Análisis

Análisis de God of War Ascension

Por Alberto Lloret
-

La historia del general espartano Kratos, el protagonista de la saga God of War, ya está cerrada… pero aún quedan muchos capítulos de su pasado por contar, como este Ascension, que nos muestra su lado más “humano”.

ACTUALIZADO 04/08/2015: El análisis de God of War Ascension regresa del Olimpo con motivo de la llegada de la aventura protagonizada por Kratos a la Colección de Juegos al Instante de PS Plus en agosto. ¡Larga vida al espartano!

Mucho antes de ser un dios de la guerra y el destructor del olimpo, Kratos fue un mortal que, en el peor momento de su carrera militar, juró lealtad a Ares, poniendo su vida al servicio del Dios de la Guerra. Ese fue el comienzo que todos conocemos, el que el estudio de Santa Monica nos contó en el primer God of War, en el ya lejano 2005. Y desde entonces, hemos podido disfrutar de 5 juegos, siendo esta nueva entrega la primera precuela que pasa por PS3.

Ascension nos cuenta hechos previos al primer God of War. Así, nos reencontraremos con el Kratos más “humano”, apenas 6 meses después de haber matado a su mujer e hija con sus propias manos. Este hecho le lleva a romper el juramento con Ares, algo propicia la aparición en escena de las Furias, tres hermanas que en la mitológia griega se llaman Erinias y que se encargan de castigar los crímenes de sangre, infidelidad y honor.

ADVERTENCIA: SI NO QUIERES DESTRIPARTE ALGUNOS ASPECTOS DEL JUEGO, NO VEAS EL VÍDEO (RECOMENDADO PARA MAYORES DE 18 AÑOS)

God of War en estado puro

Así, tras trasladar a Kratos a la cárcel construida sobre el gigante Hecatónquiro, comienza su tortura, que incluye tanto castigos físicos como visiones en las que su familia sigue viva. Estas atormentadores visiones le acompañarán durante el juego, y en ocasiones no sabrá si lo que está viendo es cierto… o no. En cualquier caso, es en la propia cárcel donde comienza esta aventura de Kratos, una aventura que se extiende a lo largo de 30 capítulos y que, como anteriores GoW, recurre a flashbacks para contarnos una historia en distintos momentos temporales.

El desarrollo de todos estos capítulos sigue a pies juntillas las bases de la saga, y combinan combates al estilo hack’n slash, zonas de plataformas y puzles, todo envuelto en una cuidada ambientación que recrea la mitología clásica griega como ningún otro medio audiovisual que recuerdes. De hecho, en esta ocasión se recrean algunas paradas clave de la mitología, como la torre del oráculo de Delfos o la isla de Delos, donde  los mitos cuentan que se levantó una gigantesca estatua de Apolo.

La acción sigue siendo la principal protagonista, con unos multitudinarios combates al más puro estilo hack’n slash contra todo tipo de criaturas fantásticas. Muchas de ellas son recicladas de otros GoW, como la quimera que vimos en GoWIII o los centauros de GoWII, junto con unas cuantas nuevas creadas para la ocasión (como el elefantauro o unos nuevos soldados mutados con unos insectos). En cualquier caso, el elenco es tan variado y está tan bien dosificado, que en ningún momento la repetición de enemigos llega a cansar.

Un sistema de combate muy renovado

Pero, lo más importante es que, lejos de ser un “más de lo mismo”, el combate transmite sensaciones muy diferentes. Pone en pantalla más cantidad de enemigos y estos son algo más inteligenes (bloquean más a menudo nuestros ataques, nos cortan los combos…) a lo que hay que sumar otras interesantes novedades, como poder enganchar una de nuestras espadas del caos a un enemigo (al que podemos zarandear o incluso lanzarnos contra él) y seguir atacando con la otra al resto.

Y aún hay más: la nueva barra de Furia, que se rellena atacando a los enemigos (sin ser golpeado) y que mejora el ataque de nuestras espadas y nos permite realizar técnicas especiales, sin olvidar los quick time events para rematar a ciertos enemigos, que son más dinámicos al permitirnos en algunos casos asestar golpes entre las obligatorias pulsaciones de botones o esquivar ataques con el stick izquierdo.

Acciones como esprintar (pulsando L3), usar magia y otras mecánicas vistas en anteriores GoW también están presentes aquí, lo que termina de redondear el que, probablemente es, el mejor sistema de combate de toda la saga. Muchos elementos y combos ya son conocidos y se ejecutan igual, pero en general, sumado a las nuevas sensaciones, Ascension puede presumir de tener el sistema de combate más completo de toda la saga.

Eso sí, se echa en falta una cosa: más variedad de armas principales. Kratos solo cuenta con sus famosas espadas del caos, a las que puede imbuir en los efectos de 4 dioses (como el rayo de Zeus o el fuego de Ares)… y ya está. No hay más armas, ni conseguimos las de los enemigos finales. Lo único nuevo que ha en este sentido son las armas secundarias (espada, escudo, honda, lanza, mazo…) que recogemos del escenario y que, en ciertos casos, tienen uno uso limitado a un número de ataques.

Lo que no ha cambiado para nada es el tono salvaje del juego, que aquí alcanza nuevas cotas con algunas aniquilaciones realmente truculentas. Pero ya nos avisa el propio juego que es para mayores de 18 años, por eso nadie en esa edad debería asustarse al ver como, literalmente, abrimos cual melón la cabeza de una medusa o ponemos al fresco la sesera de otra criatura. Además, estas barbaridades tienen un efecto visual en Kratos, cuyo modelo acaba siempre teñido de rojo…

Sin duda alguna, dentro de este "festival de casqueria" la palma se la llevan los enemigos finales, tanto por diseño, variedad y tamaño como por sus truculentos finales. Estos combates, además, suelen ser también de lo mejorcito del juego, una costumbre que se instauró en la primera entrega y que sigue intacta desde entonces... Eso sí, se echan en falta más personajes mitológicos importantes en estos duelos.

ADVERTENCIA: SI NO QUIERES DESTRIPARTE ALGUNOS ASPECTOS DEL JUEGO, NO VEAS EL VÍDEO (RECOMENDADO PARA MAYORES DE 18 AÑOS)

Fiel a sus raíces "espartanas"

El resto de elementos, como las plataformas o los puzles, no han cambiado en exceso y siguen el camino “amigable” de la saga, que procura no dejar atrancados a los jugadores. Así, por la parte que corresponde a las plataformas, sigue siendo bastante evidente el camino a seguir (ladrillos o piezas que muestran la ruta, muros invisibles que nos impiden llegar a donde no debemos…). Incluso en estos momentos hay Quick Time Events para, por ejemplo, agarrarnos a una enorme criatura en el momento justo.

Por su parte, los puzles sí que presentan algunas novedades, gracias a la introducción dos amuletos que conseguimos a lo largo de la aventura. Con el de Uroboros podemos interactuar con ciertas partes de los entornos y regenerar o destruir elementos (desde un puente a una rueda de molino de agua) pulsando derecha o izquierda en el stick, mientras que el amuleto de Orkos nos permite crear un “clón” de Kratos para, por ejemplo, sujetar una palanca, tirar de una cadena o presionar un interruptor.

Combinar ambos amuletos suele ser la clave para superar algunos de los puzles más complicados que, todo sea dicho, a veces hacen algo de “trampa”. Por regla la animación de regeneración o destrucción es “total”, no nos permite dejar el entorno a medio arreglar, salvo en algún caso donde sin previo aviso si es posible. Ambos tienen también un uso en combate, pero eso y hay alguna cosilla más, no las desvelaremos para no destripar más sobre el juego…

Tampoco faltan la mejora de armas con orbes rojos, los coleccionables habituales como los ojos de gorgona o las plumas de fénix o incluso documentos que están diseminados por los entornos y arrojan algo más de luz sobre algunos personajes como Arquímedes. Hasta hay reliquias escondidas que nos confieren habilidades extra como aumentar nuestro tiempo de combo o poder usar magia de forma infinita, aunque para poder activarlas tenemos que completar primero la aventura.

ADVERTENCIA: SI NO QUIERES DESTRIPARTE ALGUNOS ASPECTOS DEL JUEGO, NO VEAS EL VÍDEO (RECOMENDADO PARA MAYORES DE 18 AÑOS)

En este sentido, la aventura es bastante continuista, aunque sería injusto si no reconociéramos que también hay novedades y otros elementos, como descensos por rampas en los que debemos evitar obstáculos y saltar cuando corresponda, que dan variedad. En general no son novedades de gran calado, pero ahondan en el espíritu “más grande, más espectacular” que viene mandando en la serie.

Una de cal y otra de arena

Pero sin duda, lo “peor” de todo el juego es que la historia es la menos atractiva de todas. No me malinterpretéis. Durante las 9-10 horas que dura la campaña, estarás entretenido y no pararás hasta acabarlo. Es solo que competir con la genialidad de la trama del Olimpo es complicado, más cuando las principales figuras de la mitología griega ya han sido “quemadas” y aquí nuestro enemigo principal son unos seres “menores”. Sí, salen de refilón Ares y otros dioses, pero su presencia escasea…

Tampoco se puede negar que estamos ante la entrega más espectacular de toda la saga, al menos desde el punto de vista de la escala y la técnica. Y es que Ascension vuelve a ofrecer algunos enemigos gigantescos y algunos escenarios que ofrecen un montón de zonas con movimiento que, en general, nos hacen sentir pequeños. Pero esto también trae un problema de serie: a veces la cámara se aleja tanto para mostrar toda la acción que es difícil saber en qué dirección miramos y a quien estamos golpeando.

La parte técnica viene a demostrar que PS3 está en su mejor momento, con algunas filigranas que consiguen que el juego luzca aún mejor que ninguna otra entrega: el uso extensivo del antialiasing (ni rastro de dientes de sierra) y el mejorado uso de las texturas en alta resolución (solo hay que ver el modelo de Kratos), son solo dos ejemplos de ello. El conjunto luce de muerte, con algunos entornos exteriores francamente buenos y algunos interiores aún más detallados.

No corre a 60 frames por segundo, pero sí consigue mantener los 30-40 fijos sin ralentizaciones ni caidas de ningún tipo cuando hay superpoblación de enemigos y efectos en pantalla. Eso sí, a veces se aglutinan tantos efectos, tantas partículas y enemigos que en ocasiones la acción resulta confusa (en especial cuando nuestra barra de Furia está llena y nuestro arma alcanza su máximo potencial).

Por su parte, la banda sonora, efectos y el doblaje está tan cuidados como siempre. Las voces de la saga siguen estando ahí (Kratos y Gea, la narradora, conservan su voz habitual), si bien es cierto que otras voces no están a ese mismo nivel. En concreto me estoy refiriendo a las de las tres Furias, que son especialmente flojas. No sé si se deberá a las directrices que se le ha dado a los actores de doblaje, pero en algunos diálogos rozan el absurdo. Por suerte, son casos aislados y tampoco hablan demasiado.

Por todo esto, la campaña individual de Ascension gustará a los que han disfrutado con la saga, pero que no esperen encontrar muchas novedades mas allá del combate, porque no las hay. Como ya hemos dicho, la campaña es muy continuista y no arriesga prácticamente nada para ofrecer algo que se aleje del camino marcado en anteriores entregas. De hecho, la mayor novedad de esta entrega está fuera de la campaña… y son los modos online.

Un multijugador digno del Olimpo

El modo multijugador (que requiere pase online, como las novedades más recientes de Sony) es para un maximo de 8 jugadores, y ofrece un total de 4 modos, que a grandes rasgos son una vuelta de tuerca a los modos clásicos de los shooters, como deathmatch, capturar la bandera o dominar nodos o zonas. La gracia aquí es que los entornos suelen tener trampas con los que molestar/matar a los rivales, cofres (que nos dan favores de los dioses, para subir de nivel), armas divinas que nos ayudan…

El cuarto modo en cuestión, hasta ahora no desvelado, es un modo cooperativo para dos jugadores, aunque también se puede jugar solo. Es un modo horda al uso, en el que él debemos superar rondas de enemigos, acabando con todas las criaturas dentro de un límite de tiempo. Personalmente es el modo que más me ha gustado, pero porque me suele gustar más jugar en cooperativo con un amigo que contra desconocidos.

ADVERTENCIA: SI NO QUIERES DESTRIPARTE ALGUNOS ASPECTOS DEL JUEGO, NO VEAS EL VÍDEO (RECOMENDADO PARA MAYORES DE 18 AÑOS)

Muchos de estos modos tienen variantes 2 vs 2, 4 vs 4 o todos contra todos. Son amenos, variados y ofrecen otros elementos, como plataformeo en los más grandes (hay mapas de dos tamaños, pequeños pensados para las variantes para 4 jugadores y otros más grandes para 8). Muchos de ellos están inspirados en distintos pasajes de la saga, como el combate contra Hércules de GoWIII o el mismísimo Olimpo. Aún así, no hay demasiada cantidad de mapas, y dan la sensación de agotarse pronto, pese a estar muy cuidados y contar personajes mitológicos y otros elementos móviles.

Lo que tampoco falta, como en los shooters online, son los niveles, los desbloqueables y las clases. Al comenzar a jugar, juramos lealtad a uno de los 4 dioses (Ares, Zeus, Hades y Poseidón), y cada uno define el tipo de personaje que seremos (asesino, más orientado a la magia, guerrero…) y sus habilidades. Podemos cambiar el juramento en cualquier momento, aunque cada uno evoluciona de forma independiente (es decir, el nivel que acumulamos en Ares no es el que tendremos al cambiar a Zeus).

Independientemente de este juramento, podemos elegir el arma que queramos de las 3 disponibles (mazo, espada y lanza), que también suben de nivel, como lo hacen las distintas partes de nuestra armadura (casco, peto y perneras). Y es que todo nuestro equipo sube de nivel y nos confiere puntos en distintas áreas, como el poder elemental, la resistencia o la fuerza de ataque.

Hay un total de 30 niveles y subir de nivel desbloquea nuevos elementos de nuestro equipo y nos da puntos de habilidad. Con estos puntos potenciamos las magias del personaje (suelen tener una media de 3 distintas) y compramos reliquias que nos dan habilidades extra, como recuperar vida cada vez que ejecutamos de forma brutal a un enemigo. Así puedes desbloquearlo todo y verlo todo nos llevará bastante tiempo…

Tampoco podemos dejar de hablar de los llamados “trabajos”, lo que en otros juegos serían desafíos. Los hay de todo tipo, desde acabar con X enemigos con cierta arma a otros más especiales, como matar al enorme Polifemo en su escenario 3 veces. Muchos tienen varios niveles y nos confieren favores de los dioses para subir de nivel de nivel más rápido… y son otra forma de picarnos con el juego.

La experiencia, en general, es muy fluida, y con una conexión de 20 megas no hemos notado ralentizaciones dentro de las partidas. Eso sí, el “entorno” en el que hemos jugado no es el normal: servidores cerrados solo para prebsa, por lo que no estaban saturados de gente. Eso sí, al igual que en la beta pública que se celebró hace unas semanas, entrar en algunas partidas nos ha llevado más tiempo del que nos hubiera gustado. Quizá lo puedan arreglar vía actualización.

No nos cabe duda de que los modos online son un buen añadido, tanto porque está bien realizado como por lograr un hito: adaptar las mecánicas de un hack’n slash a los modos online sin que resulten caóticos. Se echa en falta algún modo más original, pero bueno, la experiencia es divertida y variada para gustar a todo el mundo (todo un acierto incluir un modo cooperativo). Quizá se quede un poco corta en opciones (mapas, modos…) pero suponemos que ya estarán preparango algo vía DLC

Por todo esto, God of War Ascension es una de las más grandes y cuidadas superproducciones de Sony para el que, probablemente, será el último año fuerte de PS3 y casi seguro que el último juego de Kratos en PS3. Nos hubiera gustado que el espartano se hubiera despedido con algo menos “conservador”, que hubiera introducido más mecánicas nuevas en su desarrollo… pero tal y como está, sus fans más fieles lo disfrutarán. El resto, dependerá de sus niveles de exigencia, pero en ningún caso se trata de un mal juego.

Valoración

Ascension sigue a pies juntillas la línea de la saga, con una divertida campaña que apenas se sale de lo visto en anteriores GoW y que, como principales novedades presenta un sistema de combate renovado y modos online.

Hobby

90

Excelente

Lo mejor

El sistema de combate. El añadido del modo online (y con cooperativo). El despliegue técnico.

Lo peor

A veces la acción es confusa. Su desarrollo apenas innova. Modo online con pocos modos y mapas.

Lecturas recomendadas