Análisis

Análisis de Fetch para iOS

Por David Alonso Hernández
-

Big Fish convierte la pantalla de nuestro iPad en una película de animación interactiva y nos sorprende con Fetch, una preciosa aventura gráfica de corte familiar que esconde más de lo que aparenta tras un primer vistazo.

A los que amamos a la naturaleza nos resulta imposible imaginar un mundo sin animales, por lo que estoy seguro de que si una malvada corporación capturara a todos los 'perretes' del mundo no íbamos a quedarnos, ni muchísimo menos, de brazos cruzados. Vamos, igualito que Milo, el protagonista de Fetch.

Y es que el pobre niño tuvo que presenciar como un robot, propiedad de la malvada compañía Embark Industries, enjaulaba y se llevaba a Bear, su inseparable mascota, dejando al chaval con una enorme sensación de tristeza, pero también con una emocionante aventura por delante; justo la que le lleva a ir en solitario a donde haga falta para rescatar Bear y a los otros perros que Embark Industries ha raptado. Con dos collares, vaya.

Este sencillo argumento da pie a una de las aventuras 'point and click' más bonitas y cuidadas artísticamente que hemos visto en los últimos años, no digamos ya si nos centramos únicamente en títulos exclusivos para móvil o tablet, algo que hizo que incluso el museo de Historia e Industria de Seattle dedicara a Fetch un espacio en el que mostraba a los visitantes los diferentes pasos del proceso creativo del juego. 

Eso sí, no os vayáis a pensar que el título de Big Fish es sólo una cara bonita o una simple demostración interactiva de las capacidas técnicas de iPad. Nada más lejos. Fetch es una aventura gráfica en toda regla, con un desarrollo un tanto sencillo por su espíritu "para todas las edades", pero que está repleta de sorpresas. Vamos a descubrirlas.

Buscando a Bear

Podríamos decir que Fetch está dividido en dos estilos muy diferenciados pero totalmente integrados en un único desarrollo: las partes de aventura gráfica y los minijuegos de acción, a los que accedemos en ciertos momentos y que aportan algo de dinamismo y dificultad a la historia de Milo.

En los momentos de aventura (el grueso del juego) el desarrollo es el clásico de los juegos 'point and click'. Es decir, que tenemos que comernos el coco para resolver diferentes rompecabezas explorando a fondo e interactuando con diferentes elementos de los escenarios, consiguiendo así avanzar hacia nuevas localizaciones y retos.

Los puzles son bastante variados y están compuestos por un montón de elementos como interruptores, válvulas que regulan el nivel de agua de ciertas estancias, objetos que recoger y usar en puntos clave... y así hasta un buen número de variantes que evitan que el desarrollo se convierta en monótono en algún momento.

Sin embargo, y tal como os decíamos antes, Big Fish siempre ha insistido en que su intención desde el principio fue que Fetch fuera un título disfrutable por jugadores de todas las edades, lo que se traduce en unos rompecabezas bastante sencillos y que pueden suponer un reto para los más pequeños de la casa, pero en ningún caso para los aventureros experimentados.

Con la intención de equilibrar un poco la balanza en este aspecto, los creadores del juego han incluido 7 minijuegos de acción, que -esta vez sí- cuentan con 3 niveles de dificultad a elegir y que sí pueden complicar un tanto las cosas a los usuarios más expertos.

Centrados en poner a prueba nuestros reflejos, estos minijuegos utilizan hábilmente las capacidades de la pantalla táctil de iPad para proponernos diferentes mecánicas, como hundir barcos pirata apuntando con un tirachinas gigante o disparar a unos aliens tocando rápidamente en distintos puntos de la pantalla táctil.

Una película de animación táctil

Aunque, como hemos visto, Fetch es capaz de ofrecer bastantes posibilidades en el plano jugable, sería cínico no admitir que lo que realmente hace especial a la aventura de Big Fish Games es su espectacular apartado técnico, y cuyo disfrute para los sentidos se convierte por sí solo en un excelente reclamo para disfrutar del juego.

Exclusivo para iPad, Fetch saca todo el partido a las 9,7" de la tablet de Apple y pone en pantalla unos gráficos (salvando las distancias) al más puro estilo Pixar, con unos escenarios ricos en detalle y colorido, con decenas de elementos móviles con los que podemos interactuar, un diseño artístico excepcional y unas animaciones para Milo y el resto de personajes (que no os vamos a desvelar) muy suaves y naturales.

Además, la transición entre las (bastante elaboradas) secuencias de vídeo y la aventura "normal" es genial, igual que el aspecto de los minijuegos, que destacan por su simple pero acertado y bonito diseño, logrando así una genial cohesión entre los diferentes elementos que componen un apartado técnico sensacional.

En definitiva: Fetch es una aventura gráfica entrañable, con muchas posibilidades y una factura artística impecable que casi justifica por sí sola la adquisición del título. Eso sí, antes de decidir su compra tened en cuenta que el argumento es sencillo, la dificultad es baja y la duración no es su punto fuerte, aunque nosotros creemos que -en conjunto- ofrece una experiencia que realmente merece la pena.

Valoración

Una aventura entrañable y con una factura artística impecable. Eso sí, la sencillez de sus puzles, la escasa duración y su espíritu "para todas las edades" pueden echar para atrás a los expertos en el género.

Hobby

79

Bueno

Lo mejor

El apartado técnico y artístico es de lo mejor que hemos visto nunca en iPad.

Lo peor

La dificultad de los puzles y la duración de la aventura son bajas para los jugadores experimentados

Lecturas recomendadas