Análisis

Análisis de The Escapists

Por Daniel Acal
-

Versión comentada: PS4

The Escapists es un juego de corte indie y pixelada estética que nos propone fugarnos de seis cárceles de dificultad creciente. ¿Lograremos burlar las medidas de seguridad y escapar o por el contrario terminaremos en una celda de cástigo? De nuestra inteligencia, habilidad y paciencia dependerá si logramos alcanzar la libertad antes de tiempo.

The Great Escape y La Abadía del Crimen son dos de los clásicos que homenajea The Escapists, tanto en su pixelada puesta en escena (más colorida, eso sí) como en su desarrollo. Este juego de Mouldy Toof Studios y Team 17 (sí, los mismos de la serie Worms) ya se estrenó hace unos meses en PC y Xbox One y ahora llega a PS4 traducido al castellano y conservando intactos todos sus desafíos en forma de cárceles que pondrán a prueba tu capacidad para elaborar un plan valido de fuga… y tu paciencia para lograr ejecutarlo.


La premisa en The Escapists es sencilla: tras personalizar a nuestro recluso, hay que escapar de seis prisiones distintas, de dificultad creciente. Y el “cómo lo hagamos” dependerá de nosotros. Fácil de explicar pero difícil de lograr, os lo garantizo. Para empezar, como reclusos que somos deberemos respetar los horarios y rutinas impuestas en cada prisión: desayunos, comidas, tareas impuestas, paseos por el patio, vuelta a las celdas, etc. Entre estas rutinas podremos mejorar los distintos atributos de nuestro personaje: desde leyendo a levantando pesas en el gimnasio (resueltos con un minijuego simplón o directamente pulsando un botón). Una vez habituados a ellos , hay que aprovecharlos para observar posibles vías de escape, localización de sistemas de alarma y conductor de ventilación, comportamiento de los guardias, etc. Es importante conocer al dedillo la prisión (tanto en escenario como las “costumbres” de los que lo evitan), ya que el éxito de nuestro plan depende directamente de ello.

"Crafting" penitenciario

Al mismo tiempo, podemos intentar llevarnos bien con el alcaide y los guardias y, sobre todo, interactuar con nuestros compañeros de prisión (siempre respetando las rutinas y horarios para no llamar la atención de los guardias) que nos suministrarán los recursos necesarios para preparar nuestra huida. Y es que tan importante como conocer las cárceles y las rutinas de actuación de nuestros centinelas es hacernos con los objetos necesarios para escapar, desde palas para cavar agujeros hasta uniformes de policía que nos permitirán pasar desapercibidos. También podemos crear objetos a partir de otros. Por ejemplo, si juntamos una pastilla de jabón (tened cuidado que no se os caíga en las duchas) y un calcetín, tendremos una maza con la que noquear a los guardias si lo consideramos oportuno.

El “crafting” y la recolección de objetos (que deberemos lograr ocultar a los guardias) son fundamentales para llevar a buen puerto nuestra fuga. La forma más fácil de conseguirlos es comprándolos en el “mercado negro”, es decir, que nos los venda un compañero de prisión “de tapadillo”. Pero claro para eso necesitaremos pasta, que podremos obtener de distintas formas: desde trabajando en tareas de la prisión (tareas de limpieza, hacer la colada, etc.), como cumpliendo algunas misiones que nos ofrecerán otros reclusos (como darle una paliza a cierto objetivo). También podremos conseguir los objetos robándoles a otros reclusos, registrando sus celdas o sus cuerpos tras una paliza (somos criminales. ¿no?).

Hay distintos tipos de condena...

La vía “legal” (la de los trabajos) es más lenta y aburrida (la mayoría de los trabajos consiste en ir de un punto A a un punto B de la cárcel). Si optamos por una vía “menos legal” podemos llegar más rápido a nuestro objetivo, pero a veces no conviene arriesgarse. Un error de cálculo y podremos dar con nuestros huesos en una celda de aislamiento, donde tendremos tiempo para reconsiderar nuestro plan y ver en qué hemos fallado, ya que nos quitarán todos los objetos que tengamos y tendremos que empezar prácticamente desde el principio. Por eso, The Escapists es ante todo un ejercicio de paciencia. Por mucho que planifiques al milímetro tu huida, un solo paso en falso puede arruinarlo todo. Muchas veces hay que tirar de “ensayo y error” y como el juego castiga tanto los fallos pues…

Pero aunque en ciertos momentos consiga sacarnos de nuestras casillas, es de agradecer que The Escapists nunca nos tome por idiotas. El tutorial (brillantemente integrado en el juego) no puede catalogarse como tal, ya que no muestra muchos de los aspectos más básicos del juego a los que tendremos que recurrir más adelante y que deberemos descubrir por nosotros mismos. El juego nunca te lleva de la mano. Al revés, a veces te abofetea por intentar acometer un plan suicida o por precipitarte tomando una decisión equivocada.

Pixelada puesta en escena

Así pues, dificultad creciente y elevada y mucho “ensayo y error” que disfrutarán sobre todo los que le echaron horas en su día a los dos clásicos citados al principio del texto, que son los destinatarios más claros de The Escapists ya que además son los que mejor van a apreciar sus pixelados gráficos. A estas alturas, un juego que adopte esta estética no se puede decir que sea precisamente original, pero creo que en este caso tiene mucho sentido que sea así. The Escapists adopta además una perspectiva cenital que nos permite no perder de vista gran parte del escenario (aunque cuando hay dos alturas es algo lioso). Y es digno de alabar que, aún presentando este acabado tan “retro”, sea capaz de tranmitirnos bastante bien lo infernal que puede ser la vida en una prisión, con sus momentos duros y dramáticos…

Pero dejemos claro que The Escapists no es un juego para todos los públicos. Requiere un esfuerzo por parte del jugador que no todo el mundo está dispuesto a ofrecer. En su complejidad está su encanto, pero si no te armas de paciencia, tu reo no escapará jamás, sobre todo de las últimas cárceles. En PS4, llega también en formato físico de la mano de Badland Games. Y si te quedas con ganas de más, tienes ya disponible un DLC con la mítica cárcel de Alcatraz por 2,49€. ¿Cómo demonios lograremos salir de ahí? 

Valoración

Escapar de estas seis cárceles es fácil de decir, pero complicado de ejecutar. Un juego más complejo de lo que parece que requiere bastante esfuerzo y paciencia por parte del jugador, aunque termina siendo gratificante.

Hobby

73

Bueno

Lo mejor

Muchas posibilidades a nuestro alcance. Su pixelada puesta en escena. Traducido al castellano.

Lo peor

Se apoya demasiado en el "ensayo y error". Castiga duramente cualquier mínimo error o descuido.

Lecturas recomendadas