Análisis

Análisis de Family Guy Back to the Multiverse

Por Mercedes López
-

Stewie y Brian Griffin vuelven a las consolas de sobremesa con la continuación del episodio “Viaje al multiverso”, uno de los más recordados y queridos de la serie de televisión. Pero… ¿está a la altura de la serie?

El humor de Family Guy no conoce término medio: o lo amas, o lo odias. Sin llegar a la brutalidad de South Park y pasándose un poco más que Los Simpson, la familia encabezada por Peter Griffin no duda en hacer “sangre” de todos y cada uno de los tópicos, problemas y hechos de la sociedad americana, desde el pasado esclavista de EE.UU. al enorme éxito de Star Wars (incluso han parodiado los episodios IV-VI).

Y, aún con sus altibajos, sus detractores e incluso cancelaciones, la serie ha gozado de gran éxito, siendo el capítulo “Viaje al multiverso” uno de sus puntos álgidos. En él, aparecía un mando que nos daba acceso al multiverso, una serie de espacio-tiempos paralelos al nuestro en el que las cosas podían ser de otra manera. Y el motivo para cambiar de una dimensión a otra era acabar con Bertram, el niño-némesis de Stewie.

Back to the Multiverse comienza con Bertram apareciendo de nuevo ante Stewie para comunicarle que está preparando un ejército en otras dimensiones del multiverso con un único fin: atacar su realidad y destruirla. Así pues, a nosotros nos toca saltar con él, y el perro Brian, por un total de 10 dimensiones evitando que Bertram logre su plan.

Cada una de estas dimensiones está ambientada en distintas épocas/situaciones: un pueblo amish, la ciudad de los tullidos, un barco pirata, la fábrica de juguetes de Santa Claus… Pese a la variedad de escenarios, la mecánica siempre es la misma: avanzar de un punto A a un punto B para cumplir misiones “chorra” (robar un grifo para un barril en una fiesta universitaria o cosas más simples como alcanzar un granero), acabando por el camino con todos los enemigos que salgan a nuestro paso.

Todo ello con las mecánicas de un shooter en tercera persona, es decir, que usa los dos sticks para movernos y controlar el punto de mira, los gatillos para apuntar con precisión y disparar y L1/LB y R1/RB para usar habilidades y armas secundarias que siguen el “fino” humor de la serie, como pañales explosivos “con sorpresa”, con las que se intenta reflejar el estilo de cada personaje.

Además, en cualquier momento podemos alternar el control entre Stewie y Brian con tan solo pulsar arriba en la cruceta, un detalle que nos da acceso a armas distintas, según lo necesitemos (Brian tiene rifle de francotirador, escopeta o pistola, mientras que Stewie armas más futuristas). Además, en los escenarios podemos recoger algunas armas arrojadizas que “recuperan” algunos de los mejores pasajes de la serie, como la mítica gallina de la serie que se lia a puñetazos con los enemigos.

También hay tareas opcionales, como matar a X pollos, arrancar X carteles o destruir X autobuses, aunque tampoco son excesivamente complicadas ni tampoco aportan nada el desarrollo (solo desbloquear algún traje y chorradas de ese tipo). Y es que ese es uno de los problemas del juego: la acción es simple, repetitiva y muchas de las cosas que hacemos no son ni fieles al espíritu de la serie, ni resultan graciosas. Y eso que los creadores de la serie han trabajado con los responsables del juego… aunque ni se nota.

Y no se nota por varios motivos: el juego no llega doblado al castellano y muchas de sus gracias se pierden al no estar traducidas, o se diluyen porque están fuera de contexto, se repiten hasta la saciedad y, sobre todo, porque carecen de la chispa que tuvo Family Guy en su mejor momento. Hacer chistes con los homosexuales TAN a menudo, llega a cansar. Y si te lo repiten 20 veces distintos enemigos, pues más… Además, no hay flashbacks ni otros recursos cómicos de la serie de TV.

Si seguimos hablando de la IA, pues también es de risa. Enemigos tontorrones con movimientos erráticos, que en ocasiones aparecen de forma ilimitada y clonada en cantidades industriales y que solo rompen la monotonía cuando llegamos a los jefes finales, que tampoco son un dechado de originalidad en lo que se refiere a mecánicas para vencerlos. Sin olvidar las escasas zonas de saltos, que tampoco resultan muy divertidas que digamos ni el control, que para un shooter es poco preciso.

Lo único bueno del asunto es que en cualquier momento se puede unir un amigo para terminar de completar los 10 niveles a pantalla partida. Sí, solo se puede offline, una decisión de diseño que no terminamos de entender del todo, al menos para el resto de modos multijugador que detallaremos más adelante. Pero, como se suele decir, mejor esto que nada… al menos lo puedes jugar con un amigo en el mismo sofá.

Por si fuera poco todo lo anterior, la campaña peca de ser excesivamente corta. En unas 4-6 horas, dependiendo de lo “a saco” que vayáis, podéis finiquitar sus 10 niveles, junto con otras 2 horas más para completar todas las tareas opcionales y desbloquear todos sus coleccionables. Vamos, una duración por debajo de la media y más si tenemos en cuenta los modos multijugador que ofrece…

Por un lado están los desafíos, que también se pueden jugar en solitario o cooperativo. Hay un total de 7 y ofrecen versiones reducidas de los niveles para cumplir un objetivo, como salvar a 4 civiles o tomar una serie de fotografías. La novedad aquí es que podemos manejar a otros personajes de la serie como Meg, cuya habilidad es mostrar los enemigos sus senos para que vomiten o Quagmire, quien se protege de los tiros enemigos con una muñeca hinchable. Sí, algún punto de la serie tiene el juego…

Y así llegamos al multijugador como tal, que es quizá el “pegote” más gordo del juego. Es para cuatro jugadores a pantalla partida (nada de online) y ofrece 4 modos (duelo, captura de bandera que es un sordo…) y un total de 4 mapas. Y es que da la sensación que han metido esto para poder decir que tiene multijugador cuando en realidad no escasea en todo. Y los desafíos tampoco es que sean muy duraderos que digamos…

Gráficamente consigue transportarnos a Quahog y el universo de la serie con sus gráficos Cel Shaded, en los que también hay luces y sombras. Por un lado hay detalles realmente molones, como la recreación del opening de la serie o la inclusión de una gran cantidad de guiños para los fans, tanto en situaciones vistas en la tele como carteles y otros detalles. Si eres fan de Family Guy, esto es quizá lo que más te va a gustar…

Por otro, la recreación de los personajes tiene altibajos, aunque casi ninguno consigue plasmar tal cual lo que vemos en pantalla. Es como si tuvieran menos polígonos  y detalle para hacerlos parecer casi una mala imitación china. Lo apreciaremos sobre todo en las escenas de vídeo que veremos al hablar con ciertos personajes, muchas de las cuales hacen gala de unos diálogos que, insistimos, no están a la altura de lo mejor que hemos visto en esta serie.

Por todo esto, Back to the Multiverse es un juego de acción que flojea en casi todos los apartados, desde la duración al desarrollo o la fidelidad con la serie. Y sobre todo, es aburrido y monótono como juego de acción. Solo los fans más acérrimos de Family Guy son los que disfrutarán con este título, aunque con el aluvión de novedades de calidad que hay estos meses, mejor invierte tu dinero en otra parte y espera a que baje de precio… porque no vale los 70 euros que cuesta.

Valoración

Si eres un ultrafan de Family Guy lo disfrutarás por sus cameos, guiños y situaciones. Para el resto, no es más que un juego de acción en tercera persona repetitivo, flojo y con serias carencias.

Hobby

45

Malo

Lo mejor

Algunos guiños a la serie, los cameos de personajes, los desafíos y cooperativo a pantalla partida.

Lo peor

Todo lo demás: repetitivo y tontorrón desarrollo, doblaje en inglés, IA, repetición de chistes...

Lecturas recomendadas