Análisis

Análisis de Fist of the North Star Ken's Rage 2

Por Rubén Guzmán
-

Obra cumbre del manga más adulto y salvaje, la saga The Fist of The North Star vuelve a nuestras consolas con un título que apenas aprovecha su fantástico universo.

Este año se conmemora el 30 aniversario de un manga de culto, El Puño de la Estrella del Norte, y qué mejor manera de celebrarlo que con este título para Xbox 360, PS3 y Wii U que narra la historia de Kenshiro, desde el inicio hasta los capítulos del manga que no llegaron a España: las 36 misiones del modo Legend repasan los 4 arcos argumentales que conforman todo el manga, y además se añade un nuevo modo Dream en el que personajes secundarios protagonizan misiones que detallan aspectos hasta ahora desconocidos de su historia.

Qué buena pinta, ¿verdad? Upss… espera un momento. Se trata de la secuela de Fist of The North Star Ken’s Rage, juego que no dejó muy buen sabor de boca a los usuarios de Xbox 360 y PS3 en 2010… Y parece que, aunque tiene alguna virtud más, los defectos siguen ahí.

Tu cara y mi puño

Pues sí, el juego es una secuela directa y, como la primera parte, calca el desarrollo de la más mítica (y sobreexplotada) saga de Koei: Dynasty Warriors. Como en estos famosos juegos de ambientación histórico-festivalera, avanzamos por escenarios pasillescos aniquilando a cientos de enemigos, aunque aquí usamos las técnicas del Puño divino de la Estrella del Norte que domina Kenshiro en lugar de una katana.

Pero con una pequeña diferencia: en los Dynasty Warriors suele haber un mínimo componente de estrategia a la hora de recorrer los escenarios, con cierta libertad para elegir caminos y el orden en el que visitamos ciertas zonas. Aquí, de eso nada de nada… El viaje de Kenshiro por un Japón postnuclear en busca de su desaparecida amada siempre se desarrolla de manera lineal, dejando todo el peso del desarrollo a la acción. Algo que no tiene porqué ser malo, siempre que esta sea profunda y variada… Je.

Kenshiro’s Rage 2 es un “machaca-botones”: combos sencillos y ataques especiales espectaculares, todos facilísimos de ejecutar. Y con ellos aniquilamos enemigos con “tontería artificial”... que son “mu tontos”, vamos. Los hay de distintos tipos, en plan “yo me defiendo de tus ataques más simples” o “yo llevo una armadura de pinchos y si me pegas te haces daños tú también”. Detalles sin importancia: tú atiza y acabarás con todos en un momento. Mola que los ataques y técnicas de todos los personajes sean los mismos del anime y el manga… pero no mola que, a pesar de ello, el control y la forma de luchar sea igual para todos.

El juego intenta añadir variedad con alguna fase de conducción de vehículos y... ¿de sigilo? Pues sí, hay zonas en las que, si matas a los malos por la espalda, evitas que aparezca otra horda de gañanes postaopcalípticos. Pero estos momentos de infiltración son tan simples que casi resultan simpáticos de puro ingenuo: en el mapa ves los conos de visión de los malos, que se mueven con unas pautas muy básicas y a los que casi es imposible no pillar por sorpresa, que parecen ciegos y sordos, los pobres. Además de todos iguales. ¿Eso lo hemos dicho ya? Este videojuego, como tantos otros, vuelve a homenajear al “El ataque de los clones” poniendo en pantalla decenas de enemigos clavaditos sin ningún pudor.

Pero espera. A pesar de que Fist of The North Star Kenshiro´s Rage 2 es repetitivo en su desarrollo, hay algunos detalles que salvan las experiencia, y que hacen que te merezca la pena probarlo si eres fan del anime. El primero es un sistema de mejoras basado en las gemas que encontramos por los escenarios. Según como las combinemos, aumentaremos los valores de las características básicas de nuestro personaje, dándonos cierta libertad para elegir si queremos hacerle más fuerte, más resistente, que su barra de energía para realizar especiales se rellene más deprisa...

Además, nuestro héroe va a aprendiendo nuevos ataques, y siempre mola repartir de una manera ligeramente distinta, aunque el cambio sea solo estético. Otro punto positivo, y el más importante, es que las batallas con los jefes finales molan. Todos los personajes de la serie están muy buen recreados (eh, pero sólo ellos y algunos efectos de los golpes. El resto de los gráficos, idénticos en todas las versiones, son… ejem… muy malos), y las batallas contra ellos suelen ser largas y tensas, y a obligarnos a desarrollar cierta estrategia y dosificar bien los ataques especiales.

Reviviendo el manga

Otro elemento que atraerá a los fans del manga es… pues claro, la fidelidad al mismo. Que el modo Historia recorra toda la trama de la serie mola mucho (y eso incluye todos los episodios inéditos en España). Además los cómics que vemos entre capítulos y algunas de las cinemáticas al derrotar a los jefes tienen su punto. Y en el modo Dream jugamos con 22 personajes (que vamos desbloqueando en las Historia). En este modo están, además, las opciones multijugador: podemos disfrutarlo a dobles en local a pantalla partida u online. Y también hay una la posibilidad de librar batallas 4 Vs. 4 en modo online.

Por cierto, en el cooperativo local vemos una diferencia reseñable de la versión Wii U: en la consola de Nintendo uno puede jugar en la tele y el otro en la pantalla del mando.  Eso y, si jugamos en solitario, disfrutar de modo Off-TV, son las únicas posibilidades que se han aprovechado del Wii U Gamepad. Aunque hay otra cosa única en Wii U: en PS3 y Xbox 360 el juego sale en formato físico y en descargable, pero en Wii U sólo está disponible en la eShop, Y, si no tienes fibra óptica, te esperan unas horitas para descargar sus 12 Gigas. Un último apunte: todas las versiones llegan con texto en inglés y voces y japonés. Así que ya sabes: SÍ te gustó el manga y SÍ tienes nociones del inglés, échale un vistazo al juego… Aunque son demasiados "sies"... ¿no?

Valoración

Su virtud es que recrea fielmente la historia del manga y que dispone de un abanico amplio de personajes con sus ataques característicos. Su defecto... su desarrollo simple y repetitivo.

Hobby

68

Aceptable

Lo mejor

El carisma de los personajes protagonistas y las misiones de los personajes secundarios.

Lo peor

Pega, y pega y vuelve a pegar. Y cuando no pegas, como en los momentos de sigilo... casi peor.

Lecturas recomendadas