Análisis

Análisis de Forza Horizon 2: Storm Island

Por Rafael Aznar
-

Versión comentada: Xbox One

Aquí está el análisis de Storm Island, el DLC de Forza Horizon 2 que se puso a la venta hace unos días, sólo para la versión de Xbox One. Las carreras en Ísola Tempesta no deslumbran tanto como las del sur de Francia y el norte de Italia, pero marcan una diferencia: están protagonizadas por todoterrenos y la climatología es mucho más impredecible. A levantar barro se ha dicho.

Forza Horizon 2 es uno de los mejores juegos de 2014, como ya apuntamos en el análisis que publicamos hace tres meses. Ahora, llega Storm Island, un DLC-expansión, que añade una zona inédita, coches de rally, un clima más tempestuoso y, sobre todo, nuevos eventos. Desde la semana pasada, se puede adquirir en el Bazar de Xbox One, a un precio de 19,99 euros (9,99 euros, si se posee el Pase VIP). En su día, ya os contamos las numerosas virtudes del juego (conducción, gráficos, banda sonora, etcétera), todo lo cual se mantiene, así que vamos a centrarnos sólo en detallar las peculiaridades que ofrece este contenido descargable.

Una vez descargada, la expansión se integra dentro del mundo del juego, como una zona totalmente independiente del resto del festival. Así, basta con conducir hasta el puerto de Niza, donde hay que tomar un barco para viajar a la Ísola Tempesta, que es donde se ambienta. Ese nuevo escenario está enfocado, casi en su totalidad, a la conducción “off road”. Hay alguna que otra carretera, pero, básicamente, estamos ante un contenido protagonizado por todoterrenos y coches de rally por caminos de tierra y bancales, como ya sucedía con la expansión del primer FH, aparecido en Xbox 360 en 2012.

Polvareda mediterránea

Storm Island ofrece 30 nuevos campeonatos, para un total de 90 eventos. Cada uno de ellos está centrado en un tipo de coche, de modo que se desbloquean progresivamente. Cabe destacar la inclusión de cinco coches nuevos, muy vinculados a diversas especialidades de los rallies, como el raid o el rally cross. Son el Mini X-Raid All4 Racing Countryman, el Ford Ranger T6, el Ford Fiesta XR2, el Mitsubishi Galant VR-4 y el Robby Gordon #7 Speed Energy Drink Stadium Super Truck. Esos vehículos, que se nos ‘regalan’ con el pack, son útiles para superar muchos de los eventos. Además, se han añadido nuevas piezas de personalización, para adaptar casi cualquier coche a la disciplina del rally, mediante suspensiones y neumáticos específicos.

También se han incluido una nueva concentración de coches y ocho experiencias vitales más. En ellas, se nos pide destrozar 90 carteles, realizar grandes saltos, derrapar en medio de la niebla o conducir por en medio de un frondoso bosque únicamente con la cámara interior. Dado que hay 50 nuevas carreteras por descubrir, también nos encontramos veinticinco carteles de bonificación y un nuevo coche oculto, así como radares y zonas de velocidad. Para los amantes de los logros, hay veintitrés nuevas peticiones, para un total de 500G. Por lo demás, se repiten todas las mecánicas del juego estándar, como los ‘drivatares’ (rivales hechos a partir de la Nube con los datos de otros usuarios) o los marcadores online, con invitaciones a batir los tiempos de otras personas nada más acabar un evento.

Es posible conducir los coches que tuviéramos previamente, sobre todo para la libre exploración de la isla, pero la gran mayoría de eventos están pensados para coches de rallies específicamente. En ese sentido, el control es muy bueno, especialmente si se juega con todas las ayudas desactivadas. Eso sí, las carreras por asfalto del juego principal están un paso por delante. Por ejemplo, en muchas de las de este DLC, pilotar coches de tracción trasera, en combinación con lo mucho que deslizan los caminos, es toda una aventura, aunque siempre está el rebobinado como salvaguarda.

Una isla salvaje y lluviosa

Ísola Tempesta es el escenario ficticio en el que se disputan las carreras. Tiene su punto, con paisajes naturales de una gran belleza (destacan, en particular sus acusados desniveles, sus serpenteantes caminos de tierra y las montañas nevadas que se observan a lo lejos) y una climatología de mayor fuerza, en forma de lluvia torrencial y niebla. Los efectos lumínicos del ciclo día-noche son, de nuevo, fantásticos, con detalles como el arco iris o los faros de los coches, que incluso se reflejan en los retrovisores (cosa que no todos los juegos de velocidad de los últimos tiempos pueden decir).

Ahora bien, si se compara con los escenarios del sur de Francia y el norte de Italia del núcleo de Forza Horizon 2, esta Isla Tempestad sale perdiendo en casi todo. Obviamente, al ser sólo una expansión, las dimensiones espaciales son mucho menores, aunque, pese a ello, las carreras logran diferenciarse mucho unas de otras, gracias a las múltiples combinaciones de atajos campo a través. Quizás lo peor es el hecho de que todo sea paisaje agrícola, en forma de bosques y sembrados, sin ciudades o edificaciones que aporten una mayor variedad y, sobre todo, encanto (sólo hay una especie de templo griego que preside la isla).

Largo y atractivo, pero también caro

Storm Island es una buena expansión del que, sin duda, es uno de los mejores juegos de 2014, no ya sólo en el género de la velocidad, sino en general. Sus treinta campeonatos pueden dar para casi quince horas, a lo que hay que añadir la incalculable vertiente online. Algunos de los coches que se han incluido también son una delicia para los amantes del motor, como el Mini con el que Nani Roma ganó el Dakar hace ya casi un año. No obstante, la ambientación no es tan esplendorosa como la del juego principal, y no se puede pasar por alto el elevado precio, de 19,99 euros para el público general y de 9,99 euros para los que tuvieran el Pase VIP.

Valoración

Una buena oportunidad para seguir disfrutando del mejor juego de coches de 2014, más centrada en el 'off road', si bien el mapa no brilla tanto como el del original y el precio resulta elevado.

Hobby

83

Muy bueno

Lo mejor

Gran cantidad de eventos. Clima aún más acusado. El Mini del Dakar 2014.

Lo peor

Los 19,99 euros que cuesta. El tamaño del mapa es relativamente pequeño.

Lecturas recomendadas