Análisis

Análisis de Ghost Recon Future Soldier

Por David Martínez
-

El equipo Ghost libra una guerra secreta en Ghost Recon Future Soldier, el nuevo shooter bélico que llega a PS3 y Xbox 360 con el sello de Tom Clancy. Descubre en nuestro análisis como se las gastan los soldados en la guerra moderna.

Los shoot´em up basados en la guerra moderna reciben un nuevo impulso con Ghost Recon Future Soldier. Con este análisis vamos a descubrir qué nos ofrece la nueva entrega de la saga firmada por Tom Clancy, que llega a PS3 y Xbox 360  en busca de un hueco propio dentro un género donde la competencia es feroz (y lo será todavía más tras el verano, cuando Call of Duty Black Ops II y Medal of Honor Warfighter lleguen al campo de batalla). Su desarrollo ha sido largo, porque ha durado tres años, pero parece que el trabajo ha dado sus frutos.

El punto de partida tiene una base real: el escenario bélico del siglo XXI ha dado un giro radical. Las guerras ya no se deciden por un mayor despliegue de tropas ni por bombardeos indiscriminados, sino por equipos de operaciones especiales capaces de resolver misiones con una precisión quirúrgica. Los Ghost Recon son uno de estos grupos, especializado en infiltrarse en territorio enemigo con la ayuda de modernos dispositivos, como un sistema de camuflaje óptico, drones de reconocimiento o sistemas de visión magnética.

Una guerra global con misiones a pequeña escala

En el juego, cada uno de estos apoyos se traduce en una mecánica adicional, que se suma a los disparos en tercera persona. En lugar de batallas masivas, nos pone a prueba con 12 operaciones muy variadas, en las que tenemos que rescatar rehenes, acabar con señores de la guerra en un campo de refugiados o volar por los aires una base enemiga. La campaña supera las 10 horas, y a esa duración hay que añadir los interesantes modos multijugador que os comentamos más adelante.

El argumento es uno de los puntos débiles de Future Soldier. Si bien la tecnología que aparece y el comportamiento de los soldados es muy verosímil (como corresponde a un juego que lleva el sello de Tom Clancy) la parte narrativa es convencional, y se limita a unos vídeos bastante flojos, con personajes genéricos y poca cohesión. Sólo nos sorprende el inicio del juego, junto a algunos momentos tipo QTE en los que sólo apuntamos y disparamos, sin tener pleno control sobre nuestro soldado.

Construya usted su propio armamento

El arsenal se ha cuidado al máximo, mediante la inclusión del modo Gunsmith, compatible con Kinect en Xbox 360. No sólo podemos modificar la óptica o la pintura de las armas, sino que tenemos acceso a piezas internas (como el escape de gas, gatillo..) que permiten configurar millones de armas distintas y probarlas en una galería. Requiere tiempo, pero es muy divertido. Y también podemos hacerlo desde nuestro tablet o iPhone.

La ambientación, en un futuro cercano, se beneficia de ingeniosos recursos gráficos que imitan la realida aumentada, y han evolucionado respecto a lo que vimos en la última entrega de Splinter Cell. La construcción de escenarios está muy cuidada, así como la iluminación y la física, aunque los rostros de los personajes están un poco “acartonados”. Para compensarlo, nuestro ghost está perfectamente animado, y se mueve entre coberturas de una forma fluida e intuitiva.

La unidad Ghost se despliega en el multijugador

Los modos multijugador aprovechan estas opciones de las que os hemos hablado. Cuatro jugadores pueden unir sus fuerzas en la campaña cooperativa o en el modo guerrilla, por oleadas, que está inspirado en los programas de entrenamiento de las fuerzas especiales. Además, las batallas online 6 vs 6 se alejan de los tiroteos frenéticos de Call of Duty y tienen un estilo más táctico.

Para estos enfrentamientos, por objetivos, podemos escoger nuestro soldado entre tres clases diferentes (tirador, ingeniero y explorador) e ir mejorando su equipación a medida que ganamos experiencia. Lo más llamativo es que la buena puntería no es tan importante como el camuflaje, detectar las posiciones del enemigo o inmovilizarles con fuego de cobertura. Ghost Recon nos permite colocar marcadores en el mapa para todos nuestros aliados y nos bonifica cuando trabajamos juntos para conseguir un objetivo.

Future Soldier huye de los planteamientos “sencillos” y nos coloca en un teatro de operaciones casi real, en que antes de dar un paso en falso tenemos que reconocer el terreno, movernos con sigilo y coordinar el avance con nuestros compañeros. A lo mejor no es tan espectacular como otros juegos bélicos, pero se agradece este desarrollo innovador. El modo Gunsmith y el multijugador completan esta propuesta tan sólida.

Valoración

Aunque conserva la esencia de los shooter bélicos, Future Soldier ofrece una nueva perspectiva más cercana a la infiltración. Además, el uso de drones de combate, camuflaje o acciones coordinadas aseguran la variedad durante la campaña.

Hobby

89

Muy bueno

Lo mejor

El uso de nuevas tecnologías añade variedad. El modo Gunsmith para modificar nuestro arsenal.

Lo peor

No es tan espectacular como otros juegos bélicos. A veces falta libertad para cambiar de estrategia.

Lecturas recomendadas