Análisis

Análisis de Fossil Fighters Frontier

Por Thais Valdivia
-

Versión comentada: 3DS

Prepárate para vivir una aventura en la que deberás resucitar poderosos dinosaurios y utilizarlos en múltiples batallas para mantener el orden y la paz en el mundo.

Si hay unas criaturas que siempre nos han enamorado e intrigado a partes iguales son, sin duda alguna, lo dinosaurios. Poderosos animales que habitaron nuestro planeta hace millones de años y que día a día, y gracias las numerosas excavaciones, son menos desconocidos para la mayoría. Parece que los chicos de Spike Chunsoft/RED Entertainment han tomado esto como referencia a la hora de desarrollar Fossil Fighters Frontier, juego de rol en el que los dinosaurios tienen un gran peso argumental para alegría tanto de los coleccionistas como de aquellos a los que les apasionen estos "adorables" animales. 

Conviértete en Guardián y ayuda a los dinos

Para garantizar la seguridad de los dinosaurios, hace unos años se fundó una organización muy especial (Interfol) cuyos integrantes se hace llamar Guardianes. Estas personas no sólo deben salvaguardar la integridad de los vivosaurios (dinosaurios reanimados/resucitados), sino que tienen como misión cuidar y vigilar todos los Parques Fósiles del mundo, así como los Yacimientos en los que se pueden encontrar todo tipo de fósiles. Cualquier ayuda es bienvenida y nosotros hemos oído el rugido de nuestro dino interior y no hemos podido evitar inscribirnos para ser uno de estos Guardianes.

Después de escoger el sexo de nuestro personaje comienza la aventura. Una aventura que en principio puede abrumarnos un poco debido a la cantidad de información que se nos presenta durante los primeros minutos del juego. Y es que Fossil Fighters Frontier posee unos términos muy concretos que se pueden olvidar fácilmente si no prestamos la suficiente atención a las explicaciones que nos dan el resto de protagonistas.

El desarrollo de este RPG en tercera persona está dividido en diferentes fases. La primera de ellas, y nos atrevemos a decir que es la más importante, es la exploración. Dentro de cada Parque Fósil existe una zona salvaje y llena de secretos llamada Yacimientos que debemos recorrer gracias a nuestro Huesomóvil, un impresionante vehículo equipado con la mejor tecnología. Dependiendo de la zona en la que nos encontremos el paisaje y las condiciones cambian tanto para bien como para mal. Así pues, si estamos en el desierto tendremos que estar atentos a las zonas de arenas movedizas o si conducimos por un lugar más elevado deberemos ser muy cuidadosos e impedir que las ráfagas de viento no empujen sin piedad hacia abajo.

Como hemos dicho antes, nuestro Huesomóvil cuenta con los mejores artilugios para conseguir excavar todo tipo de fósiles. Mientras recorremos a toda velocidad el escenario, podemos activar el sonar para descubrir dónde se encuentran las piezas que tenemos que rescatar de las rocas. Cuando la encontremos comenzará la segunda fase: la extracción de los fósiles. Con ayuda de varias herramientas especiales (martillo, taladro, cincel, etc.), y desde la pantalla táctil de nuestra Nintendo 3DS, debemos sacar el paleontólogo que tenemos dentro y ser rápidos con el stylus, pues tenemos un límite de tiempo para tallar y picar la roca que rodea a los fósiles. Todos nuestros movimientos deben hacerse con el mayor cuidado posible, ya que las piezas pueden verse afectadas y fracturarse en el caso de que les demos un golpe demasiado fuerte. Una vez que logramos sacarlo todo con éxito se nos da una puntuación y comienza la tercera fase de esta historia: la reanimación.

Así es. Cuando cae en nuestras manos un fósil de un dinosaurio desconocido automáticamente comienza la tarea de reanimación. Esto lo hace el juego automáticamente, por lo que únicamente nos tenemos que preocupar de mirar y disfrutar de la criatura que hemos traído a la vida. Pero aquí no acaba todo, pues cada uno de los muchos vivosaurios que podemos encontrar se compone de diferentes partes fósiles (cráneo, tronco y extremidades) que hay que encontrar en los distintos yacimientos. Una vez que las vamos consiguiendo se van añadiendo a nuestro pequeño para que suba de nivel y aprenda nuevas habilidades que posteriormente se utilizarán en combate.

Todo Guardián que se precie tiene consigo diferentes vivosaurios entrenados y capacitados para luchar en batallas contra los vivosaurios errantes (criaturas violentas que pululan por los Yacimientos y que se enfrentan a nosotros en cuanto tienen oportunidad) o contra otros Guardianes y/o enemigos. Para salir victoriosos de estos combates por turnos en los que la velocidad lo es todo hay que usar las técnicas de los vivosaurios para atacar a los rivales hasta reducir a cero sus puntos de vida. Pero no todo es tan fácil como parece, pues todas estas criaturas necesitan EF (o Energía Fósil) para poder usar sus ataques especiales. La EF se va recargando cada vez que pasan los turnos, aunque hay que ser muy precavidos, pues dependiendo del ataque que elijamos gastamos más o menos EF. No obstante, también es importante que tengamos en cuenta el tipo de vivosaurio que tenemos con nosotros, ya que existen cinco tipos: agua, tierra, aire, fuego o neutro. Valorar esto es crucial a la hora de entrar en batalla.

Para que nuestro vivosaurio no sufra durante el combate, nosotros, desde nuestro vehículo, podemos ayudarle gracias a la munición de apoyo. Esta se usa para potenciar los atributos de nuestros amigos o para recuperar puntos de vida. Tampoco podemos usar este armamento a la ligera, pues es muy limitado y sólo se puede recargar en lugares concretos. Ahí es donde entra la estrategia que cada uno desee llevar a cabo.

Si todo esto os parece un poco caótico, no os preocupéis, pues no estamos solos. Junto a nosotros podemos tener hasta dos paleoamigos que hayamos conocido en nuestro viaje. Ellos nos ayudan en todo momento e incluso pueden mejorar las habilidades de nuestro dinocompañero de fatigas. Por supuesto, nosotros también les echamos un cable gracias a la munición de apoyo.

Al finalizar la contienda, además de recibir suculentas recompensas, conseguimos que cada vivosaurio reúna más experiencia para que suba de rango y se convierta en el mejor y más poderoso de todos.

Corre, mejora, ayuda y compite

Aunque al principio el desarrollo de Fossil Fighters Frontier parezca repetitivo, lo cierto es que ofrece numerosas posibilidades para que consigamos exprimir a fondo la historia. Una vez que conseguimos ser un Guardián se nos da la oportunidad de ir subiendo rangos compitiendo en los diferentes Estadios Fósil que se encuentran repartidos en los Parques Fósil. En estos lugares se celebra tanto La Liga Fósil como Las Siete Copas. El primero de estos torneos se compone de competiciones de élite y posee varias restricciones con respecto a los vivosaurios que pueden competir. Las Siete Copas, por otro lado, se dividen en cinco torneo diarios en los que nos enfrentamos a diferentes enemigos dependiendo del día en el que estemos. A medida que vamos pasando de ronda y de nivel la dificultad es mayor. Si salimos victoriosos nos llevaremos de regalo un suculento premio.

Otros torneos que se celebran con asiduidad, y que están relacionados con la velocidad, son los de Fórmula F. Dentro de los Yacimientos hay circuitos cerrados que sirven para este deporte en el que nuestra habilidad al volante del Huesomóvil se pone en entredicho, por lo que tenemos que ganar a toda costa. ¿Y cómo se hace eso? Siendo el más rápido de todos. Sí, ¿pero cómo? os preguntaréis. Bien, para ello está el taller y sus numerosas opciones de personalización. En total tenemos ocho vehículos para ponerles lo que queramos: un motor mejorado, unas ruedas más grandes, el último modelo de taladro para las extracciones, etc. Todo es poco para conseguir la victoria. Eso sí, os tenemos que avisar de que el control de los Huesomóviles no es del todo fiable y que en ocasiones, debido a la posición de la cámara, se hace realmente complicado conducir.

Dejando la historia principal a un lado, dentro de cada Parque Fósil encontramos un Missionator 4000. Este dispositivo nos indica las distintas misiones secundarias que los Guardianes deben gestionar y llevar a cabo con éxito. Estas van desde recoger fósiles específicos hasta derrotar a poderosos vivosaurios errantes. Cada tarea realizada con éxito nos aporta valiosas y cuantiosas recompensas.

Si aún tenéis ganas de más dinos, Fossil Fighters Frontier ofrece varias opciones multijugador para todos los gustos, desde salir junto a dos amigos a explorar los yacimientos hasta 'picarnos' en divertidos dinocombates. En el Torneo por Equipos nos unimos a dos amigos gracias a la conexión local para librar varias contiendas junto a nuestros vivosaurios. Asimismo, en el Combate Local, hasta seis personas pueden participar en combates de tres contra tres (los equipos dispares de dos contra tres, por ejemplo, están permitidos también). Por supuesto, el Combate en Línea se encuentra disponible para aquellos valientes que deseen enfrentarse a Guardianes de todo el mundo.

Un dinomundo muy colorido

En lo que respecta al apartado gráfico, Fossil Fighters Frontier no arriesga demasiado, por lo que no sorprenderá a la mayoría de los usuarios de Nintendo 3DS. Lo más destacable son sus coloridos escenarios y los diseños de los personajes. Tampoco podemos olvidar los escenarios de los diferentes Parques Fósiles, los cuales intentan mostrar lo mejor de la zona en la que se encuentran (Europa, Asia y América). Lamentablemente nos encontramos ciertos errores tales como dientes de sierra y popping.

Por otro lado, la banda sonora se compone de melodías animadas y muy amables que nos sacan una sonrisa en todo momento. Tomando como referencia la zona en la que nos encontremos la música cambia a temas más lentos, más rockeros, etc. Los más jugones seguro que en cuanto escuchen algunas canciones de Fossil Fighters Frontier se les viene a la mente otro juego muy conocido en el que también hay que hacerse con todos.


Fossil Fighters Frontier es un divertido juego de rol que cumple correctamente con su cometido: entretener. Todo ello lo consigue con unos coloridos gráficos que apenas arriesgan y una banda sonora amena. Desgraciadamente, el desarrollo en ocasiones peca de repetitivo y puede llegar a cansar a aquellos que estén buscando retos mucho más específicos. El resto tiene ante sí una aventura simpática (y en castellano) a la que le puede dar un buen bocado a partir de mañana 29 de mayo. ¡A reanimar dinosaurios se ha dicho!

Valoración

Divertido y simpático RPG repleto de posibilidades para todos los gustos: exploración, combates, carreras, etc. Sus múltiples términos pueden abrumar al principio de la aventura.

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

Combates rápidos y fluidos. Las zonas de yacimientos guardan muchos secretos.

Lo peor

Lento desarrollo inicial que puede pecar de repetitivo una vez continuamos con la historia.

Lecturas recomendadas