Análisis

Análisis de Fuse para PS3 y Xbox 360

Por Daniel Quesada
-

La nueva criatura de Insomniac Games vuelve a apostar por la acción con un toque futurista. En Fuse, nuestras extrañas armas son lo que nos da personalidad. Bueno, eso y más peligro que el que tendría McGyver en una ferretería.

Que Fuse es un juego de Insomniac Games salta a la vista desde el primer minuto, gracias a ese aire ligeramente "cartoonesco" y, sobre todo, a la presencia de armas originales, a las que ya nos acostumbró el equipo de desarrollo en Ratchet & Clank o Resistance. Sin embargo, parece que a este nuevo juego se le ha fundido un fusible, si nos permitís el cutrijuego de palabras.

Mientras que las otras sagas consiguieron calar en el corazón de los gamers gracias a diferentes factores, este título parece haberse quedado a medio camino. Pero bueno, no nos pongamos dramáticos, que tampoco es para tanto. Entremos un poco a conocer esta aventura, porque tiene bastante por comentar.

En cuerpo y arma

Fuse está protagonizado por el equipo Overstrike 9, un cuarteto de mercenarios que han sido contratados para investigar una misteriosa instalación subterránea. Una vez allí, descubren que se está experimentado con el fuse, una volátil y poderosa sustancia de origen desconocido. Por el camino, se hacen con cuatro armas experimentales que usan dicho "potingue". Así, cada uno de los personajes se vincula al arma que consigue: Dalton es un fornido muchachote que usa el magnetoescudo, una barrera que lo protege de ataques enemigos y que puede embestir a todos los enemigos cercanos. Izzy utliza la trituradora, un arma rápida que es capaz de cristalizar a los enemigos. Jacob tira de la piroballesta, que puede incendiar y empalar al objetivo. Para terminar, Naya tiene el cañón disruptor, que es capaz de generar un vórtice de singularidad si acierta suficientes impactos en un enemigo.

El uso de estas armas tiene su gracia, pues cada una puede provocar numerosos efectos si se aplica con picardía. Así, el magnetoescudo es capaz de proteger a los compañeros de equipo mientras Dalton ataca y el cañón disruptor puede encadenar varios vórtices que "contagien" a soldados cercanos. Además, a medida que acumulamos puntos de experiencia, podemos desbloquear nuevas ventajas vinculadas a esas armas. Por ejemplo, Izzy es capaz de sanar a distancia a los compañeros y Naya puede volverse invulnerable o invisible por unos segundos.

Además de estas "superarmas", también contamos con equipamiento más convencional, como rifles de francotirador, escopetas o fusiles de asalto. Sólo podemos llevar uno de ellos cada vez, aunque también contamos con granadas y una pistola de refuerzo.

A estas alturas os estaréis preguntando si controlamos a todos los personajes a la vez, a cada uno cuando toque... En realidad, depende del número de jugadores. Si optáis por el cooperativo a 4 (sin duda, es lo mejor que podéis hacer), ya sea a pantalla partida u online, os tendréis que ceñir a un personaje. Si jugáis en solitario, podéis cambiar de héroe cuando queráis. El resto de miembros del grupo será controlado por la CPU.

La cooperación es fundamental, porque en ocasiones habrá que bordear a los rivales o correr a sanar a un "socio" que esté agonizando. La inteligencia artificial de nuestros compañeros es bastante competente (priorizan a quién sanar en función de quién esté más agonizante, por ejemplo), pero en ocasiones bloquean el paso o no atacan al rival más adecuado. En definitiva, no le deis vueltas: para disfrutar de la aventura, hay que pásarsela junto a otros jugadores.

Pasillo por aquí, pasillo por allá.

El sistema de combate de Fuse es bastante efectivo: nuestros personajes pueden fintar, atacar por sorpresa, correr a la cobertura más próxima, trepar velozmente... Eso, unido a las versátiles armas, sirve para que se organicen unas escaramuzas muy espectaculares pero, lamentablemente, el diseño de niveles no se encuentra a la altura. Durante las cerca de diez horas que dura la campaña, no paramos de ver la misma sala una y otra vez, seguida de sosos pasillos y constantes clichés del género: ametralladoras de posición, simples zonas de escalada "a lo Uncharted", interruptores en la otra punta de la habitación, soldados haciendo guardia junto a objetos explosivos...

De hecho, los enemigos son rematadamente tontos y se quedan quietos mientras los fundimos a disparos, un error que Insomniac ha intentado subsanar con una resistencia desproporcionada para ellos. Debido a esto, la mayoría de los combates se vuelven tediosos, más centrados en el desgaste que en una estrategia divertida.

Quizá resulta un poco más interesante ese desarrollo en el otro modo que ofrece el juego, llamado Echelon. Tras ese nombre se esconde una suerte de modo horda en el que hemos de superar oleadas enemigas de dificultad ascendente.

¿Y qué hay del apartado técnico? Al margen de la discretita parcela sonora (la música pasa desapercibida y las voces, aunque convincentes, sólo están en inglés), los gráficos suponen un trabajo muy digno, sobre todo en las animaciones de los héroes durante las escenas de corte. Los escenarios incluyen ambientaciones muy vistosas, como un palacio en la India o las cumbres del Karakórum, pero todo eso se echa un poco por tierra al desarrollarse la mayoría de los duelos dentro de hangares.

En definitiva, estamos un poco decepcionados con el que seguramente sea el último trabajo de Insomniac para esta generación (aunque ojo, que el final del juego da a entender que habrá segunda parte). Con un currículum tan bueno como el que tienen, deberían haberse exigido a sí mismos más en el desarrollo de las misiones o en el comportamiento de los enemigos. Pero no queremos ser injustos: Fuse es una aventura  intrascendente pero muy solvente y entretenida, que puede gustar a los que disfruten de la acción en compañía. El problema es que la competencia, a estas alturas de la vida, es feroz...

Valoración

Está orientado al cooperativo, donde sí se hace bastante disfrutable. Ahora bien, en ningún momento escapa de esa sensación de ser un juego genérico, con poca personalidad en lo jugable.

Hobby

67

Aceptable

Lo mejor

Sin duda, las armas, en especial el cañón distorsionador. Su orientación hacia el cooperativo.

Lo peor

Un desarrollo poco original. El diseño de niveles es soso.

Lecturas recomendadas