Análisis

Análisis de Foul Play para Xbox 360 y PC

Por David Alonso Hernández
-

Mira que hemos hecho cosas en un Beat 'em up en 2D, pero divertir al público de un teatro de la época victoriana con ganas de vernos repartir estopa es algo que todavía no habíamos jugado. ¡Esto es Foul Play!

Tras adquirir una amplia experiencia con el desarrollo de juegos para 'smartphones' y tablets con títulos como Must Eat Birds o la serie Amateur Surgeon, los chicos de Mediatonic se atreven con Foul Play, su primer juego para XBLA, el servicio de distribución digital de Xbox 360, y para PC, donde podemos descargarlo a través de Steam.

El Beat 'em up en 2D con scroll lateral ha sido el género elegido por Mediatonic para dar el salto a estas nuevas plataformas, y el planteamiento de Foul Play sigue a pies juntillas los cánones establecidos en este tipo de títulos, por lo que nuestro cometido se reduce, casi exclusivamente, a avanzar sin descanso por los escenarios mientras machacamos los botones de nuestro mando para golpear a todos los enemigos que se nos pongan delante.

Sin embargo, y con el fin de aportar algo de frescura a tan manido género, Mediatonic ha incluido una serie de elementos diferenciadores que hacen que la ambientación de Foul Play, aunque no invente la rueda, consiga una desplegar una identidad propia. Por favor, tomad asiento, que la función está a punto de comenzar.

A mamporros en el teatro

Situado en la época victoriana, Foul Play nos presenta al barón Dasforth y a su ayudante, el deshollinador Scampick Steerpike, dos ciudadanos londinenses del siglo XIX que, tras dedicar su vida a la demonología, deciden compartir su historia con cualquiera que esté dispuesto a pagar una entrada.

Y es que lo primero que nos llama la atención la primera vez que cargamos Foul Play es el emplazamiento de la acción, nada convencional en este tipo de juegos. Todo se desarrolla en el escenario de un abarrotado teatro, y en el que unos exigentes espectadores son los jueces de nuestra pericia con el mando. Al contrario que en la inmensa mayoría de Beat 'em up, en el juego de Mediatonic no hay barra de vida (no olvidemos que se trata de teatro), y en su lugar encontramos un 'aplausómetro' que mide la calidad de nuestra actuación... si luchamos con estilo y encadenamos muchos golpes, el público enloquecerá y nos aplaudirá con ganas hasta el límite de lanzar su sombrero, mientras que si recibimos más estopa de la cuenta nos abuchearán hasta parar la función y hacer que la partida acabe.


Este original sistema nos obliga a intentar afrontar cada uno de los 22 actos, divididos en 5 obras diferentes, buscando siempre la máxima efectividad, ya que de lo que más disfruta el público es un buen combo de movimientos encadenados.

Así, y alternando entre los golpes cuerpo a cuerpo disponibles (que al principio son muy escasos, pero que se van desbloqueando según avanzamos), debemos despachar a todo tipo de enemigos, que atacan en oleadas, y nos permiten superar con bastante facilidad rachas de más de 100 golpes.

Unos enemigos finales de gran tamaño, y con un patrón de ataque distinto en cada caso, ponen siempre la guinda a todos los actos, que si bien no están exentos de acción y diversión, sí que es cierto que no consiguen mantener nuestro interés debido a su falta de capacidad de sorpresa.


Y es que si a un sistema de combate efectista pero no demasiado profundo le sumamos unos niveles tremendamente reiterativos y en los que el patrón no varía nunca (pelea, pelea, enemigo final y vuelta a empezar), el resultado final de Foul Play, pese a no ser "malo" en ninguno de sus apartados, baja bastantes enteros. Es cierto que encontramos hasta 3 retos en cada fase, como realizar un combo elevado o acabar con los enemigos en un orden determinado, pero tampoco son suficientes para aportar ese extra de variedad que consiga "picarnos" a avanzar sin que sólo nos guie la inercia.

De todos modos, y si sois unos auténticos fans de los Beat 'em up de estilo clásico, el sentido del humor que envuelve al juego y, sobre todo, el modo cooperativo en local o a través de Xbox Live puede hacer que paséis unas horas muy entretenidas en compañía de esta ajetreada obra teatral.

Valoración

La ambientación y el sentido del humor son geniales, y el sistema de lucha, aunque poco profundo, está bien resuelto. Una pena que los niveles sean tan "planos" y repetitivos.

Hobby

72

Bueno

Lo mejor

La idea de situar el juego en una obra de teatro da mucho juego y aporta bastante humor al asunto.

Lo peor

El desarrollo de los actos es muy lineal y reiterativo, por lo que se echa en falta más variedad.

Lecturas recomendadas