Análisis

Análisis de Football Manager 2015 para PC

Por Jorge S. Fernández
-

Versión comentada: PC

Todos los meses de Octubre y Noviembre, las tiendas de videojuegos se visten de fútbol, con las actualizaciones de las franquicias más representativas de uno de los géneros más populares de este sector.

Todos los años tenemos un nuevo FIFA, PES, y cómo no, un nuevo Football Manager, un título que ha monopolizado los últimos años el desempeño de la desarrolladora Sigames, que tras dejar atrás otros títulos de Manager en otras disciplinas, nos tiene acostumbrados a sacar lo mejor del género cada año.

Y es así, desde hace ya un par de décadas, esta franquicia ha mutado bajo nombres distintos y escisiones de los estudios de desarrollo, pero siempre manteniendo una seña de identidad inequívoca.

Y no lo es por casualidad, sino porque además de la propia Sigames, miles de researchers desinteresados de todo el mundo son capaces de aportar su granito de arena a la que probablemente sea la base de datos de jugadores más fiel de todo el planeta.

Sólo hay que ver con el cariño que cada uno de estos researchers es capaz de traducir en datos los perfiles de los miles de jugadores que hay en casi todo el mundo, pero especialmente los de los equipos que cada uno sigue de cerca y conoce de manera casi enfermiza.

Sólo así puede obtenerse una base de datos fiel a la realidad, y lo que es más importante, que plasme sobre el terreno de juego virtual las acciones que llevemos a cabo en la pizarra de nuestra sala de mánager.

Quería empezar con esta faceta de Football Manager porque sin duda es lo que le diferencia del resto de juegos de fútbol, y específicamente de mánager. Es un título en el que la comunidad juega la parte más importante, manteniendo viva una base de datos realizada por y para gente que ama el deporte rey, desde sus bases, en las categorías inferiores.

Un año más mejorado la fórmula

En un juego como este se hace difícil mejorar la fórmula ganadora, asentada en un estilo de juego que siempre se ha movido en la austeridad gráfica, incidiendo sobre todo en mejoras prácticas.

De esta manera, se hace difícil valorar a un juego tan robusto de principio a fin, donde la mayor de sus mejoras suele ser siempre la actualización de la espectacular base de datos de la que antes os daba detalles.

Pero en Sigames, durante los últimos años ha existido siempre la intención inequívoca de dotar a su franquicia de nuevos detalles y mejoras que sobre todo redunden en la mejora de la experiencia de juego, sobre todo a través de mejoras en la interfaz.

Este año, en su edición 2015, los cambios son más visibles que nunca, podemos decir que la interfaz de esta nueva edición es la más rompedora de los últimos años.

Pero es verdad que este año, respecto del anterior, se ha notado un salto mucho más pronunciado que en las anteriores entregas, en un claro movimiento por parte de Sigames de rejuvenecer el aspecto de Football Manager 2015 y darle con estos cambios un mayor sentido práctico a la disposición de toda la información en pantalla.

Los cambios se ven de manera muy rápida, ya que lo primero que notamos es cómo los menús superiores que antes se mostraban de manera vertical, se han sustituido por uno nuevo en la parte izquierda de la pantalla, y que además muestra los distintos apartados del juego de una forma muy parecida a las apps más comunes de los dispositivos móviles.

Esta forma más natural de mostrar todos los elementos nos muestra de manera más natural e intuitiva todas las opciones disponibles. Pero no es la única gran novedad de Football Manager 2015, se han añadido muchas mejoras en el desarrollo de nuestra carrera como entrenador, con nuevos condicionantes que dotarán de personalidad a nuestro entrenados desde el principio.

¿Qué tipo de Mánager eres?

Antes de comenzar la partida, mientras configuramos a nuestro entrenador, nos ha llamado la atención una de las elecciones que debemos realizar relacionada con nuestra propia personalidad como técnicos.

Se trata de elegir si somos un entrenador de chándal o traje, si tenemos preferencias por un tipo determinado de tácticas, o si además de todo esto somos capaces de aportar otro tipo de virtudes previamente adquiridas. Estas habilidades que elegiremos de manera libre esculpirán nuestra personalidad como entrenador.

Esto sirve para que nuestro personaje ya cuente con un bagaje previo al fichaje por el equipo, especificando incluso si hablamos otros idiomas además del nuestro nativo. En esta nueva entrega la trayectoria cuenta mucho, y tendrá mucho que ver a la hora de fichar por otros equipos, ya que ahora también existen entrevistas de trabajo donde nuestra trayectoria sí tiene importancia.

La táctica es esencial

Además de estos atributos como mánager, también hay bastantes novedades tácticas, con nuevas opciones para imprimir un carácter propio a nuestro equipo. Para ello se han incluido cuatro nuevas posiciones para ocupar en el campo dentro del amplio abanico de posibilidades que tenemos.

La primera es el Roaming Playmaker, algo así como un jugador todoterreno que podría identificarse como un Yaya Touré. También está disponible una posición que le gusta mucho a Guardiola, la de Inverted Wing Back, un carrilero ofensivo que puede jugar por el centro del mediocampo, algo así como el desempeño de Alaba en el Bayern Munich.

También tendremos la posibilidad de asignar a alguno de nuestros jugadores un rol muy parecido al de Müller también en el Bayern, un extremo muy dinámico y con bastante libertad de movimientos.

Y para terminar el Wide Playmaker, que es un centrocampista de banda que se puede mover al centro para organizar el juego, algo así como la posición de David Silva en el City. Estas nuevas posiciones nos permitirán tener más variantes a la hora de plantear nuestro partido.

Se han añadido muchas más tácticas tipo para aplicar a nuestros equipos. Esto quiere decir que no sólo están a nuestra disposición, sino que además nos encontraremos con que los demás equipos son capaces de variar mucho más su juego, reaccionando de manera distinta y más ocurrente a los diferentes resultados que se van dando durante el partido.

Todo esto se debe a que además de aumentar el número de tácticas disponibles, también se ha mejorado sustancialmente la IA del juego, lo que nos traerá decisiones y planteamientos más inesperados por parte del contrario, y no tan sujetos a ciertos cánones preestablecidos.

Pídele el cambio a Messi, si te atreves

Hace un par de semanas saltó la polémica de Luis Enrique con Messi, que como recordaréis mantuvieron una pequeña charla a distancia, el entrenador desde el banquillo y el jugador desde el césped, como sabéis el primero preguntó al segundo si estaba para cambiarle y el segundo hizo oídos sordos, sea como fuere, quedó patente la importancia de poder “gritar” a nuestros jugadores para palpar el ánimo de estos sobre el terreno de juego.

Así que los chicos de Sigames han mejorado dos áreas bien diferenciadas, pero que en conjunto redundan en una mejor experiencia de juego. La primera de ellas es que se ha añadido la posibilidad de poder dar charlas a los jugadores desde la misma banda.

Esto ahora permite “gritar” acciones a nuestros jugadores, que hasta ahora sólo estaban disponibles en los descansos o en la previa del partido, por ello ahora podremos apretar las clavijas o aplaudir el desempeño de nuestros jugadores sin tener que esperar al descanso, lo que repercutirá de manera decisiva en el desarrollo de los partidos.

Tras darles instrucciones o simplemente ponerles las pilas desde la banda, veremos de manera inmediata cuál es su reacción respecto de nuestras demandas, lo que nos pondrá más fáciles las cosas a la hora de realizar sustituciones.

Otra de las características interesantes de esta nueva entrega son las preferencias tácticas de los jugadores, que se mostrarán a través de los ya tradicionales colores verde y rojo, dependiendo de si ciertas tácticas les agradan o no.

Esto nos permite identificar de manera más clara si nuestros jugadores se encuentran más o menos a gusto con las tácticas que estamos empleando, o si de lo contrario no comulgan con nuestras ideas y son incapaces de plasmar en el juego el rol que hemos preparado para ellos.

No apto para jugadores casuales

Sin duda Football Manager 2015 es un juego de simulación futbolística con un planteamiento claramente hardcore, es verdad que podemos optar por jugar a la versión clásica del juego, que nos simplifica mucho las cosas, pero en lo que se refiere al modo principal, la cosa cambia mucho.

Este es un juego que hay que jugar a conciencia, no sirve con meter cuatro tácticas,  darle a ver los partidos y terminarte una temporada en un rato. Nos va a pedir mucha dedicación, leer muchos informes de jugadores, de equipos contrarios, comparativas de habilidades, análisis de los contratos y sus cláusulas, y por supuesto seguir de manera pormenorizada los partidos para poder dar unas instrucciones al equipo medianamente lógicas.

Todas estas opciones pueden ser abrumadoras al principio y echar para atrás a muchos jugadores, pero también es verdad que se pueden delegar algunas de estas funciones a nuestros segundos entrenadores e integrantes del cuerpo técnico.

Podemos aseverar que Football Manager 2015 es una enciclopedia futbolística como ninguna otra y una experiencia de juego bastante cercana al escritorio de cualquier entrenador de las categorías más prestigiosas del fútbol mundial, con todo lo bueno y malo que esto conlleva.

Mejoras en el motor gráfico

Otra de las mejoras de esta nueva versión es una de las más recurrentes todos los años. Ésta se centra en la calidad gráfica del motor 3D durante los encuentros, que en esta ocasión se ha mejorado de manera considerable. Los principales cambios se presentan en la parte más visual del desarrollo de los partidos.

Ahora hay más gestos por parte de los jugadores, ya que se han captado los distintos movimientos realizados por especialistas, lo que le dota de mayor realismo, que también llega al césped, que se irá deteriorando con el paso de los minutos, además de mostrar las consecuencias del clima sobre él.

La ambientación de los estadios también ha mejorado de manera notable, con unas aficiones más identificadas con su equipo, mostrando los colores de su club, así como numerosas muestras de adhesión por parte de la afición a nuestro club.

También el entorno de los estadios se ha mejorado, ahora cobran más vida gracias a la inclusión de casas y mobiliario urbano que dan una sensación de mayor realismo.

Football Manager 2015 se ha portado magníficamente en su apartado gráfico, con un desarrollo de los partidos con el motor 3D realmente fluida, también es verdad que no hace falta una gran gráfica para moverlo, por lo que la mayoría de los jugadores no tendrá problemas a la hora de jugar en este modo.

El apartado sonoro sigue siendo tan austero como siempre, haciendo especial énfasis en la reproducción de los cánticos del público, que tienen una presencia meramente testimonial, ya sabemos que Football Manager 2015 es un juego que se vuelca más en otras virtudes prácticas que en la espectacularidad visual.

También hay que destacar la fluidez de la nueva interfaz, que aparte de su aspecto visual, que nos muestra los menús de forma más agradable y legible, ha sido aún más pulida que en años anteriores, ya que en el calendario podemos ver cómo se suceden los eventos de una manera suave y con transiciones animadas realmente agradables a la vista, que dotan de una naturalidad sin precedentes a la interfaz de Football Manager 2015.

En cuanto a la base de datos, como en el resto de entregas, dependerá mucho de la capacidad de hacer procesos por parte de nuestro ordenador, para manejar con más o menos velocidad las bases de datos, con miles de jugadores que el motor del juego debe calcular en tiempo real. Este es sin duda el aspecto que más tiempo nos hará perder Football Manager 2015 delante del monitor.

Conclusiones

Este año las novedades han sido bastante más acusadas que los anteriores. Los cambios en la interfaz gráfica han mejorado sustancialmente el aspecto visual y sobre todo práctico a la hora de manejar los asuntos del club.

Los partidos ahora son mucho más intensos con las charlas desde la banda, además el abanico táctico ha crecido, lo que unido a la interesante forma de clasificar a los entrenadores nos permitirá dotar de mayor personalidad a nuestro equipo.

Por otro lado, el aspecto que más flojea de Football Manager 2015 es el de los partidos en 3D, la verdad que la mejora gráfica se nota, pero el desarrollo de los partidos deja mucho que desear, ya que es muy común ver jugadas absurdas y sin sentido que lastran el realismo de la simulación, es bastante más recomendable ver los partidos en la clásica vista 2D.

Salvo por este último aspecto, Footbal Manager 2015 mantiene el listón alto de sus predecesores, nos ofrece la mejor experiencia de Mánager del fútbol que existe. Pero debemos recordar que para disfrutarlo de verdad hay que echarle muchas horas, y quizás no es recomendable para jugadores más casuales.

Sigames lo ha vuelto a hacer, pulir una vez más la mejor opción que existe para simular la gestión de clubes de fútbol, a pesar de sus partidos en 3D totalmente prescindibles.

Valoración

Sigue siendo el referente indiscutible del género, el control del club es total, hasta el último detalle, una simulación redonda y robusta

Hobby

89

Muy bueno

Lo mejor

La nueva interfaz, charlas durante el partido, forjar personalidad del entrenador, nuevas tácticas

Lo peor

Los partidos con el motor 3D son prescindibles, demasiado abrumador para jugadores noveles

Lecturas recomendadas