Análisis

Análisis de Final Fantasy XIV A Realm Reborn

Por Thais Valdivia
-

Tras las diferentes fases beta a las que se han ido sumando paulatinamente los jugadores de la consola de Sony, llega la hora de la verdad. Bienvenidos de nuevo a Eorzea.

A finales del año 2010 llegó el segundo juego de rol masivo de la saga Final Fantasy tras FF XI. Bajo el título Final Fantasy XIV Online se presentaba una nueva historia que pronosticaba buenos resultados para la compañía nipona Square Enix. Pero nada más lejos de la realidad. La versión final del juego tenía ciertos errores que hacían muy complicado el poder jugar, los gráficos dejaban mucho que desear y la calidad de la interfaz era, cuanto menos, cuestionable.

Tras las críticas negativas recibidas por parte de los usuarios de todo el mundo, el presidente de Square Enix, Yoichi Wada, pidió perdón a los jugadores y prometió un cambio radical en el proyecto FF XIV. Para empezar, despidió a  todo el equipo que trabajó en la primera versión y, para este nuevo, se contó con la ayuda del productor Naoki Yoshida.

De esta manera se ha ido forjando poco a poco Final Fantasy XIV A Realm Reborn, un juego que promete corregir los errores de su antecesor y que añade suculentas novedades para todos los fans de los MMORPG. 

Eorzea te recibe con los brazos abiertos

La historia de A Realm Reborn se sitúa cinco años después del terrible suceso que ocasionó la llegada del dragón Bahamunt tras la caída de una de las lunas del mundo de Hydaelyn. Estamos en plena Séptima Era Umbral y algunos territorios del continente de Eorzea se encuentran completamente destruidos, aunque algunos ya se están recuperados del caos inicial. Ante tal situación, no tenemos más que ponernos en marcha. Aunque, antes de eso, tenemos que crear a nuestro "otro yo", un personaje que nos represente durante toda la aventura.

Ante nosotros se abre el nuevo editor de personajes. En él se presentan multitud de posibilidades, todas ellas englobadas en una interfaz muy intuitiva y fácil de usar. Lo primero que debemos hacer es escoger la raza del héroe/heroína. Esta puede ser Hyur, Elezeen, Lalafell, Miqo’te y Roegadyn. Cada una de ellas tiene una característica física que les diferencia del resto de razas. Tras elegir una, pasamos a las clases. Aquí es donde se decide en qué especialidad el personaje será más diestro (arquero, gladiador, lancero...). Por último, elegimos color de piel, ojos, horóscopo, etc. Una vez realizado todo, ahora sí que sí, comienza la aventura.

Dependiendo de qué raza seamos empezaremos en una ciudad u otra (Gridania, Limsa Lominsa y Ul'dah), aunque, independientemente de esto, el inicio es el mismo en cada una. Al principio nos explican, mediante tutoriales y vídeos en perfecto inglés, dónde se encuentra cada comando y cómo acceder a todos los menús existentes. En un primer momento puede parecer algo caótico, puesto que tenemos a nuestra disposición bastante menús. Con el tiempo, les pillamos el truco. 

Desarrollo sencillo, pero eficaz

Una vez podemos movernos libremente por el escenario,  comprobamos que el desarrollo se caracteriza por la realización de misiones principales y secundarias. Las principales son las que tienen que ver con la trama principal del juego y son algo más complicadas de completar. Las secundarias, por otro lado, son las que más abundan. Dichas misiones son misiones de caza, de captura, hacer de recadero, etc. Estas pueden resultar bastante aburridas y tediosas. Al finalizar cada una de estas misiones recibimos experiencia, dinero e ítems (pueden ser objetos curativos o armas, entre otras cosas).

Es en las ciudades, santuarios y pequeñas poblaciones donde encontramos tiendas de suministros donde poder comprar pociones y víveres para el camino así como armas y complementos con los que ataviar a nuestro héroe/heroína.

Cuando salimos al exterior, ya sea a un bosque o a un desierto, es cuando comienza de verdad la aventura. Ante nosotros tenemos todo un inmenso continente que explorar. Un continente lleno de criaturas que poder derrotar para subir de nivel y ser más poderosos. Durante estos combates en tiempo real son rápidos y muy dinámicos. Para atacar, tenemos que pulsar al mismo tiempo dos botones para que el personaje demuestre de lo que es capaz (primero R2 y después el botón correspondiente al ataque que queramos hacer). Al principio cuesta un poco habituarse a este sistema, pero con cada combate nos volvemos unos grandes expertos en la materia. Cuando derrotamos al enemigo recibimos puntos de experiencia que ayudan a que nuestro héroe consiga desbloquear nuevas habilidades y poderes relacionados con su clase. 


El destino se cruza en tu camino

Una de las características que hacen único a Final Fantasy XIV A Realm Reborn son los eventos FATE (Full Active Time Events). Son misiones aleatorias que aparecen en cualquier lugar del mapeado en las que, junto a otros jugadores, tenemos que derrotar a un determinado enemigo, a hordas de monstruos, ayudar a algún NPC, etc. Estos eventos ayudan a interactuar con otros usuarios de todo el mundo y a ganar experiencia y dinero adicional dependiendo de cómo hayamos luchado.

Con los eventos FATE hay que tener cuidado, puesto que si nuestro nivel es alto y el FATE exige un nivel menor no podemos acceder a la recompensa final. Lo mismo ocurre si nuestro nivel es inferior al exigido en el FATE al que nos unamos. 

Porque no todo son misiones

Entre tantas misiones y FATE's, el desarrollo puede llegar a cansar un poco. Por ello, se ha implementado el Hunt Log o diario de caza. Dirigido a coleccionistas y personas a las que les encantan los retos, este diario se completa con todos los monstruos que hayamos derrotado en cada zona y en cada nivel que hayamos visitado. Una vez completemos una zona, recibimos experiencia y vamos desbloqueando diferentes niveles de cazador. 

Diferentes formas de moverse por Eorzea

Al ser un continente tan grande, las posibilidades de moverse entre ciudades son algo a tener en cuenta. Por un lado podemos ir a pie, disfrutando de los paisajes y acabando con cada enemigo que se nos cruce. El problema de esto es que, sin querer, podemos meternos en una zona con monstruos que nos dupliquen el nivel y no salir vivos de ahí.

Por otro lado, y una vez que estemos en el nivel diez o más, otra opción es viajar montados en chocobo. Mucho más rápido y divertido, el mundo se ve de otra manera subidos a ese mítico animal de la saga Final Fantasy. Si subimos de nivel, incluso podemos comprar un chocobo propio que puede ayudarnos en combate.

Por último tenemos la teletransportación. Rápida y eficaz, nos obliga a desembolsar una determinada suma de dinero que varía dependiendo de la ciudad a la que queramos viajar. Antes de poder ir a un lugar mediante esta técnica, debemos de haber visitado dicho emplazamiento previamente. 

Apartado técnico sorprendente

Los gráficos se han mejorado notablemente con respecto a la primera versión de FF XIV y eso se nota. Las texturas y los modelados están muy cuidados y da la impresión de que cada detalle se ha pulido al milímetro. Así, contemplamos maravillados los amplios y espaciosos entornos que destacan por su peculiar diseño por la vida que rebosan. También sorprenden los efectos que tienen en el entorno los fenómenos meteorológicos como la lluvia y las tormentas. Fenómenos que pueden llegar a afectar la visión de lo que tengamos  a nuestro alrededor.

La banda sonora, compuesta por el conocido Nobuo Uematsu, incorpora melodías instrumentales de gran calidad. Cada entorno posee una pista de audio diferente que cambia en el momento que entramos en combate o que pasamos de un lugar a otro. También se han añadido algunos temas muy conocidos de la saga, como el que aparece cuando montamos en chocobo. De vez en cuando, la banda sonora da paso a un silencio que es roto por los pasos de nuestro personaje, lo que le da un toque de realismo y, en ocasiones, de tensión.


Final Fantasy A Realm Reborn se puso a la venta el pasado 27 de agosto tanto en PC como en PlayStation 3. Un título que incorpora mejoras a lo visto en anteriores MMORPG y que añade ese "toque" tan característico de la saga Final Fantasy. Si queréis vivir horas y horas de rol nipón junto a vuestros amigos (o solos), tras conseguir vuestra copia del juego, deberéis pagar una cuota de 10,99€ al mes. Revive la fantasía.

Valoración

Muchas horas de diversión nos esperan en este juego gracias a las casi infinitas posibilidades que ofrece (exploración, combates, Hunting Log, FATE's).

Hobby

89

Muy bueno

Lo mejor

El apartado gráfico se ha mejorado considerablemente. Los eventos FATE son todo un acierto.

Lo peor

Algunas misiones resultan aburridas. El desarrollo en ocasiones es lento.

Lecturas recomendadas