Análisis

Análisis de The Evil Within: The Consequence

Por Daniel Quesada
-

Versión comentada: PS4

El cacao mental de The Evil Within llega a su final con The Consequence, el último DLC que bucea en los centrifugados sesos de Kidman. ¿Está todo en su mente, hay algo real? Para descubrirlo, demostrará tener un par de... tacones.

La llegada de The Evil Within sirvió para dar un nuevo aire al survival horror, donde primaba más el "survival" que el "horror", pero en el que la atmósfera era crucial. Los juegos mentales, el desconcierto y el suspense (además de bastante gore) eran los fieles compañeros de su protagonista, Sebastián Castellanos. Sus 2 DLCs han seguido esa fórmula casi a pies juntillas, con mínimas variantes pero, eso sí, con una protagonista diferente: la agente Juli Kidman, que vive acontecimientos paralelos a los de Sebastián. ¿Qué pinta ella realmente en todo este entramado? ¿Qué sabe o cree saber?

Recordaréis que el primer DLC, The Assignment, nos dejó una impresión bastante positiva. La segunda y última entrega, The Consequence, arranca justo en el punto en que nos dejó la primera, con una Kidman entre la espada (Ruvik) y la pared (la misteriosa organización Mobius). En las 4 horas de partida que nos restan, Juli tendrá que descubrir nuevos y entornos y otros que nos suenan del juego principal, pero en diferentes momentos a los que vivió Sebastián. ¿Qué hay al final del viaje?

Hay que arrojar un poco de luz

Veamos las novedades jugables de The Consequence. Hay poco que contar ya que, de hecho, no veremos ningún enemigo nuevo. ¡Hasta nos toca enfrentarnos de nuevo a la repulsiva Lightwoman! Eso sí, Kidman adquiere un par de "juguetitos" nuevos. El primero son las luces químicas (ya sabéis, los típicos bastoncillos de luz), que tendremos que usar en sustitución de la linterna durante un tiempo. Tenemos una cantidad infinita de ellas, pero solo podremos tener 3 iluminadas a la vez. Como supondréis, esto agudiza la sensación de tensión, pero a la vez da un toque estratégico a ciertos puntos. Podemos arrojarlas donde queramos, pero... ¿Y si al hacerlo llamamos la atención de las "bellezas" que pululan por la sala?

El otro objeto que obtenemos más adelante es una escopeta recortada, con munición limitadísima, pero de efectividad incuestionable. ¿Significa eso que este segundo DLC da más peso a la acción que a la infiltración? Bueno, sí que hay algunos tiros más (también tenemos la pistola en algunos momentos), pero en realidad el desarrollo va alterando situaciones de todo tipo, desde aquellas en las que no vemos un pimiento y no nos queda más remedio a escondernos, hasta otras más adrenalíticas, que recuerdan a las escaramuzas de Resident Evil 4.

También hay objetivos secundarios, como resolver algunos puzles basados en combinaciones de botones para acumular trozos de una carta (la cual aclara algunos aspectos de la historia) o escuchar las cintas del Dr. Jiménez que, como supondréis, está muy involucrado en toda la historia.

Kidman no es ninguna cría

En The Consequence hay muchos personajes implicados, pero está claro que hay dos estrellas: una es el misterioso director de Mobius, que gana más protagonismo que el propio Ruvik en estos capítulos. La otra es la propia Kidman, que por fin eclosiona como una heroína de acción por derecho propio. En estos últimos compases demuestra ser un personaje muy carismático, deslenguado (¡menudas lindezas salen de su boca!) y versátil. Juli nos ha sorprendido para bien, vaya que sí.

El desarrollo cede más y más terreno a los momentos surrealistas, las alucinaciones y a las trampas para la mente, tanto de Kidman como la del propio jugador. Atentos a los últimos minutos de la partida, porque os pueden hacer reir para bien...

En ese sentido, el verdadero punto fuerte de esta entrega es su narración, por encima del propio desarrollo, que en absoluto es malo pero aporta poco respecto a la entrega previa. Recordad, por ejemplo, que a diferencia de Sabastián, ella no puede mejorar sus habilidades, por lo que todo el avance está más encorsetado.

Por el camino, los gráficos nos ofrecen toda clase de efectos de distorsión, escenarios que cambian ante nuestros ojos y una heroína cada vez más destrozada por dentro y por fuera, pero dispuesta a llegar hasta el final. De nuevo, tenemos que mencionar el impecable doblaje al castellano, en el que destacan la voz de Kidman como, sobre todo, la del líder de Mobius, interpretado por un Carlos Kaniowski que impone con solo escucharle una frase.

Así pues, The Consequence es un muy digno cierre a una historia que ha terminado brillando por encima de la propia jugabilidad. No os sorprenderá a la hora de superar los retos, pero su historia resulta muy interesante y me atrevería a calificar de imprescindible para los que disfrutaron del juego original y quieran comprender mejor (no del todo, pero mejor) qué demonios pasó en Beacon. Ahora, si me disculpáis, voy a relajarme con algo de música...

Valoración

Una forma muy adecuada (y lógica) de concluir la historia, que consigue mantenernos alerta en materia de jugabilidad, si bien se arriesga bastante menos que The Assignment.

Hobby

78

Bueno

Lo mejor

Kidman es una estupenda heroína de acción. Los momentos más surrealistas.

Lo peor

Poca innovación jugable. ¡Ojalá durara más!

Lecturas recomendadas