Análisis

Análisis de The Escapists: The Walking Dead

Por Luis López Zamorano
-

Versión comentada: Xbox One

El análisis de The Escapists: The Walking Dead llega a HobbyConsolas.com para que descubráis qué y es lo que ofrece esta aventura de aire retro desarrollada por Team 17 y Mouldy Toof Studios para PC y Xbox One.

A principios de año nos sorprendimos con la original fórmula de The Escapists, un título de estilo retro que nos proponía el reto de escapar de varias cárceles a la par que hacíamos la vida cotidiana de un preso. Ahora Team 17 y Mouldy Toof Studios rescatan esa propuesta pero dándole una vuelta de tuerca al introducir la licencia de The Walking Dead. Por supuesto, la llegada de los zombis hace que esta entrega haya sufrido cambios con respecto al título original y en este análisis de The Escapists: The Walking Dead os vamos a contar cómo ha afectado esto a su desarrollo.

El arte de encajar dos licencias

Como ya estaréis imaginando, se acabó lo de tener que escapar de la cárcel en The Escapists: The Walking Dead. En esta ocasión, controlamos al mismísimo Rick Grimes y nuestro objetivo es el de sobrevivir en distintas localizaciones, sacadas directamente de los cómics de Robert Kirkman (El hospital, la granja de de los Geene, el centro penitenciario de Meriwether, Woodbury y el refugio de Alexandría), evitando que los zombis invadan nuestro refugio. Para lograr nuestro objetivo tenemos que llegar a determinadas zonas de cada escenario, resolviendo puzles para poder desbloquear la entrada a las salas por las que debemos pasar.

Esta tarea puede parecer sencilla a primera vista, pero nada más lejos de la realidad. The Escapists: The Walking Dead nos obliga a tomarnos nuestro tiempo para resolver cada puzle ya que la amenaza de la invasión zombi está siempre presente. Es aquí donde entra en juego uno de los factores que más destacaron del título original: La realización de tareas cotidianas.

La rutinaria vida de un superviviente

Al igual que en la aventura original, en The Escapists: The Walking Dead tenemos que realizar tareas rutinarias que, en esta ocasión, sirven para mejorar nuestra fuerza, velocidad o inteligencia y para mantener alejados a los zombis de la entrada del refugio. Es fundamental que no nos saltemos estas tareas ya que si eso ocurre, el medidor de amenaza zombi asciende y los caminantes entran en el refugio para acabar con todo superviviente que esté en el interior.

Las tareas van desde leer libros para mejorar la inteligencia y poder construir mejores objetos, hacer la colada o recolectar comida de huerto, hasta hacer reuniones con nuestros compañeros supervivientes para ganar su confianza y asegurarnos de cuántos siguen con vida. Todo esto puede resultar tedioso en ocasiones ya que la libertad para centrarse en avanzar en cada fase no es demasiado amplia y siempre tenemos que estar entreteniéndonos en realizar estas rutinas para evitar la entrada de zombis al recinto. Pero claro, todas estas tareas también llevan a un mayor desarrollo del personaje que hace que nos sea más fácil sobrevivir a los ataques y avanzar en la historia.

Rick Grimes, el héroe amistoso

Como ya hemos dicho, uno de los principales beneficios de la realización de rutinas, además de evitar la invasión zombi, es que podemos establecer relaciones de amistad con el resto de supervivientes de cada área. Al hablar con nuestros compañeros de refugio, nos ganamos su confianza y esto nos ayuda a la hora de enfrentarnos a los zombis.

Nuestros amigos pueden acompañarnos en nuestras misiones de exploración por las afueras del refugio y si nos hemos ganado su confianza, nos protegen en caso de que nos ataque algún caminante. Por supuesto, como buenos compañeros supervivientes al apocalipsis, nosotros también tenemos que guardar sus espaldas ya que si un zombi muerde a alguno de los NPC, éste se convierte en un plazo de 30 segundos (podemos evitar que eso ocurra si llegamos antes de ese tiempo hasta él).

Por desgracia, las relaciones interpersonales han perdido fuerza en The Escapist: The Walking Dead ya que la mayoría de las situaciones se puede solucionar sin su ayuda. Los zombis son bastante lentos (aunque en ciertos niveles también hay enemigos humanos, pero no queremos destriparos nada) y si no nos atacan en grupo es difícil que nos pongan en apuros. Eso sí, para enfrentarnos a ellos volveremos a contar con armas de todo tipo.

MacGyver en el apocalipsis

Si jugasteis a The Escapists, recordaréis que uno de sus principales atractivos era el de poder crear nuestras propias herramientas. En The Escapists: The Walking Dead esta opción permanece intacta. De esta manera, podemos explorar los escenarios en busca de objetos en arcones, mochilas... Gracias a que Rick Grimes es más manitas que el mismísimo MacGyver, podemos utilizar todos los objetos que encontramos para crear armas que utilizar contra los zombis o herramientas que nos ayuden a avanzar.

Así, podemos, por ejemplo, utilizar una funda de almohada y una pastilla de jabón para construir una maza, o dos cuchillas y cinta americana para fabricar una cizalla con la que abrir agujeros en vallas. Además, un dato positivo en este aspecto es que podemos dar nuestras creaciones a los compañeros supervivientes para que nos ayuden en nuestros cometidos o que nos protejan contra los zombis. Por contra, debemos destacar que las opciones de creación no han cambiado con respecto a The Escapists y los objetos que fabricamos en The Walking Dead no sorprenden, como tampoco lo hace el apartado técnico del título.

Zombis retro

The Escapists: The Walking Dead conserva el mismo aspecto visual que su predecesor. El título de Team 17 vuelve a plantearnos una aventura con un aire retro en el que el pixel es el elemento más destacado con una vista cenital que nos da un amplio campo de visión del entorno. Eso sí, aunque en The Escapists funcionaba muy bien, en esta ocasión hemos echado de menos un poco de riesgo en este aspecto y una evolución visual ya que muchas veces parece que estamos jugando de nuevo al mismo juego, algo a lo que ayuda el que las situaciones a las que nos enfrentamos sean muy parecidas.

Donde sí que destaca The Escapists: The Walking Dead, en lo que a lo técnico se refiere, es en su apartado sonoro. Las melodías de 16 bits encajan a la perfección con la ambientación de la aventura y si sois fans de la serie de televisión de The Walking Dead os serán familiares en algunas ocasiones. Además, otro punto a favor técnicamente es que Team 17 se ha preocupado en traducir todos los textos del título, por lo que The Escapists: The Walking Dead está en completo castellano.

Conclusión

Si os gustó The Escapists o sois fans de The Walking Dead, la aventura de Team 17 y Mouldy Toof Studios os gustará. La falta de innovación y la repetición de tareas hace que parezca que estemos volviendo a jugar al mismo título, pero vivir desde dentro algunas de las situaciones más famosas de los cómics de Walking Dead puede llegar a ser motivo suficiente para disfrutar de él.

Por otro lado, los puzles de dificultad ascendente hacen que The Escapists: The Walking Dead suponga un reto para todo tipo de jugador, aunque el tener que estar realizando todo el tiempo tareas rutinarias y repetitivas puede llegar a desesperar a los jugadores menos pacientes. Eso sí, este aspecto también hace que el título resulte bastante largo y hay bastantes coleccionables escondidos por los escenarios.

A grandes rasgos, The Escapists: The Walking Dead resulta un título poco atractivo si jugasteis a la anterior entrega, pero si no es así, merece la pena darle una oportunidad pese a no brillar demasiado en ningún aspecto concreto.

Valoración

Mantiene la esencia de The Escapists pero adaptada al mundo de The Walking Dead. Eso sí, en ocasiones puede dar sensación de déjà vu y no logra superar al original.

Hobby

72

Bueno

Lo mejor

La licencia de The Walkind Dead, los escenarios, su música.

Lo peor

Falta de innovación, las tareas rutinarias pueden ser tediosas.

Lecturas recomendadas