One es su nuevo control. El equipo de Frontier ha hecho un gran trabajo al adaptar todas las posibilidades del teclado y el ratón del PC a los botones del mando de la consola de Microsoft. Si conocéis el simulador, ya sabréis que cuenta con un montón de opciones dentro del manejo de la nave y la gestión de recursos y sistemas que se manejaban con el teclado y ahora todas ellas han sido adaptadas al controller con un sistema de lo más completo.

Si bien es cierto que hacerse con el sistema de control de Elite Dangerous en Xbox One puede llevar horas, también hay que destacar el gran trabajo realizado con los tutoriales que nos ayudan a adaptarnos a él. Se han introducido varios comandos contextuales a los distintos botones del mando de Xbox One que abren sub-menús para que podamos seleccionar entre distintas opciones y estemos informados de todo lo que ocurre en nuestra nave y en el universo. Al principio cuesta bastante acostumbrarse a este sistema, y más teniendo en cuenta el tamaño tan pequeño que usa la fuente, pero una vez que los dominamos, resultan muy intuitivos. Eso sí, si no habéis jugado antes a Elite Dangerous, más os vale tener paciencia para convertiros en expertos.

Por otro lado, el control de la nave es una delicia gracias al uso de los dos sticks y de los gatillos para acelerar, frenar y disparar. Todo esto es algo de lo que podemos disfrutar mucho más en los nuevos modos multijugador ya que en ellos no tenemos que hacer gestión de recursos y podemos dedicarnos simplemente a pilotar y acabar con naves enemigas.

Batallas de altos vuelos

Como ya hemos dicho, el principal atractivo de la versión para Xbox One de Elite Dangerous es la incorporación de los nuevos modos multijugador llamados CQC (The Close Quarter Championships). Estos modos nos presentan batallas en espacios cerrados, alrededor de planetas y de estaciones espaciales, por lo que dejamos de lado la exploración para centrarnos únicamente en la batallas. Además, la cercanía a los planetas hace que nos movamos mucho más rápido que si estamos en el Espacio Exterior, por lo que los enfrentamientos pueden llegar a tener una velocidad vertiginosa.

CQC nos permite jugar tres tipos de partidas PvP para 8 jugadores. El primer tipo de parida es la llamada Deathmatch y, como ya estaréis imaginando, en él disputamos partidas de “todos contra todos” para intentar ser los primeros en alcanzar los 1500 puntos. Los otros dos modos de juego multijugador están recogidos dentro de Team Conflict y son Team Deathmatch y Capture the Flag.

Por un lado, Team Deathmatch nos propone batallas por equipos de hasta 4 jugadores en cada uno con el objetivo de lograr más puntos que el equipo contrario. Por otro, Capture the Flag es el típico modo de captura de bandera en el que tenemos que volar hasta la base enemiga para coger su estandarte y llevarlo hasta la nuestra.

Todo un acierto de estos modos multijugador de CQC es que no utilizamos la misma nave que pilotamos en el modo principal de juego, por lo que no tenemos que preocuparnos de que sufra daños ni de tener que repararla. CQC nos permite desbloquear nuevas naves según subimos de nivel al ganar batallas PvP y nos da la opción de ir comprando mejoras para éstas para conseguir ventajas en combate como mayor potencia de fuego o de escudos.

Un Espacio muy vistoso

Otro de los aspectos fuertes de Elite Dangerous en Xbox One es su aspecto visual. El motor del juego no se resiente en comparación con la versión de PC y el universo de la aventura se ve de maravilla movido a 1080p. Eso sí, debemos aclarar que la versión que Frontier nos ha facilitado de Elite Dangerous para Xbox One nos daba acceso a los servidores beta del título y que hemos podido detectar algún pequeño error visual muy puntual que esperemos que se haya corrido para el lanzamiento final que tiene lugar hoy mismo.

En cuanto al apartado sonoro, sigue haciendo gala de las mismas características que en PC, contando con sonidos muy creíbles que nos hacen sentirnos como si viviésemos en plena era espacial en el siglo XXXIV. Si bien es cierto que la música no es su punto fuerte de Elite Dangerous, los efectos de disparos, explosiones y motores de nave son dignos de mención.

Conclusión

Elite Dangeruos tiene en Xbox One todo lo bueno que tenía ya en PC y suma los modos multijugador PvP que aportan dinamismo y más acción al título. Los controles han sido muy bien adaptados para manejar todos los menús en tiempo real desde la cabina de la nave con el mando de la consola de Microsoft. Eso sí, cuesta varias horas adaptarse al manejo y eso puede hacer que algunos jugadores se desesperen y pierdan rápido el interés por el título. Ahora bien, los amantes de la simulación más pura y de la exploración disfrutarán el título sobre manera ya que estamos, posiblemente, ante el simulador espacial más grande jamás creado gracias a su enorme universo cambiante en tiempo real.

Por desgracia, ese complejo control que ya hemos citado, el minúsculo tamaño de la fuente de los textos y el no contar con el castellano entre los idiomas disponibles, hacen que Elite Dangerous pierda fuerza. Además, si habéis jugado a durante la fase de acceso anticipado en Xbox One, tampoco conservaréis el progreso que hayáis realizado, pero sí que recibiréis dinero virtual del juego para que os sea más fácil comprar las naves y mejoras que ya teníais. Sea como sea, esta versión del título ha superado a su predecesora y nos dará diversión espacial para largo. Si os gustan los simuladores espaciales, Elite Dangerous es vuestro título.

Valoración

Un enorme universo cambiante en tiempo real por el que viajar con libertad y convertirnos en leyenda dictando nuestro propio camino. Fortier ha adaptado a la perfección los controles a Xbox One y ofrece modos PvP cargados de velocidad y de acción.

Hobby

87

Muy bueno

Lo mejor

Su enorme mapa cambiante, su sistema de simulación, la adaptación del control y los modos PvP.

Lo peor

Tamaño de la fuente minúsculo y sin castellano, algún fallo visual, control demasiado complejo.

Lecturas recomendadas