Análisis

Análisis de Game & Wario

Por Rubén Guzmán
-

Ya está aquí la segunda colección de pruebas destinada a demostrar que, con el Wii U Gamepad, se pueden hacer cosas muy divertidas y novedosas. ¿Arrebatará la corona el cascarrabias de Wario al rey Nintendo Land?

Menudo marronaco me ha caído, amigo lector. Analizar un juego que en realidad son 16 pruebas distintas. Habrá que comentarlas una a una. ¿Quién se va a leer un texto tan largo? Anda, al menos mira la nota y léete las frases de veredicto de cada prueba. Y permíteme contextualizar un poco: Intelligent Systems, responsables de Fire Emblem Awakening, han creado la segunda colección de pruebas  destinada a explorar las posibilidades jugables del gamepad de Wii U (la primera era Nintendo Land). Game & Wario recupera al antihéroe y sus secundarios habituales. El humor sigue presente, pero es más blanco y menos surrealistas. Hay 12 pruebas para un solo jugador y 4 multijugador. Las primeras las hemos dividido en dos grupos, para diferenciar entre las que adaptan conceptos arcade clásicos al control de Wii U, y las que son novedosas y solo posibles con la doble pantalla. Hala, allá vamos. Deséanos suerte.

Arcades clásicos con control “especial”

Arrow

El Wii U Gamepad se convierte en una ballesta con la que apuntamos a la tele (vemos un indicador de la trayectoria de la fecha para facilitarnos la cosa). Debemos destruir con nuestras flechas hordas de robowarios, y disparamos tensando la cuerda en la pantalla táctil. Es un juego de disparos muy clásico pero bien pensado, con niveles de dificultad creciente (cuando sopla el viento hay que tenerlo en cuenta para dirigir la fecha) y varias técnicas para acabar con grupos de enemigos de un solo disparo y mejorar así la puntuación. El problema es que solo tiene cuatro niveles.

Veredicto:

Divierte y te reta a mejorar puntuaciones. Pero cuatro niveles son pocos.

Kung-Fu

Un plataformas 3D con control de movimiento. Nuestro personaje, Young Cricket, debe alcanzar la salida del nivel, donde le espera su maestro. En la tele seguimos la acción desde la espalda de personaje, y en el mando desde una perspectiva cenital para ver donde caemos. Young Cricket salta automáticamente en cuanto toca el suelo, así que tienes un instante para pensar tu próximo movimiento. Casi siempre miramos la pantalla del mando, solo levantamos la mirada a la tele si no tenemos claro donde está la siguiente plataforma. Aunque resulta un poco molesto inclinar el mando mientras miramos a su pantalla, este tipo de control nos exige ser precisos y divierte.

Veredicto:

Entretenido. El control de movimiento hace que “se sienta” diferente.

Ski

Un juego de velocidad al que jugamos mirando todo el rato la pantalla del mando, en la descendemos por diversas pistas. Controlamos el giro moviendo el mando. La tele muestra el descenso desde distintas cámaras, como si fuera una retransmisión de TV. El control es muy preciso y nos picamos para mejorar nuestros tiempos descubriendo el trazado perfecto, evitando obstáculos y pillando rampas. Sus cinco pistas saben a poco, aunque después se desbloquea un modo de descenso infinito en el que debemos ir recogiendo esquiadoras a nuestro paso.

Veredicto:

Una prueba poco original, pero logra retarnos a mejorar nuestros marcas.

Ashley


Como en un “matamarcianos” clásico, Ashley vuela por los escenarios con el objetivo atrapar todas la bolitas rosas que pueda. La mayor cantidad la dejan los enemigos al morir, "peligrosas" galletas voladoras a las que Ashley dispara automáticamente cuando está cerca de ellas. Jugamos mirando la tele y controlamos a Ashley inclinando el gamepad. Con los botones ZR y ZL hacemos rizos que nos vendrán muy bien para coger bolitas. La dificultad para lograr buenas marcas engancha. Pero el control de movimiento no nos permite reaccionar tan rápido como el tradicional y, por ello, la prueba no tiene el ritmo salvaje de los buenos matamarcianos. Además, el diseño de los tres niveles es un pelín soso.

Veredicto:

Llegas a picarte, pero está lejos de la intensidad de los matamarcianos normales.

Bowling

Un juego de bolos tradicional. Tu objetivo es realizar plenos, y en cada ronda varía la posición y el tamaño de los bolos, de manera que debes adaptar tu lanzamiento. En la tele ves la posición de los bolos y lanzas con el dedo en la pantalla táctil, y la precisión es muy buena. Pero es lo que es, un juego de bolos, y se hace repetitivo rápidamente.

Veredicto:

En un primer momento sorprende por lo preciso que es. Luego pierde interés.

Bird

Una “Game & Watch” en tu televisor. De hecho, en la pantalla del mando ves el mismo juego que en la tele pero con gráficos como los de estas clásicas “maquinitas”, mientras que en la tele ves gráficos normales. Manejas al pájaro con stick (o cruceta) y botones, y debes coger con su lengua las frutas que caen del cielo (y que si impactan en el suelo crean un boquete, reduciendo la superficie sobra la que te puedes mover). Puede engancharte un rato, pero difícilmente volverás a él.

Valoración:

Es más una curiosidad y un homenaje que otra cosa.

Patchwork

Vale, este puzle quizá no sea tan novedoso… pero tiene control táctil lo hemos metido en esta sección. Se nos dan una serie de piezas de tela que debemos encajar sobre un tablero para formar una figura pixelada (normalmente no nos damos cuenta de qué es hasta el final). El tablero tiene una serie de líneas que nos dan la pauta para encajar las piezas. Es bastante entretenido y reta nuestra capacidad visual, aunque usar el ensayo y error también funciona. Tiene un porrón de niveles.

Valoración:

Una experiencia de puzle clásica pero interesante.

Nuevas experiencias de juego

Gamer

La prueba más brillante de Game & Wario. En la tele vemos a 9-Volt metido en la cama y jugando en su portátil a Wario Ware. Y nuestro Wii U Gamepad es la consola en la que debemos superar los microjuegos. La gracias es que, mientras lo hacemos, tenemos que estar atentos a la aparición de 5-Volt, la madre del niño, y hacernos los dormidos (pulsando ZR + LR, momentos en que los microjuegos quedan en pausa). El sonido nos da muchas pistas de lo que pasa en el cuarto, pero hay que estar muy atentos porque pueden ser faltas. Cuando le coges el truco, es muy divertido, y los sucesivos niveles de dificultad van haciendo las apariciones de 5-Volt más y graciosas. De hecho, es la única prueba que mantiene el auténtico sentido del humor surrealista estilo Wario.

Veredicto:

Casi casi justifica por si sola la existencia de Game & Wario.

Camera

La periodista Mona debe fotografiar a cinco personajes de entre todos los que aparecen en la escena general que vemos en el televisor (llena de gente y con los personajes moviéndose). Se puntúa el enfoque, el encuadre y la cercanía de la foto. Y sí, lo has adivinando: el mando se convierte en la cámara, que movemos para encontrar a nuestro objetivo en su pantalla y para hacer zoom. Es una especie de busca a Wally en el que la capacidad de observación es muy importante, pero también la rapidez para sacar la foto centrada y en el momento justo (se nos pide, por ejemplo, que pillemos a los personajes sonriendo). Y encima jugamos contra el crono, lo que lo hace aún más emocionante.

Veredicto:

Novedoso y muy divertido. ¡Pero los cinco niveles saben a poquísimo!

Taxi

Una pena de prueba, porque es de las que más podrían molar pero acaba teniendo problemas jugables. En la tele, una visión general de un laberíntico escenario en el que los OVNIS están abduciendo gente. También vemos el taxi que nosotros conducimos, en vista subjetiva desde la pantalla del mando, con el objetivo de localizar a los OVNIS y derribarlos con un bazoka. El probleme es que acaba siendo molesto tener que estar alternando la mirada entre la tele (para localizar a los OVNIS y ver el camino para llegar a ellos) y el mando (para conducir, apuntar y disparar). El desarrollo se hace lento y un pelín frustrante, aunque la cosa mejora cuando nos apredemos de memoria el escenario y no hace falta mirar tanto a la tele.

Valoración:

Una mezcla de conducción y acción novedosa, pero engorrosa de jugar.

Desing

Stylus en mano y sobre la pantalla táctil, debemos dibujar líneas, ángulos, triángulos y círculos de las dimensiones que se nos pida, si referencia alguna. Después se valora la perfección del trazado y la aproximación a las dimensiones que nos piden. Al principio resulta muy curioso, porque es fácil equivocarse y exige precisión. Pero pronto pierde interés, porque el marco de la propia pantalla es una referencia que aprendemos a usar y porque siempre se nos piden retos simulares.

Valoración:

Gusta mucho al principio, pero pronto se hace mecánico

Pirates

Este juego de ritmo no ha descolocado un poco, la verdad. Al ritmo de la música y de las indicaciones de Wario en la tele, debemos levantar el mando para parar los disparos de los barcos piratas que nos rodean, y luego bajarlo para que la tele vuelva a mostrar a Wario. Después de la sesión de disparos hay otra de puro postureo en la que hemos de colocar el mando en la posición que se nos indica en pantalla. Resulta un pelín farragoso de jugar y le falta componente social.

Valoración:

Juegos de ritmo hay muchos mejores, la verdad…

Multijugador

Antes de nada, señalar que para jugar estas pruebas solo se necesita un Wii U gamepad. O bien jugamos por turnos hasta 5 jugadores o, en el caso de Disco, los dos jugadores agarran el mando, uno por cada lado. Ahí es na.

Fruit

La tele y el mando muestran el mismo escenario lleno de gente. El jugador con el mando maneja a uno de los personajes de la multitud, que debe robar las frutas del escenario. El resto de jugadores observan la tele en busca de comportamientos sospechosos y tratan de identificar al ladrón. La cosa tiene más miga de la que parece, porque dependiendo del escenario el ladrón puede emplear técnicas que le favorecen como apargar momentáneamente la luz. De nuevo, la falta de más niveles es el problema.

Valoración:

Otro “Donde está Wally”… en el que lo que mola es ser Wally.

Artwork

Un “Pictionary” tal cual: el jugador con el mando hace un dibujo en la pantalla táctil y el resto de los jugadores miran la tele. El primero que lo adivine se lleva los puntos, que el propio dibujante le asigna en la pantalla táctil.

Valoración:

Nostamal, pero se puede jugar igual con un lápiz y un papel…

Disco

El más curioso. Se juega solo con el mando, cogiéndolo cada uno de los dos jugadores por un lado. Por turnos, un jugador toca su lado de la pantalla táctil para crear una secuencia de sonidos al ritmo de la música de fondo. Esta cruza la pantalla y el otro jugador debe tocar para recrearla. Es un especie de Simon pero más sofisticado, porque el creador de la secuencia puede hacerla todo lo compleja que quiera, siempre se respete el ritmo de la música. Mola.

Valoración:

Un juego de ritmo bastante original y que genera piques.

Islands

Por turnos, hasta cinco jugadores usamos el mando como catapulta táctil para lanzar criaturas a unas dianas que flotan en la tele. Al final de cada turno, se cuenta la puntuación de cada jugador en función de en qué parte de la diana están sus criaturas. La gracia está en que con nuestros disparos podemos empujar y hacer caer a las criaturas de otros jugadores, con lo que se mezclan habilidad al apuntar y estrategia para intentar quedarse en las zonas que más puntúan al acabar el turno.

Valoración:

La idea es curiosa, pero cuando te pones a jugar le falta algo de ritmo.

Conclusión

Después de todo este aluvión de contenido, Game & Wario permite desbloquear los secretos de una amplia galería con las monedas que ganamos en los juegos, e incluye una curiosa opción para dibujar y colgar nuestras obras en Miiverse. Es decir, que el juego ofrece mucho, muchos contenido… irregular. Hay alguna prueba genial, bastantes divertidas y otras sosas. Y el multijugador casi parece que se ha añadido por cumplir. Casi habría sido mejor diseñar más niveles para las mejores experiencias y haber abandonado las otras. Por lo tanto, el juego deja un sabor agridulce, porque solo logra su objetivo de demostrar que el Wii Gamepad nos va a traer experiencias nuevas en momentos concretos. Pero esos momentos están ahí y, unidos a las pruebas arcade más tradicionales, garantizan bastante horas de diversión junto a tu Wii U.

Valoración

Una colección de 16 pruebas que tienen el objetivo de explorar las nuevas posibilidades jugables del Wii U Gamepad. Misión cumplida solo a medias: pruebas brillantes se mezclan con otras más tópicas e incluso alguna fallida.

Hobby

77

Bueno

Lo mejor

Algunas pruebas, como Gamer o Camera, ofrecen diversión novedosa a dos pantallas.

Lo peor

El multijugador: solo cuatro pruebas... y solo la mitad de ellas divertidas.

Lecturas recomendadas