Friday the 13th the Game
Análisis

Análisis de Friday the 13th The Game, el juego de Viernes 13

Por Daniel Quesada
-

Versión comentada: PS4

Cuenta la leyenda que en los alrededores de Crystal Lake vive un monstruo enmascarado que masacra a todo aquél que se cruza en su camino. Tendremos que creernos esa leyenda, porque comprobarlo, lo que se dice comprobarlo, no vamos a poder hacerlo casi nunca...

En el género de las películas slasher, hay pocos personajes más reconocibles que Jason Voorhes, el asesino salvaje, deformado y atormentado que se esconde detrás de una máscara de hockey. Sus "peripecias" ya tuvieron videojuego en 1989, pero en esta ocasión recibimos la oportunidad de ser tanto "los buenos", como el mismísimo Jason. Bienvenidos al análisis de Friday the 13th The Videogame.

El planteamiento del videojuego de Viernes 13 es tan sencillo y directo como las películas en las que se inspira: estamos en 1984 y Jason quiere matar a todos los monitores de campamento que hay cerca de su territorio. Vale, no es que tenga la complejidad de Guerra y Paz, pero... ¿Quién necesita más? Friday the 13th The Videogame es un juego exclusivamente online, por lo que hay que coincidir con otros 7 usuarios para poder iniciar la partida.

Una vez en faena, es posible unirse a una sesión creada por otro usuario o bien crear la nuestra, de tal forma que escojamos si queremos ser Jason o uno de los monitores. Como supondréis, el papel de los monitores es esconderse para que Jason no los encuentre o escapar de la zona, mientras que "Jasonito" tiene que apuñalar, descuartizar o ensartar a todo el que pille por medio. La partida acaba si se acaba el tiempo, si Jason mata a todo el mundo o si los que queden con vida consiguen escapar.

Friday the 13th The Game

La idea de poder plantear un survival horror desde esas dos perspectivas es muy divertida y, de hecho, el desarrollo cambia por completo en función de que controlemos a Jason o a un campista. El primero posee una serie de "poderes" que le ayudan a acechar a sus víctimas. Así, podemos entrar en una especie de modo sigilo que nos vuelve menos notorios y mejora nuestra percepción, activar una especie de "radar" que nos indica la ubicación de las víctimas más cercanas, consultar un mapa global de la zona o incluso teleportarnos a un punto exacto para pillar a alguien por sorpresa. Estas habilidades, lógicamente, necesitan recargarse con el tiempo antes de volverse a usar. Aunque no usemos estas habilidades, también podemos aprovechar las pistas que da el ambiente: si un monitor encuentra un cadáver o nos ve, lanzará un grito que nos dará pistas acerca de dónde encontrarlo.

Además de todo esto, Jason está equipado con su característica hacha, pero también podemos tirar de un machete, cuchillos arrojadizos que encontremos clavados o hasta un cepo para osos. Con ellos damos rienda suelta a los "fatalitys" de Jason, si bien también podemos utilizar partes clave del escenario para masacar a las victimas. Por ejemplo, podemos hundir su cabeza en una chimenea en llamas o empalarlos en una fuente de agua.

Jason fue uno de los invitados estrella de Mortal Kombat XL. Mira cómo las gastaba en este gameplay.

Como era de esperar, Jason Voorhes es tremendamente resistente, así que, aunque pueden apuñalarnos, dispararnos o golpearnos, por lo general solo conseguirán ralentizarnos unos segundos. Además, a medida que se acaba el tiempo y vamos avanzando en la carnicería, Jason entra automáticamente en un modo Furia que nos vuelve aún más contundentes y nos da la capacidad de atravesar puertas y ciertas paredes de una embestida.

La otra cara de la moneda en este videojuego de Friday the 13th son los monitores.No son tan contundentes como Jason, pero sí son más escuridizos. Con ellos podemos colarnos por ventanas o ejecutar maniobras de distracción como encender radios o lanzar petardos, además de colocar trampas que retengan a Jason (los cepos, atrancar puertas, etc). Igualmente, pueden usar camas o armarios para esconderse si creen que el asesino anda cerca. Pueden encontrar numerosas armas para defenderse, desde listones de madera hasta bates o incluso armas de fuego, pero en la mayoría de los casos, como decíamos, solo conseguirán retener unos segundos al señor Voorhes. Lo mejor es intentar noquearlo temporarlmente y aprovechar la ocasión para salir por patas.

Friday the 13th The Game

Los monitores se orientan la mayoría del tiempo por el sonido: si comienza a sonar música siniestra o ese clásico "chi-chi-chi-ka-ka-ka" de las películas, es que Jason anda cerca... Tienen en todo momento disponible un minimapa que les muestra los puntos de interés más cercanos: cabañas, rutas de escape... Para poder huir hay varias alternativas: llamar a la policía, coger una lancha, encontrar un coche... En todos estos casos, hay que encontrar los elementos de reparación necesarios: la lancha necesitará combustible y una hélice, para llamar a los pelis hemos de encontrar una cabina y asegurarnos de que tenga corriente... Tenemos 20 minutos para escapar, así que la tensión estará servida. Hay que dejar claro que es crucial que los monitores cooperen entre sí (hay 7 de ellos en cada partida) si quieren sobrevivir: uno puede distraer a Jason mientras otro pone un cepo o busca rutas de escape, por ejemplo.

Si Jason da con nosotros y nos mata, se acabó el juego. Podemos seguir viendo al resto de jugadores para comprobar si sobreviven o rezar para que alguno de ellos haga una llamada por radio a Tommy Jarvis, momento en el que uno de los monitores resucitará con la forma de este personaje (el cual apareció en varias entregas de la saga), que tiene una escopeta y las mejores estadísticas de todos los personajes.

Conoce los mejores juegos de supervivencia.

La comunicación se resuelve gracias al chat de voz... Y con esto llegamos al catálogo de problemas de Viernes 13: El Videojuego... El más severo consiste, precisamente, en encontrar gente con la que jugar. Podemos optar por organizar una partida propia y, por tanto, invitar a los amigos que queramos. Pero claro, costando como cuesta 40 euros este juego, nos da que la mayoría de vosotros no vais a tener otros 7 amigos con el juego en su biblioteca... Por tanto, en el 95% de los casos, la solución pasará por unirse con jugadores del resto del mundo. Si sabéis inglés, tenéis suerte y os tocan angloparlantes, quizá podáis apañaros, pero en nuestras partidas hemos encontrado más bien rusos, algún frances... Y otros lenguajes que no sabríamos identificar. Vamos, que la comunicación está complicada.

Y eso es cuando conseguimos encontrar una partida. Por lo visto, la versión PC ya anda algo más fluída en ese sentido, pero en consolas (nosotros hemos jugado en PS4) lo excepcional es poder encontrar a alguien con quien jugar. Hemos probado varios días seguidos y ha habido ocasiones en las que hemos estado más de 20 minutos sin encontrar a nadie. Otras veces, la partida se inicia, estamos en el lobby... Y se aborta el proceso de golpe por problemas con el servidor. También nos ha pasado en plena cacería... En definitiva, una frustración constante que tiene mala solución, ya que no hay más modos de juego que el principal y ni siquiera podemos filtrar los jugadores por ubicación geográfica o calidad de su red... Estamos, pues, ante un juego en el que lo que menos podemos hacer es jugar.

Friday the 13th The Game

Los problemas continúan durante las partidas, ya que encontramos constantes errores que van desde "inofensivas" circunstancias de clipping (objetos que se atraviesan entre sí) hasta atascos de personajes o zonas interactivas con las que de repente no se nos deja interactuar.

Y maldita sea, nos fastidia que todo esté tan patas arriba, porque tanto la idea como el desarrollo prometían ser divertidísimos. De hecho, cuando se alinean los astros y todo funciona como debe, la tensión está servida, tanto si eres un pobrecito monitor como el mastodonte al que se le escapan sus presas. Es una reinvención de conceptos como el de Left 4 Dead y juegos como Until Dawn han demostrado que se puede adaptar el concepto de slasher a los videojuegos. Hay destillitos de brillantez en la jugabilidad, pero todo se viene abajo ante la desesperante inconsistencia de los servidores.

Así, pasaremos la mayoría del tiempo usando los puntos de experiencia y las subidas de nivel personalizando a los personajes (hay varios monitores inspirados en personajes "reales" de las pelis y podemos desbloquear a todas las variantes de Jason vistas en la saga a base de subir de nivel), por aquello de entretenernos con algo...

El rendimiento técnico de Friday the 13th también tiene sus pros y sus contras. Los gráficos utilizan el Unreal Engine 4 para sustentarse, pero en absoluto aprovechan sus capacidades. Jason está bastante bien recreado, pero los monitores presentan unos modelos muy simplotes, "alimentados" por animaciones robóticas y repetitivas. Los mapas, sin ser ninguna maravilla, recrean con acierto los lugares comunes de las películas: hogueras, albergues con chimenea, embarcaderos... Pero claro, cuando uno ve que solo hay 3 mapas disponibles (el propio Crystal Lake, Packanack Lodge y Higgings Haven), la depresión vuelve a aparecer.

Sí merecen algo de crédito las brutales ejecuciones de Jason, que resultan muy divertidas, así como la banda sonora, con temas sacados de las películas o voces de la mismísima Pamela Voorhes animando a su hijo Jason para que culmine su venganza. Se nota que había ganas de reproducir el espíritu de las pelis con el mismo humor negro que encontramos en ellas (muy simpáticas las cartelas de las compañias desarrolladoras, con la textura de un VHS gastado por el uso), pero si el resto de la obra no acompaña, se quedan en una anécdota.

En definitiva, estamos muy decepcionados con que el juego tenga tan poca oferta y, sobre todo, por su temenda inestibilidad al jugar. Sabíamos que no iba a ser ningún prodigio técnico desde los primeros tráilers, pero esperábamos algo bastante más sólido. En conciencia, hemos de imitar a los chalados que aparecen siempre en las pelis de la franquicia y deciros: "alejaos de Crystal Lake, jóvenes, allí solo encontraréis dolor".

Valoración

Una estupenda oportunidad, desperdiciada por su poco contenido, numerosos fallos técnicos y desastrosos servidores. Hay buenas ideas, pero se hunden en Crystal Lake.

Hobby

48

Malo

Lo mejor

Ser Jason y dar rienda suelta a su salvajismo. Cuando funciona, consigue transmitir muy bien la tensión de las películas.

Lo peor

Es difilísimo encontrar partidas y los servidores funcionan fatal. Necesitaría más modos de juego. Errores como el clipping o los atascos.

Lecturas recomendadas